Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Radiografía del trasteo de votos en el Tolima

El Consejo Nacional Electoral identificó movimientos extraños de ciudadanos entre uno y otro municipio, lo cual podría tratarse de trashumancia electoral.
Investigación
Autor: Luis Eduardo González
Autor:
Luis Eduardo González

Las elecciones regionales que se avecinan prometen estar muy reñidas y muchos candidatos están dispuestos a dar el todo por el todo para quedarse con el poder político y, lo más importante, controlar la ejecución de los recursos del Estado.

Y en esa competencia, el Consejo Nacional Electoral (CNE), ya dio el primer campanazo de alerta del nivel de corrupción que se espera en los comicios del 27 de octubre en el Tolima. 

EL OLFATO tuvo acceso, de manera exclusiva, al informe de cédulas de ciudadanía que fueron anuladas en los 47 municipios del departamento por presunto trasteo de votos.

Este documento confirma lo que había advertido reciente la Misión de Observación Electoral (MOE) y es que en algunas poblaciones tolimenses resultaron más votantes que habitantes.

Los casos más delicados de posible trashumancia electoral se identificaron en los municipios de Piedras, Suárez, Coello, Saldaña, Alvarado, Carmen de Apicalá, Ambalema, Herveo, Venadillo y Melgar. 

Al comparar el número de personas que se inscribieron este año para participar en las elecciones de octubre, la MOE detectó que en estas poblaciones fueron anuladas entre el 89 % y el 60% de las cédulas inscritas

“Cuando conocimos el censo del 2018, evidenciamos que había 12 municipios con más votantes que habitantes. Y ahora, vemos que al municipio de Piedras le anulan el 89% de cédulas inscritas para el 2019, seguido de Suarez con el 86%, Coello con el 79%, Ambalema con 70%, Melgar con 62%, Icononzo con 58% y Santa Isabel con 55%; en esas zonas estaban llevando votantes, al parecer, por maquinarias al servicio de campañas políticas corruptas. “Lo que sigue, ya demostrada la trashumancia, es que la Fiscalía General de la Nación investigue porque esto es un delito penal que se conoce como fraude en inscripción de cédulas”, expresó Cristian Martínez, coordinador regional de la Misión de Observación Electoral.

De este fenómeno no se salvó ni Ibagué. Sin embargo, proporcionalmente, la cifra no resultó ser tan significativa como en los municipios antes mencionados.

De las 30.123 cédulas inscritas, 8.666 fueron anuladas, es decir el 29 %. “En Ibagué hemos recibido denuncias sobre el presunto trasteo de votantes de un municipio del norte del Tolima, quienes serían cercanas a uno de los candidatos a la Alcaldía de Ibagué”, alertó Martínez.

¿Cómo se identificó el trasteo de votos en el Tolima?

El Consejo Nacional Electoral cruzó la información de varias bases de datos del Estado, de las empresas de telefonía móvil, de las cámaras de comercio y, al mismo tiempo, adelantó cerca de 43.000 visitas en todo el territorio nacional.

Así se identificaron movimientos extraños de ciudadanos entre uno y otro municipio, lo cual podría tratarse de trashumancia electoral.

Sin embargo, el mismo CNE aclaró que también pueden existir casos de personas que cambiaron de lugar de residencia por asuntos laborales o personales, y no estén comprometidos en el trasteo de votantes.

“Si llega a ocurrir esto, los ciudadanos tendrán la oportunidad de presentar sus pruebas para ser reincorporados al censo. Es mejor pecar por exceso y no por defecto, es preferible reincorporar a 5.000 ciudadanos que permitir que estructuras criminales incidan en los resultados electorales”, Hernán Penagos Giraldo, presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE).

Las consecuencias legales del delito de fraude en inscripción de cédulas

El que por cualquier medio indebido logre que personas habilitadas para votar inscriban documento o cédula de ciudadanía en una localidad, municipio o distrito diferente a aquel donde hayan nacido o residan, con el propósito de obtener ventaja en elección popular, plebiscito, referendo, consulta popular o revocatoria del mandato, incurrirá en prisión de cuatro a nueve años y multa de 50 a doscientos 200 salarios mínimos legales mensuales vigentes, precisó el CNE.

“En igual pena incurrirá quien inscriba su documento o cédula de ciudadanía en localidad municipio o distrito diferente a aquel donde haya nacido o resida, con el propósito de obtener provecho ilícito para sí o para terceros. La pena se aumentará de una tercera parte a la mitad cuando la conducta sea realizada por un servidor público”, indicó el ente rector de las elecciones en Colombia.

¿Hubo participación de funcionarios de la Registraduría de Melgar?

Fuentes del Consejo Nacional Electoral (CNE) revelaron que hay serias sospechas sobre la participación de algunos funcionarios de la Registraduría de Melgar en el trasteo de votantes en esa población del oriente del Tolima.

Allí, llegaron votantes de Bogotá, Soacha, Magangué, Pitalito, Puerto Boyacá y hasta Duitama.

Esa entidad está controlada por el partido Conservador, y ese grupo político busca recuperar la Alcaldía de Melgar a través del candidato Agustín Manrique Galeano, quien cuenta con el respaldado del saliente mandatario Miguel Antonio Parra y el diputado Alejandro Martínez.

“Lo extraño que identificamos es que muchos de esos nuevos votantes se inscribieron en el puesto de Boquerón, que está alejado del perímetro urbano, sobre una vía nacional”, señaló el coordinador de la MOE.