Pasar al contenido principal

Profesora del Líbano fue sorprendida por sus pequeños estudiantes con una peculiar celebración de cumpleaños

Desde hace 11 años esta docente oriunda de Alpujarra se ha sabido ganar con la dedicación, ingenio y empeño que le pone a sus clases, el corazón de todos los libanenses.
Región
Autor: Sebastián Rivadeneira
Autor:
Sebastián Rivadeneira
Foto: Suministrada

Hace 27 años Luz Esperanza Pacheco Martínez inició con mucha dedicación su profesión como docente en Alpujarra - Tolima, de donde es oriunda, pero al poco tiempo fue trasladada al municipio del Líbano, el cual le abrió las puertas y donde ya lleva viviendo y trabajando hace más de 11 años.

Desde entonces, ‘la profe’ Luz se ha encargado de orientar las clases del grado Primero en la institución educativa técnica Jorge Eliecer Gaitán Ayala sede psicopedagógica.

Actualmente, tiene un grupo de 33 alumnos entre los cinco y seis años, quienes han sabido valorar, ahora más que nunca, el esfuerzo, cariño y empeño que la educadora le ha puesto a sus clases virtuales durante la pandemia del COVID-19.

“Yo le pido a mi Dios mucha sabiduría y también reviso mucho las redes sociales, yo me la paso investigando y mirando… porque no todos aprenden igual y al mismo tiempo, entonces le toca a uno ingeniárselas para que aprendan”, narró la docente.

Es por esto que sus estudiantes y los padres de familia en agradecimiento, decidieron sorprender durante la cuarentena a Luz Esperanza, celebrándole el cumpleaños de una manera bien ingeniosa, como sus clases, y respetando el distanciamiento social y protocolos de bioseguridad.

A través de un grupo de WhatsApp los acudientes de los menores ultimaron todos los detalles, para así llegar de sorpresa y en compañía de sus queridos alumnos el día miércoles 10 de junio a la entrada de la casa de la profesora donde con música, obsequios y cálidas palabras le dijeron: “¡Feliz cumpleaños profe!”

“Yo no sabía nada. No me lo imaginaba. Yo estaba en la cocina cuando mi hijo me llamó: ‘mamá salga’, yo le dije que ahorita, pero me insistió que ya. Y salgo yo y me encuentro con esa sorpresa, ahí estaban todos con sus tapabocas y respetando el distanciamiento, estaba feliz porque hacía casi tres meses que no los veía… yo quería salir corriendo y abrazarlos”, sostuvo.

Así fue como sus 33 niños la sorprendieron con regalos, globos, felicitaciones, cartas, entre otros detalles, tal y como ella misma lo ha hecho en otras oportunidades antes de la emergencia sanitaria.

Reinventándose durante la pandemia

Con la voz entre cortada la profesora Luz Esperanza Pacheco, narró que lo más difícil ha sido no poder tener cerca a sus niños, pero que al igual que muchas otras personas tuvo que reinventar sus labores y diseñar nuevas estrategias para educarlos.

Y sin pensarlos dos veces, adaptó una de las habitaciones de su casa como un aula de clases, la cual ella misma decoró con mensajes motivacionales para sus alumnos y donde instaló también un tablero que ella misma compró con recursos propios para enseñar todos los días desde las 7:00 de la mañana y hasta las 12:00 del mediodía.

“Lo hice yo misma, me tocó adaptar el aula en una habitación. Yo no tenía tablero y me tocó comprar tablero, los mensajes de bienvenida los adapté ahí para mis niños”, afirmó.

A su vez, manifestó que la metodología de disfrazarse dependiendo al tema que van a ver a través de videos, llamadas y videollamadas por WhatsApp, no es nueva: “yo como soy bien activa en mis clases presenciales, yo tengo todos esos trajes de una cosa y de otra, porque yo de acuerdo a lo que voy enseñando yo allá también me disfrazo y les hago magia”.

Pero todas estas acciones que ‘la profe’ implementa en su aula de clase, afirma que valen la pena: “saber que comenzaron de cero, sin ni siquiera saber coger de pronto un lápiz y viene uno y ve cómo a final de año hacen más de lo que uno les enseña. Muchas veces los niños superan lo que uno espera de ellos”.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker