Pasar al contenido principal

Retos y desafíos para superar la crisis económica en 2021

No hay duda que como sociedad tenemos el gran desafío de comprender que el 2021 será un año en el que deberemos vivir en una nueva normalidad; la aparición de nuevas cepas de Sars-Cov-2 obliga a replantear las dinámicas sociales, productivas y económicas hasta ahora diseñadas. Algunas personas creen que terminando el primer semestre volveremos a como era el mundo en 2019, sin embargo, todo lo vivido en 2020 y lo que viviremos en 2021 es un llamado de atención frente a regresar a esas condiciones sociales y ambientales previas como si nada hubiera estado mal antes de la pandemia.

Tras la crisis económica de 2020 en donde miles de familias se empobrecieron y decenas de miles de personas perdieron sus empleos viendo disminuir sus ingresos, la recuperación del consumo y la inversión será el principal reto económico en el departamento, particularmente en Ibagué, siendo el control de la transmisión del coronavirus el primer desafío por salvar, para lo que se debe realizar intensas y agresivas campañas de cultura ciudadana y concientización del riesgo personal y social de no cuidarse. Es triste decirlo, pero el comportamiento de muchos es individualista y egoísta frente a quienes son sujetos de alto riesgo, la indiferencia de algunos frente al riesgo de otros es tan abrumadora que inclusive amenaza la vida del personal vinculado al servicio de salud. 

Como quiera que hay una gran mayoría de ibaguereños que existiendo la disponibilidad de la vacuna contra el covid-19 no se vacunarán, una tarea del gobierno es socializar las ventajas y la importancia de vacunarse contra el coronavirus, y por supuesto, es clave seguir mejorando el sistema de atención de cuidados intensivos. Estudios de Anif indican que las medidas de confinamiento no son eficientes a la hora de disminuir las tasas de contagio como si el fortalecimiento del sistema sanitario.

La crisis económica de Ibagué se refleja en el desempleo. Crear nuevos y mejores empleos, más allá de los que el mercado recupera en el rebote económico, requiere que se promueva un mayor crecimiento de la producción mediante programas de transformación productiva. 

En 2021 el gobierno deberá apoyar financieramente proyectos que  impulsen sectores intensivos en mano de obra como la construcción de infraestructura y vivienda, que fortalezca el turismo, particularmente el rural, que cree un nuevo tejido productivo desde la bioeconomía y la economía naranja, y que promueva un comercio bioseguro. La región debe desarrollar actividades relacionadas con la economía circular sobre la base de cadenas productivas locales y de la gestión y reciclaje de residuos.

De otro lado, se necesita implementar programas de empleo de emergencia, especialmente para jóvenes y mujeres, basados en una política fiscal expansiva que promueva la generación de demanda agregada en sectores estratégicos, priorizando el gasto, apoyando con un ingreso básico a un porcentaje de personas en situación de pobreza, y otorgando financiamiento a micronegocios y microempresas que incentiven el desarrollo productivo de nuevos negocios, la revolución digital y tecnologías limpias. Es clave diseñar estrategias que atiendan las necesidades de los trabajadores por cuenta propia y de los informales.

El regreso al colegio y universidades es importante para dinamizar la economía local que gira en torno a las actividades educativas; el transporte y la alimentación escolar, los gastos en papelería y útiles, entre otros. Implementar el sistema de alternancia es una tarea sobre la que se debe trabajar. La vacunación de estudiantes y profesores debe ser considerada como prioritaria, además, estas instituciones son el mejor escenario para adelantar campañas de educación a favor del autocuidado, logrando un mecanismo de transmisión a los hogares.

El gran reto que tiene la administración pública es modernizar sus instrumentos financieros y optimizar el gasto público. Junto con las reformas económicas, laboral, tributaria,  y pensional de las que tanto se han hablado durante los últimos meses, y que es responsabilidad del gobierno nacional y del congreso de la republica, es muy importante modernizar el sistema tributario territorial. El gobierno local debe y puede modernizar los tributos y contribuciones vigentes.

Ibagué debe desarrollar sus nuevas centralidades y avanzar en una revaloración del mundo barrial bajo el concepto de la nueva normalidad, la densidad y distancias propias de lo urbano deben ser revisadas y ajustadas, el mundo rural, tan grande y extenso en nuestro municipio y departamento debe ser aprovechado correctamente para dinamizar la economía y mejorar la calidad de vida, allí se encuentran muchas oportunidades.  

Posdata: Les deseo a todos un próspero 2021, vendrán tiempos mejores, en donde podamos reencontrarnos. Feliz año.

 

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker