Pasar al contenido principal

Presidente Duque: ¿generoso con Medellín y austero con Ibagué?

Editorial EL OLFATO

Ibagué y Medellín fueron dos fortines del uribismo en las recientes elecciones presidenciales. El entonces candidato Iván Duque resultó ganador en ambas ciudades, en las dos vueltas. (Ver: Iván Duque dobló la votación de Gustavo Petro en Ibagué)

En Ibagué, en las elecciones del 17 de junio, Iván Duque consiguió el respaldo de 147.723 electores (60 % de la votación) mientras que Gustavo Petro logró 83.798 votos (34,3 %). La diferencia fue amplia, lo mismo que en Medellín.

Duque, y los urbistas, agradecieron a los electores ibaguereños y medellinenses, pero después del 7 de agosto el trato ha sido diferente con ambas ciudades.

Dos semanas después de su posesión, el Presidente invitó al alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, a la Casa de Nariño y después de una fraternal conversación anunció su respaldo a los megaproyectos que pretende ejecutar el mandatario de la capital antioqueña, entre ellos: el metrocable de Picacho y el Tranvía de la calle 80.

En cambio, el alcalde de Ibagué, Guillermo Alfonso Jaramillo, habló la semana pasada con el director de Coldeportes, Ernesto Lucena, quien de entrada le dijo que no había plata para financiar la reconstrucción de los escenarios deportivos que dejaron en ruinas los exfuncionarios y excontratistas corruptos de la administración de Luis H. Rodríguez. (Ver: Coldeportes anuncia que no tiene más recursos para culminar los escenarios deportivos de Ibagué)

Algunos pensarán que todo lo explica el origen político de los dos alcaldes. Federico Gutiérrez es un evidente simpatizante del uribismo, mientras que Guillermo Alfonso Jaramillo es uno de los alfiles de Gustavo Petro. Pero no debería ser así. Las elecciones ya pasaron y las ciudades deben estar por encima de los cálculos electorales.

En el fondo lo que hay es una ausencia de representación nacional. Hace mucho tiempo Ibagué es un municipio más, improductivo, con altas tasas de desempleo, sin norte, sin dirigentes políticos serios. En el Congreso de la República brillan algunos legisladores por repartir lechona en los pasillos del Senado y otros por ir en tenis a las plenarias. (Ver: Urge plan de desarrollo económico para superar crisis de desempleo en Ibagué)

Y mientras en el Tolima tenemos esta falta de liderazgo, los antioqueños siguen gestionado inversiones ante el entrante gobierno del presidente Duque, el mismo que en campaña dijo que quería a Ibagué porque su mamá y su abuela son de aquí, y en los eventos públicos cantaba el Bunde tolimense de memoria.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker