Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Microtráfico mueve $6 billones anuales en Colombia: Planeación Nacional

Nación
Autor:
Autor:

El Departamento Nacional de Planeación informó que, durante el año 2015, en el país se movieron alrededor de $6 billones a través de organizaciones de microtráfico, situación que derivó en un incremento en el consumo de drogas como la cocaína y el bazuco, principalmente en municipios y zonas rurales.

De ese valor estimado de mercado, $300.000 millones corresponden a las ganancias de la red dedicada al cultivo y producción, $2,5 billones a la banda delincuencial que la distribuye y $3,2 billones a los expendedores de droga que la ponen en las calles para el consumo.

Así pues, los principales mercados para el comercio de drogas al menudeo son los departamentos de Cundinamarca con el 22 %; Valle del Cauca, 14 %; Antioquia, 12 %; Magdalena, 7 % y Santander (5 %). Por su parte, las capitales que encabezan el listado de este negocio son Bogotá con 19 %, Barranquilla y Pereira con un 3 % respectivamente y Bucaramanga y Medellín con 2,5 % cada una

De esta manera, Colombia está ubicada en el cuarto lugar en Suramérica  con mayor consumo de cocaína y marihuana luego de ser uno de los países con menores índices en la región. Esta transformación del narcotráfico ocurrió entre 2008 y 2014, cuando el país se encontraba en el puesto sexto y séptimo en la región según el informe de uso de drogas en América.

Hoy en el país existen cerca de 1'500.000 consumidores, de los cuales 832 mil, es decir, el 56 %, viven en las ciudades capitales: Bogotá, Barranquilla, Medellín, Bucaramanga, Santa Marta y Pereira.

Estas cifras están consignadas en el estudio que reveló el Departamento Nacional de Planeación (DNP) sobre los impactos económicos y sociales del narcomenudeo, elaborado para estimar el valor potencial del comercio y distribución de drogas ilícitas a través de redes de menudeo en el año 2015.

Es la primera vez en Colombia que se realiza una investigación que evidencia la magnitud de la transformación en los últimos años del negocio del narcotráfico y sus consecuencias negativas en la economía sin analizar únicamente el problema como un fenómeno exclusivamente policivo.      

El análisis de la venta de estupefacientes en pequeña escala se hizo teniendo en cuenta el contexto del problema mundial de drogas en lo relacionado con consumo, potencial de producción y área de cultivo, con el apoyo de la Policía Nacional (Dijin, Diran, Dipol) y con consultas al Ministerio de Justicia.

El estudio muestra a Estados Unidos y Europa como los principales mercados para el consumo de cocaína y marihuana. Con 20,1 millones de consumidores, Estados Unidos tiene un tamaño estimado de mercado de 69.000 millones de dólares, mientras Europa con 25,7 millones de consumidores, tiene un mercado de 17 mil millones de dólares para estas drogas ilegales.

En las zonas rurales ha aumentado el consumo de drogas 

Según la investigación, el mayor número de seguidores se encuentra en las ciudades capitales. Sin embargo, en los últimos años es notorio el aumento del consumo en municipios y en la ruralidad.  

La prevalencia de consumo se distribuye, según esta clasificación de la siguiente manera: en ciudades y aglomeraciones (marihuana 3,4 %, cocaína 0,7 %, éxtasis 0,3 % y basuco 0,2 %); municipios intermedios (marihuana 2,4 %, cocaína 0,7 %, basuco 0,25 y éxtasis 0,1 %), y municipios rurales y rural disperso (marihuana 2,2 %, cocaína 0,6%, basuco 0,2% y éxtasis 0,1 %). 

Lo anterior muestra que a nivel nacional lo que más se consume es marihuana. No obstante, a nivel de municipios intermedios (entre 25.000 y 100.000 habitantes) y rurales (menos de 25.000 habitantes) es importante la prevalencia de consumo de cocaína.

Formas de distribución de las drogas 

La investigación de Planeación Nacional permitió identificar las modalidades del narcomenudeo para distribuir la droga, captar nuevos consumidores y controlar y promover el consumo de sustancias ilícitas.

El narcomenudeo implica una transición de puntos fijos de expendio a redes móviles de distribución, además, el uso de inmuebles para hacer venta fija, llamadas telefónicas, redes sociales e Internet y domicilios a residencias, bares y discotecasPara las entregas de la droga se utilizan habitantes de calle y recicladores, el mototaxismo, taxis y bicicletas.       

La vinculación de menores de edad a estructuras criminales, que los cautivan a través de ofrecimientos de dinero y objetos personales, el suministro de estupefacientes y la garantía de protección son formas que se utilizan para conseguir nuevos consumidores.

Para controlar y promover el consumo, las organizaciones dedicadas al narcomenudeo obligan a sus integrantes a permanecer y participar en actividades delincuenciales, consumir, pagar la droga incautada o extraviada y los someten a amenazas contra su vida y la de sus familias.