Pasar al contenido principal

'Nanú', el joven que superó la discriminación y ahora ayuda a personas con discapacidad

Historias
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué

“No les dé miedo soñar”, dice Camilo Rubio o 'Nanú', como le dicen de cariño, cada que ve a alguien rendirse antes de intentarlo. Para él, las verdaderas limitaciones son las que nos creamos nosotros mismos y su vida es un ejemplo de ello.

Cuando ‘Nanú’ tenía menos de un año le diagnosticaron una rara enfermedad llamada el Síndrome de Larsen, una displasia esquelética caracterizada por la dislocación congénita de las grandes articulaciones. A los tres años ‘Nanú’ ya había pasado por el quirófano varias veces, lo habían operado del paladar, de la columna y la cadera, y aunque logró caminar y hacer las actividades que cualquier niño de su edad haría, su condición no lo libró de las burlas y del adjetivo que para él, es el más hiriente de todos: “discapacitado”.

La compasión que se convierte en discriminación

“En mis primeros años de vida sentí la discriminación (o compasión), la vaina de que lo miran y le dicen a uno: “dejémoslo a un ladito porque ¡qué pecadito! de pronto le pegamos”. Es algo que hacen para cuidarnos pero realmente lo que logran es alejarnos y hacernos sentir diferentes al resto de la gente”, dice él.

‘Nanú’ no se dio cuenta de que era diferente hasta que lo hicieron sentir así. “Uno se siente diferente no porque lo sea sino porque te tratan diferente. Yo no sabía que era así, porque yo corro, salto  y juego como cualquier otra persona pero, me empecé a dar cuenta cuando veía que los niños remedaban frecuentemente mi forma de caminar, como si lo hiciera de una forma extraña, y ahí supe que yo no era igual a los otros”.

Fueron días difíciles, en los que ‘Nanú’ lloraba sin entender por qué se burlaban de él. Hasta que un día se dijo: “Pero, ¿por qué me siento mal si puedo hacer lo mismo que ellos?” y desde ese día vio a la vida con otros ojos.

Una vida dedicada a la población vulnerable

Con 26 años Camilo cuenta con un título como técnico en sistemas, ha participado en diferentes talleres de actuación en Casa Ensamble de Bogotá, ha administrado bares y actualmente se encuentra en séptimo semestre de psicología, mientras que en los tiempos libres se reúne con el equipo de la Corporación Nanú, que aunque no lleva más de un mes de ser creada legalmente, ha realizado acciones mucho antes de su creación, recolectando fondos para los habitantes de la calle o personas de bajos recursos.

“Ahora, junto con el equipo de la corporación y varios  profesionales voluntarios que se han unido a esta causa, estamos haciendo visitas a las personas que queremos que hagan parte de la Corporación, hablamos con sus familias y les contamos la idea. A un mediano plazo queremos poner un centro de salud especializado en estos casos y una escuela para poder darle clase a los niños que a veces no aceptan en los colegios por tener necesidades especiales o no acceden  ellos porque no tienen la posibilidad económica”, comenta, ‘Nanú’.

“Vive tus sueños sin límite”

Corporacionnanu1

Así es el lema de la Corporación y no podría ser de otra manera, ya que eso es precisamente lo que ‘Nanú’ ha hecho con sus sueños: lograrlos aunque el resto crea que no podrá.

“Cuando entré al curso de actuación todos me miraban diferente, sin embargo siempre he sido yo”, cuenta él. Poco a poco el espejismo se va y la gente se va dando cuenta de la esencia, ya decía Frida Kahlo en una de sus célebres frases, “La belleza y la fealdad son un espejismo porque los demás terminan viendo nuestro interior”.

“Yo no me creo inferior, siempre trato de liderar, estar alegre, tener buena relación con las personas y tenderle la mano a quien lo necesite y eso es lo que al final la gente termina viendo”, confiesa.

Es por eso que desde muy joven sintió que tenía el don de ayudar a quienes más lo necesitaban, de regalar un poco de ese amor propio que le ha dado la confianza de hacer lo que se propone. “Jamás he dicho “no más” ni he pensado en acabar con mi vida. Yo por ejemplo no entiendo tantos casos de suicidio que hay, yo digo: ¿Cómo pueden hacerlo? Son bien físicamente, tienen la vida por delante y acaban con su vida por pequeñeces”.

“Lo que quiero hacer con la Corporación es que ellos se sientan cómodos y útiles, que puedan aportar a la sociedad, y que nosotros como corporación y el apoyo de empresas privadas, sociedad civil, docentes de diferentes áreas y entidades del estado, podamos sacar adelante todos estos proyectos, para que todas estas personas tengan una mejor calidad de vida desde todo punto de vista, tales como salud, educación y recreación; que puedan realmente ser incluidos en todos los ámbitos de la sociedad”, expresa él.

© 2020 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker