Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Laura Enciso Villamil

Columnista ElOlfato.com

¿Qué tan cobardes son los hombres?

Más que entender a las mujeres, me he interesado mucho por entender a los hombres. Me gusta escucharlos, analizarlos y sobre todo, me inquieta mucho comprenderlos con todo y sus miedos.

Por eso he logrado identificar de manera directa que la mayoría de los hombres son realmente cobardes.

Su cobardía radica en un temor interno infundado básicamente por dos razones:

1. Porque la mujer con las que están, no les da suficiente seguridad y/o confianza; y 2. Porque la mujer con la que están les da demasiada seguridad y confianza. Expliquemos la primera: como mujeres hemos hecho que por uno paguen todos. Nos vengamos y somos rebeldes y desinhibidas luego de que nos han hecho daño.

Podemos demostrar amor sin sentirlo y manipularlos a nuestro antojo si queremos, esto hace que  anden prevenidos y que a veces también nos juzguen con la misma vara que nosotros a ellos: “si lo hizo conmigo, lo hace con cualquiera”, ahí desconfían y huyen.

Vamos con la segunda: Tienen - como se dicen por ahí- a la mujer diez, la que es linda y sexy, cae bien, inteligente, independiente, la que no jode tanto, la que da espacio, la que no finge;  en fin, la que quiera que sea diez para ellos. La ven tan perfectamente hecha a su gusto que prenden las alarmas y se dicen a sí mismos, stop: “esta vino a darme tres vueltas y no señor, mejor me voy”.

Pero, tranquilos, ambos casos tienen solución: dejen de creer que nos enamoramos fácil. Métanse en la cabeza que la mujer de ahora, también juega a eso de lo que ustedes fueron maestros, a tener sexo sin sentimiento. Sean claros; no pretendan quedar bien con todas y simplemente suelten si no les gusta, pero suelten tajantemente.

Nosotras somos fuertes, hemos superado varias tusas así que una más no nos acobarda. Cuando les guste mucho, demuéstrenlo, háganos saber que se derriten por nosotras. No hay corazón más noble y comprensivo que el de una mujer que se siente plenamente admirada y querida por un hombre.

Sean persistentes, desmonten su armadura de fuerza bruta. Amen, con todos los alientos, se siente rico, al igual que recoger los pedazos del corazón destrozado cuando no se es correspondido. Pilas hombres, no vaya y sea que por cobardes pierdan su mujer diez o peor aún, dejen ir a esa que siendo ocho, pero que cuando ama de verdad puede subir hasta 100.

@Enlasa_te