Pasar al contenido principal

¿Por qué el Concejo de Ibagué es un buen negocio?

Investigación
Autor:
Autor:

Hay 259 aspirantes para el concejo de Ibagué, pero solo 19 curules ¿Por qué tantos políticos quieren hacer parte de la junta administrativa del municipio? ELOLFATO.COM indagó que este es un buen negocio y que, por debajo de cuerda, se conforman lucrativos negocios.
 
Con un pago de 310 mil pesos por 150 sesiones ordinarias, más 40 sesiones extraordinarias, se llega a sumar aproximadamente 60 millones de pesos al año, en cuatro años serían 240 millones de pesos.
 
Este dinero es por honorarios por asistencia en los tres periodos ordinarios que comprenden sesiones entre marzo y abril, junio y julio, y octubre y noviembre.
 
Se debe tener en cuenta que los concejales se ganan esta suma de dinero por una sesión que dura entre tres y cuatro horas. Mientras que un ciudadano del común gana, según el salario mínimo, 21.478 pesos por una jornada laboral de ocho horas. Sumando al mes 644.350 pesos.

¿Cuánto se gastan en campaña? 

Según un candidato al Concejo de Ibagué se necesitan entre 150 y 200 millones de pesos para desarrollar una campaña que tenga futuro. Este dinero se utiliza para habilitar líderes y cubrir los gastos de logística. Por lo tanto, las cuentas entre lo invertido y lo recibido no parecen ser muy prometedoras.

En consecuencia, se empiezan a realizar otro tipo de transacciones cuando el concejal ya se ha ganado la curul con el fin de recuperar el dinero que se ha invertido en campaña. 

Los negocios de algunos concejales de Ibagué 

Por ejemplo, se conoce que algunos de los concejales han establecido ONG ambientales para obtener millonarios contratos en el sector agropecuario, han invertido en el negocio de los laboratorios de medicamentos y hasta en el desarrollo de software. Claro, todo a nombre de terceros.

Estas empresas o fundación son contratadas por la Alcaldía de Ibagué, y esa es la manera de manetener controlados a los cabildantes.
 
Otra fórmula para obtener dinero es a través de los 'peajes' que deben pagarles los contratistas que los concejales logran ubicar en las diferentes entidades del municipio. 

Algunos concejales cobran una comisión del 30%, y dicen que hasta del 50%, por mantener un contrato laboral. El beneficiario debe darle al político parte de sus honorarios.

"Ningún contratista se atreve a denunciar porque el concejal le mete miedo diciéndole que si denuncia le cierra las puertas en todas las instituciones oficiales, que jamás podrá contratar con el Estado. Entonces la gente no denuncia", dijo una fuente del Concejo de Ibagué.

Este portal ha conocido de algunos casos de jóvenes contratados en la administración que deben pagarle comisión a un concejal, pero no se atreven a denunciarlo, mucho menos a rabarlo cuando le hace el abono mensual.

Igual ocurre con los cabildantes 'contratistas'. Todos en el Concejo de Ibagué saben quiénes son, pero nadie se atreve a revelar quiénes son los testaferros y los funcionarios que aceptan las presiones de los corporados. 

Hay que insistir en que son algunos los concejales, no todos, los que incurren en estas conductas indebidas y lamentablemente, en Ibagué los organismos de control, miran para otro lado y la corrupción hace parte del paisaje local. 

 
 
© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker