Pasar al contenido principal

Alcalde del Líbano dijo que había prohibido la fabricación y venta de pólvora en su municipio, pero, al parecer, no hizo cumplir su decreto

El funcionario aseguró que desde el 5 de diciembre estaba prohibida esta actividad comercial en esa población, pero la polvorería siguió operando. ¿Negligencia?
Región
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué
Foto: Tomada de Facebook

El alcalde del Líbano, Jesús Antonio Giraldo, se pronunció sobre la emergencia que se presentó en su municipio, tras la explosión de una polvorería en la que resultaron 18 personas heridas, tres de ellas fallecieron posteriormente.

Giraldo lamentó lo ocurrido, se solidarizó con las víctimas, pero entregó unas explicaciones que seguramente generarán investigaciones en su contra por su presunta conducta omisiva.

El mandatario aseguró que su administración había prohibido la venta y fabricación de pólvora desde el pasado 5 de julio, y lo hizo a través de un decreto. Sin embargo, su decisión fue un saludo a la bandera porque la polvorería siguió funcionando.

“Quiero comentarles que nosotros teníamos un decreto, que fue sacado el 5 de diciembre (…), dice en el artículo Tercero: prohibir en el municipio del Líbano la producción, fabricación, manipulación, uso comercialización y transporte de artículos pirotécnicos y juegos artificiales que contengan fósforo blanco. Desde el 5 de diciembre nosotros habíamos prohibido totalmente esta situación, para tratar que no nos viéramos involucrados en una situación de estas”, dijo a través de un video publicado en la cuenta de Facebook de la Alcaldía del Líbano.

Explicó que la Polvorería ‘El relámpago’ alegaba que tenía un permiso otorgado por la pasada administración (de José Germán castellanos) y contaba con supuestos permisos de Indumil, pero “nosotros les dimos permiso hasta que ellos no cumplieran con un poco de requisitos que les hacía falta y estaban en ese trámite de traerlos”.

En otras palabras, el alcalde Jesús Antonio Giraldo admitió que no habría hecho nada por impedir la operación de la polvorería y reconoció que un día después de la expedición del decreto -el 6 de diciembre- hubo una quema de pólvora en el parque principal de la población.

Según él, la actividad fue desarrollada por el Hospital Regional Alfonso Jaramillo Salazar y un grupo de comerciantes, pero no precisó puntualmente quién compró la pólvora.

Sobre esa afirmación, el centro asistencial aclaró que los trabajadores de la institución de salud solo aportaron unos faroles que decoraron el parque, pero nadie sabe quién fue el responsable del espectáculo pirotécnico.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker