Pasar al contenido principal

Querido zar: antes que nada, quiero resaltar en estas líneas tu oportuno y curioso aterrizaje en la capital del Tolima, pues desde la última vez que los hermanos Gasca pasaron por acá no habíamos vuelto a tener visitantes de tan pintoresco talante. Aprovecho también la oportunidad para que desestimes las informaciones de medios ligados a fuerzas oscuras, quienes han puesto de manifiesto tu buena fortuna por tener a múltiples miembros de tu circulo familiar empleados en la actual administración, pues claramente veo que es un loable esfuerzo del administrativo por disminuir el desempleo local y brindarte de paso el necesario apoyo emocional para tus exhaustivas investigaciones.

Y hablando de tus investigaciones, tampoco creo justo que algunos desocupados sugieran que te has dado a la tarea de reciclar pesquisas, todo por cuenta de que tomaste prestada una vieja denuncia para mostrarla como propia. ¿Dirán los enemigos que lo de tu corbatín es una copia de Turbay Ayala? ¿Acaso dirán ahora que tu vestimenta es inspirada en el Mago Lorgia? No hagas caso querido zar, pues como sugirió un filósofo de cafetín con ínfulas de estadista, aquí hay unos pelagatos dedicados a joder por todo.

Pero para que no te la monten más y puedas dar cuenta a la ciudadanía de que tu contrato no es una corbata y menos un corbatín, aquí te doy una chiva para que emprendas una exhaustiva investigación y la muestres como de tu cosecha. Resulta ser, querido zar, que tu alcalde suscribió en abril de 2017 un “Pacto por la Transparencia” con la Secretaría de la Transparencia de la Presidencia de la República, comprometiéndose entre otras cosas a publicar en su página web las Declaraciones de Bienes y Rentas de los ordenadores del gasto (Ver: Declaración de Compromisos por la Transparencia – numeral 8)

Pues como te parece querido zar, que a la fecha dichas declaraciones no han sido publicadas, pues solamente subieron en junio de 2017 una “certificación” (Ver certificación) de que algunos funcionarios ya habían presentado la mencionada declaración. Esta situación, para que si tienes tiempo le eches un ojito, motivó a que recientemente la Secretaría de la Transparencia oficiara a la Alcaldía de Ibagué las comunicaciones OFI18-00013648 y OFI18-0001447, para que se sirva informar las gestiones y/o actuaciones que ha adelantado para dar cabal cumplimiento a la citada declaración. ¿No es curioso esto querido Zar? ¿Estarán ocultando algo? ¿Por qué temen o en qué se escudan para no publicar las Declaraciones de Bienes y Rentas?

Es más querido zar, según lo indicó El Nuevo Día, en su edición del 18 de abril de 2017, (Ver artículo) tu alcalde dijo que su declaración de renta y su Declaración de Bienes y Rentas estaban en la Notaría Segunda de Ibagué para que cualquier parroquiano pudiera revisarlas. Sin embargo, pasé por dicha notaría y una amable funcionaria me indicó que no había autorización de revelar tales documentos. ¿Se equivocó la funcionaria? ¿Se habrá olvidado el alcalde de autorizar a la Notaría Segunda para revelar esos documentos? ¿será otra mentirilla como lo de la compra del Deportes Tolima o la construcción del tranvía de Ibagué? ¿Estará ocultando algo el burgomaestre? Solo tu, oh querido zar, podrás mostrar la luz en medio de tanta oscuridad administrativa.

Post Data: Cobarde, medrosa, pusilánime e irresponsable la actitud del Alcalde de Ibagué al abstenerse de sancionar el acuerdo por el cual se cayó el cobro del predial. Si le asistían dudas jurídicas por lo que le había dicho una alta funcionaria del Ministerio de Hacienda, ¿por qué pone a otro a firmar y a asumir las potenciales consecuencias penales, disciplinarias y fiscales de esta decisión? ¿Si había sido advertido de posibles inconsistencias o la eventual ilegalidad de este acuerdo, no es una omisión a sus deberes como representante legal del municipio haber permitido la sanción del mismo? Creo que tener carácter no significa ser el bravucón del momento, sino asumir con entereza y firmeza el ejercicio de la función pública, pero ya está visto que en Ibagué no se le pueden pedir peras al olmo…

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker