Pasar al contenido principal

¡Presidente, no nos mienta!

El Gobierno Nacional el pasado 21 de marzo de 2020 expidió el Decreto 444, alegando la necesidad de tomar medidas que permitan financiar en el pago de beneficios a adultos mayores que no hacen parte del programa adulto mayor o de comerciantes informales que han dejado de trabajar y requieren apoyo a su mínimo vital. 

Sin embargo, analizada la literalidad del aludido Decreto, podemos concluir que Duque pretende engañar al pueblo colombiano so pretexto de realizar favores a los más necesitados. Bajo la causa más noble, establece que tomará prestado sin aviso ni consentimiento previo, los recursos que tenían asignadas las entidades territoriales en cuentas del FONPET, del cual antes podían disponer para proyectos de destinación especifica y ahora no los podrán ejecutar.

Sumado a la gravedad de socavar la autonomía de las gobernaciones y alcaldías y afectar financieramente sus recursos, lo aberrante radica en el verdadero uso que se les dará a tales recursos, veamos:

  1. Atender necesidades de entidades del nivel nacional. (Aquí entran todos los gastos de la nación sin especificación alguna, así no tengan relación con la emergencia sanitaria)
  2. Pagar los gastos de creación del fondo FOME. (Contratación de personal, gastos burocráticos de un nuevo fondo, además innecesario)
  3. Transferir a la banca valores o depósitos a plazo para apoyar la liquidez de las tan afectadas entidades financieras. 
  4. comprar acciones o pagar créditos de empresas publicas, privadas o mixtas en las que a juicio del Presidente desarrollen actividades de interes nacional.
  5. Entregar recursos públicos (FONPET) para financiar empresas publicas, privadas o mixtas en las que a juicio del Presidente desarrollen actividades de interes nacional.
  6. Aplicar dineros para las necesidades de las entidades del nivel nacional si se requiere.

En ningún aparte del Decreto establece que los recursos sean destinados a la población actualmente vulnerable, por el contrario, se destina para contratar personal de un fondo innecesario, para cubrir los desfinanciados gastos de la nación. En otras palabras, a Duque se le apareció la virgen, que le supliría los quiebres de la baja del petróleo que afectó duramente las arcas estatales. 
Ya nos preguntábamos, ¿como podrá cubrir Duque los gastos del Estado en semejante catástrofe financiera por la baja del petróleo? La respuesta la encontró en los fondos del FONPET, quitándoselos en un amable préstamo obligatorio a los entes territoriales.

No obstante, no podía pasar por alto la ayuda a sus amigos de campaña, financiadores y empresas aliadas a su Gobierno, por lo que estableció que de estos recursos, financiará a la enriquecida banca mediante depósitos a plazo, seguramente el grupo AVAL será uno de los beneficiados cuantiosamente.

En cuanto a las empresas del sector privado, Duque se abrogó la facultad de entregarles recursos o comprarles acciones, siempre que a su criterio, fueran de interés nacional. ¿Serán Avianca, constructoras reconocidas o prestigiosas clínicas privadas de interés nacional para el presidente? La respuesta la veremos días adelante. 

Lo más aterrador, es que nos crean tan tontos a los Colombianos, y salgan en rueda de prensa el Director del DNP Luis Alberto Rodríguez y el Viceministro de Hacienda Juan Alberto Londoño, afirmando a los colombianos que este decreto no es para financiar la banca y que de ninguna manera afecta la disponibilidad de recursos a los municipios o gobernaciones. Según estos personajes, solo se trata de un préstamo que toma el Gobierno Nacional, para sufragar los gastos de los más necesitados. 

Así no es, no nos mienta Presidente. Ciudadanos y gobernantes en voz de protesta, no podemos permitir que inviertan nuestros recursos en favores burócratas a empresas aliadas del presidente y en dar liquidez a la multimillonaria banca.

Diseño y desarrollo web por Micoworker
© 2020 All reserved rights.