Pasar al contenido principal

Usted está aquí

“No me preocupan las maquinarias porque ya antes han sido derrotadas”: Alfredo Bocanegra

Poder
Autor: ElOlfato
Autor:
ElOlfato

El exdirector de la Aeronáutica Civil confirmó que adelanta su candidatura a la Alcaldía de Ibagué y expresó que no le generan temor las maquinarias de la Alcaldía y la Gobernación, pues según él, no sería la primera vez que estas serían derrotadas. Dentro de sus propuestas prioriza el empleo y la movilidad e indicó que de ser alcalde, no replicará las “malas maneras”.

EL OLFATO: ¿Por qué decidió ser candidato a la Alcaldía de Ibagué?

Alfredo Bocanegra: He tenido una vinculación permanente con la ciudad, desde que estuve representando cargos de responsabilidad política o académica. Jamás me he distanciado cuando he tenido cargos de representación política o de administración a nivel nacional. Siempre que he podido, he permanecido en Ibagué y eso me ha permitido vivir la ciudad, observarla, ser consciente de sus grandes potencialidades y escuchar de los ciudadanos las inquietudes sobre sus grandes inconformidades y sobre sus aspiraciones. Esa motivación nos ha llevado a poner en consideración nuestro nombre y una propuesta que estamos consolidando.

E.O: ¿Ya definió si se va a lanzar por algún partido o por cualquier otro mecanismo?

A.B: Ese tema en realidad no me ha trasnochado, he pretendido inicialmente abordar las bases, los estamentos ciudadanos y me he dedicado a eso, por lo cual considero que he tenido muy buena aceptación y audiencia. El instrumento político y jurídico de aval será un tema que trataremos más adelante, aún no me he inscrito en ningún partido, hay un plazo todavía para realizar esa inscripción. Considero que el tema del aval es subsidiario al tema principal, que es la propuesta.

E.O: ¿Ha contemplado alianzas con algún sector político de la ciudad?

A.B: La ciudad ha cambiado de manera rápida, y en uno de los aspectos en que más ha cambiado es en el de la composición demográfica y en la determinación electoral. Lo que va a pesar es la fortaleza de la propuesta y la credibilidad que genere el candidato y a eso me he dedicado, a generar esos dos componentes dentro de nuestro trabajo, con el propósito de hacer una gran alianza ciudadana, en la cual no quedan excluidos los sectores políticos y parlamentarios a los cuales respeto y a los cuales necesitamos para trabajar los temas de la ciudad.

E.O: ¿Usted estaría dispuesto a participar en una consulta interpartidista?

A.B: No creo que estemos para molestar a la ciudadanía con consultas, pues considero que la gente tiene la capacidad suficiente de escoger directamente candidatos. Yo aspiro a que el partido Conservador haga un proceso reflexivo y podamos llegar a un consenso, estar unidos y poder presentar una propuesta seria a la ciudad.

E.O: ¿Cuáles son los temas de ciudad que como precandidato más le preocupan?

A.B: El primer aspecto es recuperar las buenas maneras en el relacionamiento de la administración municipal con la ciudadanía. Esa ciudadanía está compuesta por las personas que habitan en la ciudad, los de a pie y a los que invierten, a quienes hay que estimular y acompañar para que se mantengan y para atraer inversión. Igualmente, están representados en los gremios, las universidades, los colegios, las 13 comunas y los 17 corregimientos. Al recuperar esas buenas maneras se pueden generar nuevas condiciones para realizar nuevas prácticas que nos permitan facilitar condiciones para la inversión en la ciudad.

E.O: ¿Es decir que su principal propuesta se orienta a la reactivación económica de la ciudad?

A.B: Esa es nuestra primera tarea, ser facilitadores, yo creo en la libre empresa, creo en la economía de mercado, me he formado en esos lineamientos y por lo tanto creo que el Estado debe ser un facilitador, no el estorbador. El que incentiva, el que promueva, cualquier persona que quiera generar más de un empleo en Ibagué, merece ser acompañado y estimulado por la administración municipal.

E.O: Después del empleo, ¿cuál sería otro tema prioritario para usted?

A.B: Hoy la gente nos transmite como una prioridad fundamental, el tema de la movilidad. Tenemos muy pocas avenidas, muy pocas vías, y no tenemos formas de distribuir la circulación hacia los diferentes puntos en los cuales se ha desarrollado urbanísticamente nuestra ciudad. Necesitamos generar por lo menos seis proyectos, de los cuales nosotros aspiraríamos a materializar uno o dos, y dejar los otros diseñados, con el propósito de que esto sea un proyecto de largo alcance.

E.O: En la ciudad se reconoce su liderazgo y su carácter, pero se dice que es difícil de manejar y temen que usted pueda tener algunos comportamientos del alcalde Jaramillo. ¿Qué opinión le merece esto?

A.B: Lo que reconozco es que tengo carácter, creo que eso me ha generado ciertas incomprensiones, pero también estoy en un momento importante de mi propia vida, donde las equivocaciones me han servido para rectificar. Quienes hoy pueden interactuar conmigo han tenido la oportunidad de ver una persona moderada. La academia me ha favorecido mucho por el relacionamiento que tengo con los jóvenes, porque se requiere mucha paciencia al enseñar y por lo tanto hoy hay un producto renovado, con experiencia acumulada, pero sin renunciar al carácter.

E.O: Uno de los episodios por los que se le cuestiona es por su salida de la Aeronáutica Civil. ¿Qué reflexión hace de esto?

A.B: Es muy curioso el episodio porque yo estaba ratificado expresamente por el expresidente Santos hasta el siete de agosto de 2018, sin embargo, personal y familiarmente había tomado la determinación de retirarme en el mes de diciembre, cuando entregáramos las obras completas del Aeropuerto Perales de Ibagué, que para mí era una prioridad de la ciudad. Tal vez no fue la mejor forma de salir, sin embargo, así se produjo la renuncia que fue irrevocable y aceptada por el Gobierno Nacional.

E.O: En la ciudad se reconoce su liderazgo político, pero se dice que es difícil de manejar y por ejemplo, los empresarios temen que usted tenga cosas del alcalde Jaramillo. ¿Qué opinión le merece esto?

A.B: Los empresarios deben tener plena confianza en nosotros. He respetado profundamente a quienes tienen el empeño y persisten en construir una empresa, mantenerla y generar empleo. Fui el autor, como concejal de Ibagué, de uno de los únicos acuerdos que buscaba incentivar la generación de empleo a través de alivios tributarios. Pueden tener plenas garantías porque no voy a entrar ni a maltratarlos, sino a comprenderlos y a escucharlos. Haciendo todo esto, la prosperidad en Ibagué dejará de ser retórica y se convertirá en una realidad.

E.O: Una de las críticas a los alcaldes de Ibagué es que se centran mucho en la ciudad y no logran buenas relaciones con Bogotá, algo que al final se traduce en pocos recursos para la ciudad. ¿Es necesario salir de Ibagué?

A.B: La experiencia que le arroja a uno Bogotá, donde uno conoce el Estado central, otorga una ventaja y así se refleja en las gestiones de gobernadores como Dilian Francisco Toro y Didier Tavera que fueron compañeros nuestros. Yo creo que esa es una experiencia útil, pero más que estar en contacto, es conocer los lineamientos de un Plan Nacional de Desarrollo. Ibagué no puede estar aislado de las grandes decisiones nacionales, sino que tiene que entrelazar las líneas transversales del Plan Nacional de Desarrollo, para que podamos cambiar el relacionamiento con Bogotá y vean una administración mucho más técnica y sensible socialmente.

E.O: ¿Qué preocupación le genera que la Alcaldía y la Gobernación tengan candidatos?

A.B: Me genera preocupación, pero no me asusta, porque no sería la primera vez que las maquinarias oficiales fueran suficientemente derrotadas por una reacción ciudadana frente a malas maneras y no muy buenas prácticas, como esa, de intervenir indebidamente la acción política de los ciudadanos, que es una decisión que debe estar alejada de cualquier manipulación desde la administración pública.

E.O: Quién le genera más preocupación, ¿Jaramillo o Barreto?

A.B: Yo estoy con todo aquel que le ha querido servir a Ibagué. Siempre he lamentado, como la mayoría de los ibaguereños, que el Gobernador hubiera querido realizar una inversión importante en el sector de infraestructura de la ciudad, y que no hubiera contado con el servicio e intervención por parte del Alcalde. Eso es algo que los ibaguereños no podemos pasar fácilmente por alto.

E.O: ¿De la administración del alcalde Jaramillo qué haría y qué no?

A.B: No reproduciría las malas maneras. Haría un proceso de unificación municipal y frente a las malas prácticas, considero que habría que elevar los niveles de ejecución, porque la administración no demuestra rangos de eficiencia y eficacia y entonces hay más retórica que ejecución.

E.O: ¿Le preocupa algún tema en específico respecto a cómo recibirá el municipio el próximo alcalde?

A.B: El alto endeudamiento de la ciudad, porque cuando las deudas son personales las tiene que pagar uno, pero cuando las deudas son públicas, las tenemos que pagar los ciudadanos. Esta ciudad no aguanta tanta carga impositiva porque no tiene capacidad de pago, de manera que esa es una preocupación grande, de cómo lograr gastar menos y poder invertir más.