Pasar al contenido principal

Otra prueba de presunta participación en política de Luis H. Rodríguez que analiza la Procuraduría

Investigación
Autor:
Autor:

Una entrevista radial podría provocarle un nuevo problema disciplinario al alcalde Luis H. Rodríguez por presunta participación indebida en política. El responsable de esta salida en falso es, nada más y nada menos, que el candidato a la Alcaldía de Ibagué: Jhon Esper Toledo, quien es cercano a la administración y cuenta con todo el respaldo político de la primera dama, Luz Amparo Noreña. (Ver Esposas de Luis H. Rodríguez y Jhon Esper Toledo, unidas para retener la Alcaldía de Ibagué)

Resulta que el pasado martes, en la emisión del mediodía del noticiero de Ondas de Ibagué, el alcalde Luis H. salió en directo desde el Parque Deportivo respondiendo a las críticas que hizo Jhon Esper al gerente del IMDRI, Carlos Heberto Ángel, por el fracaso de los Juegos Deportivos Nacionales.

El candidato había dicho, seis horas antes, por la misma emisora, que al gerente del IMDRI “le quedó grande” la construcción de los escenarios deportivos y que lo mejor que podía hacer era renunciar para que respondiera más bien por las irregularidades detectadas por la Procuraduría, la Fiscalía y la Contraloría en ese instituto en el que “hay sombras que empañan la transparencia”.

Después de ese ataque directo a su administración, Luis H. Rodríguez decidió entrar en la controversia y descalificó a Toledo y al resto de candidatos que buscan sucederlo en la Alcaldía de Ibagué. Además, les dijo a todos los aspirantes sobre qué temas deberían estar hablando en esta campaña política, algo que está totalmente prohibido para él.

“Los servidores públicos tienen prohibido intervenir en política, utilizar el cargo para participar en las actividades de los partidos políticos y movimientos políticos, y en las controversias políticas”, advierte el numeral 39, artículo 48, de la ley 734 de 2002 o Código Único Disciplinario. (Ver prohibiciones)

Pero el mandatario local desantendió esta prohibición y sostuvo que Toledo estaba “totalmente desenfocado” y que despidiendo al gerente del IMDRI no se solucionarían los problemas de los Juegos Deportivos Nacionales.

Parece que el doctor Jhon Esper se sumó al grupo de pesimistas escépticos, se sumó al grupo de candidatos que no proponen nada, yo quisiera escuchar a los candidatos hablar sobre deporte, sobre cumplimientos, sobre qué van a hacer con los escenarios”, aseguró el alcalde Rodríguez.

Y más adelante les recomendó: “Yo creo que deberían proponer una política pública sería del deporte, les van a quedar los mejores escenarios que tiene Colombia… Yo sí quisiera escucharlos a ellos (los candidatos) decir qué proponen para garantizar el mantenimiento, para garantizar que vamos a hacer más eventos nacionales, qué actividades más vamos a hacer, pero no… Todos diciendo que no vamos a hacer Juegos, lamento que el doctor Toledo también se sume a ese grupo de pesimistas”.

Esta grabación fue requerida por la Procuraduría General de la Nación y ya se encuentra en el despacho de la procuradora María Eugenia Carreño, responsable de la vigilancia de los procesos electorales y quien es conocida por su mano dura porque ha destituido a importantes alcaldes y gobernadores del país.

¿Qué originó el duro ataque de Toledo?

Fuentes de la administración aseguraron que detrás de la arremetida de Jhon Esper Toledo contra el gerente del IMDRI, Carlos Heberto Ángel, habría lógicamente un tema político.

Al parecer, Ángel no habría acatado las órdenes de Toledo de mejorar los escenarios deportivos a los presidentes de juntas de acción comunal que hacen parte de su campaña, situación que afectaría la imagen del candidato, quien ahora aparece de tercero en la encuesta de intención de voto del Noticiero CM&. (Ver Guillermo A. Jaramillo gana segunda encuesta de CM& y amplía su ventaja)

Esa versión cobra validez al escuchar detenidamente la entrevista de Jhon Esper en Ondas de Ibagué. En la grabación, el aspirante a la Alcaldía de Ibagué fustigó a Ángel por no cumplirme a los presidentes de las juntas de acción comunal.

“Puede uno evidenciar que el IMDRI ha venido de problema en problema y tiene una responsabilidad grande como es el tema de sacar a delante los escenarios de los Juegos Nacionales y vemos que le quedó grande. Le quedó grande al IMDRI sacar esta tarea adelante, le quedó grande al señor gerente como también le quedó grande cumplirles a los diferentes presidentes de las juntas de acción comunal frente al tema de mejoramiento de polideportivos… Uno escucha a toda hora, por los diferentes barrios como el gerente del IMDRI les ha manifestado a la gente que mañana, que pasado mañana, y que mañana, que mañana... Y eso ha colmado la paciencia de muchas juntas administradoras y de igual manera de juntas de acción comunal que vienen reclamando esos compromisos que no se cumplieron, y hoy vemos también que de la misma manera le va a incumplir a la ciudá (sic) frente al tema de los escenarios deportivos”, manifestó Jhon Esper.

El gerente del IMDRI, Carlos Heberto Ángel, dijo en la emisora La Cariñosa que a su excompañero de gabinete le falta “ética profesional”  y que se sería bueno que revelara “las razones por las cuáles me quedó grande el Instituto”.

Antecedente histórico de sanciones por participar en ‘controversias’ políticas

Luis H. Rodríguez debe recordar muy bien este episodio. Corría el año 2003 y era su primera campaña para la alcaldía de Ibagué. Él contaba con el apoyo de la administración de su amigo y socio político: Jorge Tulio Rodríguez, quien pretendía heredarle el poder. Algo similar a lo que se vive hoy, 12 años después, con Jhon Esper Toledo.

En esa campaña, el entonces candidato Rubén Darío Rodríguez (quien resultó electo) convocó a una rueda de prensa en el hotel Ambalá para denunciar que el saliente alcalde Jorge Tulio Rodríguez le estaba dando manejos no muy claros a la Empresa Ibaguereña de Acueducto y Alcantarillado (IBAL).

Pues Jorge Tulio mandó a tres altos funcionarios de su administración a sabotear la rueda de prensa y ante el ‘papayazo’, el astuto abogado Alfredo Bocanegra, jefe de debate de la campaña de Rubén Darío Rodríguez, pidió a los medios de comunicación que grabaran a los empleados de la Alcaldía porque estaban participando en política.

Y fue así. De inmediato, la Procuraduría Regional del Tolima, separó del cargo a los tres funcionarios: la gerente del IBAL de la época, Ana María Olaya; la secretaria de Hacienda, Martha Lucía Quitian, y el secretario de Salud, Ciro Ávila. (Ver nota de ELTIEMPO - Octubre de 2003)

Estos tres servidores públicos fueron sancionados por el simple hecho de asistir a una rueda de prensa de una campaña, entonces: ¿qué podría pasarle al alcalde Luis H. Rodríguez que entró en controversia con los candidatos, los descalificó y hasta les recomendó los temas de los que debían hablar?

Seguramente nada porque el saliente mandatario ha demostrado que a la Procuraduría no le teme porque ningún proceso contra él prospera. (Ver Luis H. a la Procuraduría por presunta participación en política)

Foto: IMDRI
© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker