Pasar al contenido principal

Usted está aquí

No es un mito… somos lo que comemos

Los carbohidratos son por excelencia los macronutrientes que le aportan a nuestro cuerpo energía, ellos contienen la mayor parte de vitaminas, minerales y calorías que necesitamos para funcionar de forma correcta durante largas horas, en otras palabras, ellos son nuestra gasolina diaria. Pero hay que tener en cuenta que si abusamos de su consumo y generamos un exceso puede afectar negativamente los niveles de azúcar en la sangre, por esta razón hay que medir nuestras porciones.

Hay distintas maneras de clasificarlos y por supuesto de elegirlos, y es aquí donde fallamos (escogemos los malos, los que carecen de nutrientes). En esta lista de los carbohidratos “malos o refinados”, tenemos los productos procesados y los embutidos, grasa disfrazada de carne, con un alto contenido de conservantes que en nuestro intestino se convierte en poderosos compuestos tóxicos y cancerígenos.

Por otro lado, tenemos las gaseosas, bebidas alcohólicas, los dulces, las harinas refinadas (que carecen de fibra como el salvado de trigo y germen de trigo), los fritos, paquetes, donuts, hojaldres entre otros. Cuando comemos alimentos muy refinados (industrializados) nuestro cuerpo no trabaja en digerirlos, los absorbe de forma rápida y es aquí donde se elevan los niveles de azúcar en la sangre, produciendo mucha más insulina lo cual desencadena un ciclo vicioso donde tu cuerpo pide y pide más alimentos refinados (golosinas, chocolates, gaseosas, empanadas, donuts, etc.) y al mismo tiempo se va acumulando grasa en el cuerpo.

Caso contrario sucede cuando apoyamos nuestra alimentación en los carbohidratos buenos, o sea, los no refinados, los alimentos que no han pasado por un proceso industrial.

Por tanto, a continuación, te dejamos una lista con los dulces que la madre naturaleza nos regala como: las frutas (altas en azúcar natural, fructosa natural, vitaminas, minerales y mucha fibra); también encontramos la papa, la ahuyama, el plátano, pastas integrales, arroz, granos, lentejas y avena, que, aunque son saludables, hay que saber elegir la cantidad para mantener un equilibrio hormonal, a estos se les conoce como carbohidratos almidonados.

Por último, tenemos los vegetales, ellos estabilizan nuestros niveles de glucosa en la sangre y son los que deben abundar en nuestra dieta, variedad de lechugas, champiñones, espinacas, brócoli, coliflor, berenjenas, zanahoria, entre otros. todos ellos contienen mucho agua, fibra y antioxidantes, los cuales, le dan al cuerpo herramientas para combatir enfermedades y controlar el apetito por mucho más tiempo.

Manos a la obra

Pancakes de ahuyama:

  1. 3 tazas de ahuyama previamente cocida
  2. 1 huevo
  3. ¼ de taza de leche vegetal (soya, almendras, ajonjolí o coco)
  4. 1 cda de miel
  5. 1 cda vainilla
  6. 1 cda canela
  7. 1 pizca de sal
  8. 1 cda polvo para hornear
  9. 1 taza de harina de avena o harina integral

mezcla todos los ingredientes y ve colocando ¼ de taza de la mezcla en la sartén alrededor de 3 minutos por cada lado. acompaña con una porción de fruta fresca.