Pasar al contenido principal

Por favor, no nos crean bobos

Hasta cuándo tendremos que seguir escuchando mentiras o respuestas evasivas  de las autoridades locales. El alcalde Luis Hernando Rodríguez parece niño pequeño con pataleta, que no lo quieren, que hay campaña de desprestigio, que él hace mucho y nadie se lo reconoce.

Y miente como los  chiquitos. No asistió a la entrega de los resultados de la encuesta de percepción ciudadana 2014 porque estaba en Bogotá y todo Ibagué lo vio en el cuento de las bicicletas, incluso hay fotos y declaraciones de él en la prensa local. Gracias a este suceso me enteré que además del fútbol, al cual es asiduo, le gusta el ciclismo.

Tengo cierto pesar con José Adrián Monroy, el secretario Administrativo, quien dio la cara por su jefe ausente, en calidad de “alcalde encargado”. Parece buen muchacho, pero tuvo que hacer un oso sin precedentes. (Ver Otra mentira de la Alcaldía de Ibagué que quedó en evidencia)

Supongamos, con base en el principio constitucional de la buena fe, que justo a la hora en que empezaron a dar los resultados se desplazó a Bogotá, la pregunta es ¿Por qué no se quedó una horita más y se hizo presente? ¿Será que la opinión de sus conciudadanos no es importante?

Grave error. Los gobernantes en toda democracia deben saber oír y sentir a su gente, a sus gobernados, aunque no les guste o les parezca injusto. También hay muchos espacios democráticos para que el señor Alcalde controvierta las percepciones de sus  conciudadanos, si es el caso. Lo que no puede decir- y ojalá no lo haga- es que esa encuesta de percepción es amañada, falsa o malintencionada.

Como  las autoridades locales no han creído en esta información, a diferencia de Medellín, Cartagena o Cali, para este evento vino expresamente un gerente de la empresa encuestadora (que no es ibaguereña) para explicar la metodología de la misma y entendimos que su confiabilidad es del 95%, muy alta. Por eso es creíble la favorabilidad tan baja que se le da al Alcalde (menos del 30%).

En otras ciudades los alcaldes toman correctivos a partir de esta encuesta de percepción ciudadana, en lugar de huir de los resultados. He llegado a pensar que el mayor problema de Luis H es la falta absoluta de pensamiento estratégico; no digo que no trabaje, pero uno puede intentar o hacer mucho pero si eso no le llega a la gente, no hay nada qué hacer.

Y si además, lo que está es poniendo en práctica el Acuerdo 007 del 8  de mayo del 2014, por medio del cual se establecieron lineamientos para la estrategia de teletrabajo, peor aún. Ibagué todavía es una ciudad intermedia, que necesita cercanía real con sus gobernantes y su equipo de trabajo. Luis H tuvo las mejores condiciones de entrada mucha gente a su favor, cercana a él, acumulada a su paso por tres grupos políticos distintos, pero tal vez se rodeó mal... no sé. Eso sí estoy segura que de sus tres grandes promesas, al menos dos están en serias dificultades: la recuperación de la malla vial y los Juegos Deportivos.

En escasos ocho meses, nos enfrentaremos a una nueva contienda política por la Alcaldía, el panorama no pinta muy bien, los partidos políticos se desvanecen, surgen alianzas extrañas, emergen grupitos en torno a intereses personales, o caciques de turno. En fin, a esta amable y musical ciudad, le espera un futuro muy incierto, menos mal que sigue existiendo el “mágico sancocho trifásico” como dice un amigo, curiosamente de apellido Magro.

© 2020 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker