Pasar al contenido principal

Así ha evolucionado Salomé, la bebé de Falan que necesitó ayuda para no perder su visión

La menor fue intervenida quirúrgicamente el pasado 7 de diciembre, luego de que por medio de una campaña de solidaridad se lograra recolectar el dinero de la cirugía.
Región
Autor: Ruddy Díaz
Autor:
Ruddy Díaz

¿Recuerda el caso de Salomé, la bebé del municipio de Falan que necesitaba ser operada para no perder la visión? Pues hoy, después de casi dos meses, evoluciona satisfactoriamente luego de su cirugía. 

Su situación fue dada a conocer por la doctora Laura Santiago, quien inició una campaña para recoger fondos con el fin de que la menor fuera intervenida rápidamente.

Patricia Parra, su abuela, manifestó que “la evolución de Salomé ha sido satisfactoria, dentro de lo normal, porque se hizo a tiempo la operación para evitar que la cornea y el nervio óptico se vieran más afectados”.

Con esta intervención lograron mitigar el impacto de la enfermedad con la que nació. “Ella no está curada porque es una enfermedad de por vida, pero lo que se ha hecho es colocar una barrera, es ir adelante del glaucoma para que no le haga daño al nervio óptico”, precisó Parra.

La pequeña, que ya tiene cuatro meses de edad, “ya está viendo y con nosotros en el proceso diario nos damos cuenta que ella ya sigue imágenes, no llora tanto y tolera mejor la luz”, dijo la señora. 

Además, mencionó que el pediatra les ha dicho que la menor se encuentra en el peso y la talla adecuada para una niña de su edad.

Sin embargo, la lucha contra la enfermedad no ha acabado. Salomé deberá ser intervenida nuevamente bajo anestesia general para medir su presión intraocular.

“Estamos esperando a que la EPS nos autorice el examen. Entramos a pelear para no pagarla particular”, explicó Patricia.

Los procedimientos en Bogotá

Junto a Salomé ha estado su abuela y su mamá María Camila Vera, quienes han padecido la historia de muchas familias que debido a la complejidad de los tratamientos, deben trasladarse a la capital colombiana.

Salomé debe visitar los lunes y el viernes el glaucomatólogo, al igual que el oftalmólogo y el pediatra. En este proceso la acompaña su mamá, quien debido a un glaucoma perdió la visibilidad en un ojo y debe trasladarse con otra persona que la apoye en este proceso.

Al inicio de su estadía en Bogotá la familia vivía en donde unos allegados, pero debido a los cuidados que la niña debe tener, decidieron arrendar una habitación para brindarle una mejor comodidad a la menor.

Así que desde Falan enviaron una cama para la habitación, lograron conseguir una estufa y la señora Patricia les prepara los alimentos. 

Pero los gastos cada vez son mayores, razón por la que se encuentran realizando un bono de solidaridad para cubrir los gastos mencionados anteriormente.

Salomé aún no ha podido regresar al municipio tolimense porque se encuentra vulnerable para un viaje de siete horas.

Una oferta en medio de la complejidad

La enfermedad de Salomé a pesar de traer tantas complicaciones a la familia, también trajo una alegría, después de ocho años su abuela logró conseguir un trabajo.

“Debido a este proceso me dieron la oportunidad de hacer actividades de promoción y prevención como fluorización, control de placa. Hace ocho años no ejercía”, enfatizó Parra.

Ahora la abuela de Salomé trabaja en el Hospital de Falan “con mucho miedo por el COVID-19, pero lo hago con el corazón y el amor más grande que pueda sentir una abuela por alguien y eso ha sido hasta el momento”, dijo.

Patricia Parra agradece a todos los ángeles que Dios le ha puesto en el camino para salir adelante y ver la recuperación de su adorada Salomé.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker