Pasar al contenido principal

Usted está aquí

“Queremos trabajar por la institución sin pensar en intereses personales": Jairo Arias

El comunicador social y recién elegido presidente de la junta directiva de la Cámara de Comercio entregó un panorama de lo que sucede al interior de este espacio y de los proyectos que piensan implementar para ayudar a la economía de la ciudad.
Poder
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué
Foto: Tomada de Internet

El nuevo presidente de la junta directiva de la Cámara de Comercio, Jairo Arias, le explicó a EL OLFATO cuáles serán sus metas en este cargo y las estrategias que piensa implementar para sacar a Ibagué de su estancamiento económico.

De igual manera, el comunicador social y textilero, quien fue elegido para el cargo el pasado 20 de enero, aclaró los rumores que se han generado dentro de la junta directiva en las últimas semanas, como si existe algún tipo de división interna y el papel que juega el empresario Andrés Sierra dentro de ella.

EL OLFATO: ¿Qué metas tiene como Presidente de la junta directiva de la Cámara de Comercio?

Jairo Arias: Las metas deben estar alineadas con el Plan Estratégico de la institución 2020 – 2024 y con el “Informe de la misión internacional de sabios 2019 por la educación, la ciencia, la tecnología y la innovación”. Este enfoque le va a permitir a la Cámara cumplir su propósito superior que consiste en “ser una agencia de desarrollo regional y un aliado estratégico para el fortalecimiento sostenible del tejido empresarial, conectando oportunidades y contribuyendo al mejoramiento del entorno para los negocios en la región”.

Creo que la articulación y la concertación entre los gremios y el sector privado, el sector gubernamental y la academia, entre otros, nos puede marcar una nueva ruta de liderazgo para trabajar unidos en torno a grandes propósitos. 

EO: ¿Qué está pasando al interior de la Junta? ¿Hay división o agarrones personales?

J.A.: En 2019 vivimos un proceso de transición de una nueva junta directiva, de la renuncia de Luis Alfredo Huertas, del nombramiento como encargado de Mauricio Flórez, actual director Aministrativo, y del nombramiento de Brian Bulla como nuevo Presidente Ejecutivo. Me parece que hay un desconocimiento por parte de algunos colegas de cuál es el alcance y sus competencias como miembros de junta en términos estatutarios y esto nos ha llevado a tener diferencias.

Lo que hoy es claro es que no hay división ni polarización, hay una mayoría consolidada de seis miembros que queremos trabajar por la institución sin pensar en intereses personales.

EO: ¿La saliente presidenta denunció maltrato de un integrante de la junta, tolerará más agresiones internas?

J.A.: Ese maltrato evidente de un miembro de junta hacia la Presidenta saliente es algo lamentable que también desestabilizó el normal funcionamiento de la junta y que bajo ninguna circunstancia se debe aceptar la violación del Artículo 11 de nuestros estatutos que establece dentro de los “Deberes de respeto: …respetar la dignidad personal de los miembros de Junta…”.

EO: ¿Es cierto que el empresario Andrés Sierra maneja la junta de la Cámara de Comercio de Ibagué a control remoto?

J.A.: Esta es una afirmación completamente falsa que se ha convertido en un “disco rallado”. No he visto a la fecha que el empresario Sierra ejerza alguna influencia que esté afectando a la Cámara, en lugar de tanta alharaca mediática, esos voceros deberían concentrarse en ser más propositivos y ayudar a construir un mejor clima de confianza institucional. Ojalá no les vaya a suceder que terminen su período como miembros de junta manejando solo especulaciones.

Aunque si tienen alguna evidencia que vayan a las instancias judiciales y lo denuncien,  porque estos hechos sí generan incertidumbre en el empresariado y en la ciudad.

EO: ¿A qué se deben esos rumores?

J.A.: Puede ser que obedezcan a intereses personales. Dice un adagio popular que nada mejor que “pescar en río revuelto”.

EO: ¿Cuál será la posición de la junta directiva de la Cámara de Comercio frente a los nuevos mandatarios?

J.A.: Somos conscientes con el Presidente Ejecutivo y con la mayoría de la junta de que Ibagué y el Tolima tienen en Ricardo Orozco, en Andrés Hurtado y en sus equipos de gobierno, la gran oportunidad de unir voluntades, esfuerzos y propósitos colectivos, para trazarle un nuevo rumbo al Tolima. Este puede ser un momento histórico.

EO: ¿Qué iniciativas esperan que se ejecuten en este período?

J.A.: La principal preocupación de los nuevos mandatarios es la activación de la economía. El propósito es que en poco tiempo todos los actores de la región podamos articularnos en torno a la política nacional denominada “Pacto Nacional por la Productividad y el Empleo”, esto implica el enorme trabajo de identificar los sectores estratégicos de nuestra región y trazarles a esos sectores líneas claras de acción con resultados concretos en términos de impacto en la generación de nuevos empleos.

El fortalecimiento de los clústeres como instrumentos de encadenamiento productivo nos debe mejorar la competitividad de nuestras empresas y abrirnos las puertas para conquistar nuevos mercados. El apoyo a las micro y pequeñas empresas es otra iniciativa que nos puede garantizar avanzar a otros estados de bienestar social. En industrias culturales y creativas, en turismo y, en general, en el impulso a procesos de innovación, de ciencia y tecnología y de fortalecimiento empresarial, se puede avanzar hacia el crecimiento económico y tener mayores insumos para ser gestores del desarrollo.

EO: ¿Qué hacer para sacar la ciudad del estancamiento económico?

J.A.: Los expertos opinan que el estancamiento de las regiones obedece, en buena parte, al atraso mental. Por qué unos territorios con menores recursos se desarrollan y otros no; tenemos el reto mayúsculo de fortalecer la educación y conectarla con las dinámicas locales. Si somos una sociedad fragmentada y segmentada por intereses sectoriales, lo que debemos hacer es construir una haz de voluntades en torno a propósitos ambiciosos. No podemos seguir pensando en pequeño. Tendremos que golpear nuevas puertas, abrir otros caminos, incluso, intentar lo imposible.