Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Procuraduría pidió a secretarías de salud verificar condiciones de distribución y venta de medicamentos

La Procuraduría General de la Nación pidió a las secretarías de salud del país a verificar las condiciones de distribución y venta de los medicamentos, para evitar problemas con el embalaje de los productos médicos así como ocurrió con el albendazol y el tramadol.
Salud
Autor: Redacción Salud
Autor:
Redacción Salud

La Procuraduría General de la Nación pidió a las secretarías de salud del país a verificar las condiciones de distribución y venta de los medicamentos que son comercializados en sus jurisdicciones.

Con el fin de evitar problemas con el embalaje de los productos médicos así como ocurrió con el albendazol y el tramadol.

El Ministerio Público alertó que la población consumidora de medicinas dispensadas por distribuidores farmacéuticos mayoristas y minoristas, está expuesta a un riesgo inminente, ya que podrían estar consumiendo por equivocación medicinas sin vigilancia ni prescripción médica.

Señaló que después de revisar la información recaudada en una acción preventiva, pudo identificar posibles irregularidades de los establecimientos farmacéuticos en el control y ejecución de los procesos de comercialización y dispensación de medicamentos.

Al parecer, las distribuidoras no estarían cumpliendo con los estándares de calidad establecidos, lo que podría estar poniendo en riesgo la salud, el bienestar y la vida de niños, jóvenes y adultos.

En comunicación dirigida a las secretarías de salud departamentales, distritales, municipales, y demás entidades responsables de la Inspección Vigilancia y Control (IVC), de los servicios farmacéuticos, la Procuraduría recordó que es indispensable verificar el cumplimiento de las condiciones esenciales para la comercialización de medicamentos, tales como, soportes de recepción técnica, licencias sanitarias, relación de personal e infraestructura física, entre otros.

A través de las procuradurías regionales, provinciales y del nivel central iniciará procesos de vigilancia preventiva encaminados a identificar posibles anomalías e incumplimientos normativos, para que las autoridades locales adopten medidas que mitiguen los riesgos de afectación a la salud de la población, y garanticen que los servicios farmacéuticos cumplen con las normas establecidas para la venta de medicinas.