Pasar al contenido principal

Usted está aquí

'Pitágoras', el residente más querido de la Universidad del Tolima cambió de casa

Destacado
Autor: ElOlfato
Autor:
ElOlfato

El personaje más enigmático de la Universidad del Tolima no vivirá más en la sede principal de la institución. Luis Alfonso Orjuela, cariñosamente conocido como “Pitágoras”, abandonó la que fue su casa durante cerca de 40 años debido a complicaciones de salud.

En diciembre, 'Pitágoras' fue hospitalizado en el hospital Federico Lleras Acosta debido a una grave lesión en su pierna derecha. Cuando el cuerpo médico le dio de alta, varios empleados y egresados de la Universidad del Tolima lograron que el veterano residente ingresara al Jardín de los Abuelos, en el sector de El Salado, su nuevo hogar.

Su partida es noticia porque no hay ni un solo egresado o estudiante de la Universidad del Tolima que no recuerde a este anciano silencioso, de apariencia campesina y sonrisa contagiosa.

De su vida se sabe poco. Personas cercanas a 'Pitágoras' sostienen que dicen que tiene 84 años y que llegó al Tolima desplazado por la violencia pero su origen es desconocido.

Cuentan que dos policías lo dejaron frente a la Universidad del Tolima para que lo alimentaran en el restaurante de la institución. Rápidamente se ganó el cariño de la comunidad educativa y nadie se atrevió a expulsarlo.

Su sobrenombre nació justamente de una de las muchas historias que se tejieron sobre él. Dijeron que fue un profesor de matemáticas y por eso lo 'bautizaron' así: 'Pitagoras'. Pero esa versión nadie la confirmó.

Pitagoras_1

Su dormitorio fue cualquier rincón de la Universidad del Tolima en donde pudiera tender su viaja colchoneta. Sus pertenencias no eran muchas. Siempre llevaba un sombrero, una chaqueta azul, un curtido poncho con la bandera de Colombia y un 'perrero' en el que se apoya aún para caminar.

Pitagoras_2

“Le he preguntado si recuerda a sus papás y dice que no; que si alguna vez tuvo novia y se ríe… ha sido grandioso y especial para la vida de 'Pitágoras', también para la de nosotros”, Isabel Cristina Rojas, funcionaria de la biblioteca de la Universidad del Tolima, quien ha sido su ángel guardián.

El actual “Pita”

Ya casi cumple un mes en el Jardín de los Abuelos. Disfruta de las visitas de sus amigos más cercanos, espera que muchos más se acuerden de él y necesita periódicamente implementos de aseo.

Atrás quedó el “Pitágoras” desarreglado y abandonado. Luce diferente, arreglado y afeitado, con ropa limpia y sin sombrero. En este lugar tiene su alimentación segura y una habitación confortable. Sin embargo, dice, extraña mucho su universidad y a sus amigos fumadores -de cigarrillos- del parque Ducuara.

Sus gustos han cambiado. Ahora, es amante de los helados de crema de Popsy, el mejor presente que pueden tener quienes quieran ir a saludar a este enigmático personaje que quedó en la historia de la Universidad del Tolima.