Pasar al contenido principal

Mensaje a Silverio Gómez

A  mediados de octubre del año pasado, la junta directiva de la Cámara de Comercio de Ibagué por fin tomó la decisión de acabar con la interinidad en la Presidencia Ejecutiva y decidió nombrar a Silverio Gómez Carmona.
 
Muchas fueron las expectativas antes de su elección, porque siete meses duro el proceso de maduración de dicho nombramiento. Hubo un verdadero tira y afloje entre los directivos del ente cameral por la pretensión de traer un prohombre de la Capital de la República, y con la certeza de no equivocarse en tan importante decisión.
 
Se supo que varios de los aspirantes sostuvieron entrevista con los miembros de la Junta, donde  cada uno presentó las  propuestas a cumplir, de resultar elegido.
 
Nadie duda de la preparación y el excelente perfil del señor Gómez Carmona, quien a lo largo de su exitosa vida se ha mostrado como un hombre de agudo periodismo económico y con excelentes relaciones en el Alto Gobierno y los gremios del orden nacional e internacional.
 
Al parecer, el discurso de propuestas en beneficio de la región y la Cámara de Comercio resultaron  atractivas e interesantes, para lograr las mayorías. Revisando el boletín de la Cámara y el resumen de las muchas entrevistas que entregó el nuevo Presidente Ejecutivo a los diferentes medios de la región, podemos sintetizar las trece principales: Que los empresarios vean cada vez más útil pertenecer a la Cámara de Comercio.
 
Resaltar el trabajo continuo por el empresariado en articulación con la junta directiva, la Gobernación del Tolima, la Alcaldía de Ibagué, los medios de comunicación y las Cámaras de Comercio de Espinal y Honda. Desarrollar proyectos de impacto regional, con gestión ante los organismos nacionales, como una de sus principales apuestas en su Presidencia.

Promoción de la ciudad para atraer inversión productiva. Ayudar a combatir o minimizar el “centralismo agobiante”. Incluyó, también acercamientos con los alcaldes que conforman la jurisdicción de la Cámara de Comercio de Ibagué, Espinal y Honda, para buscar integración y consolidar el concepto de ciudad región. Invitar a los miembros de la junta para que conformen un observatorio regional como referente de información y de toma de decisiones en los proyectos que se generen en articulación con el DANE.

Con el apoyo de la empresa, buscar la entrega de becas a jóvenes de Ibagué y el Tolima, conforme desempeño académico. Trabajo social con la niñez, para conjurar los altos índices de trabajo infantil que muestra la ciudad.
 
Ibagué y el turismo, para educarse.
 
Convertir a Ibagué en destino turístico nacional. Sacar adelante el centro de convenciones, asegurando su sostenibilidad económica en el tiempo. Al detallar el contenido de las propuestas, éstas tienen gran enfoque al desarrollo regional lo que  sus  detractores ven como el trasfondo político.
 
Conozco a Silverio Gómez, desde mis tiempos en la gerencia de Tolima 7 días, cuando se desempeñaba como subdirector de Portafolio y asesor editorial de los semanarios de esa  casa editorial. Como hombre de mundo, es especialmente citadino. Ibagué  sólo estaba en sus planes para vacacionar y visitar a sus amigos.
 
Por eso no resultan  extraños los comentarios de diferentes círculos, donde se afirma que de la ciudad todo le parece malo, muestra inequívoca de su desarraigo, nada clasifica. Otros lo descalifican porque llegó a Ibagué con el único propósito de  completar su tiempo para la  pensión. Bueno, ese es un legítimo derecho que nadie le puede negar.
 
Pero ya entrado en gastos,  al señor Gómez Carmona le va tocar  cambiar de estrategia, porque de lo contrario el ruido de  salida que ya se escucha, a tan solo nueves de su posesión, no es un buen augurio. Dice la prensa que no está colmando las expectativas de algunos directivos. No señores, ésta evaluación no puede ser fragmentada de esa manera. La junta en pleno debe hacer seguimiento a sus propuestas de gestión y lo que está haciendo.
 
Vale aclarar que las trece principales propuestas para su gestión, no son de corto o mediano plazo. Tienen visión de  largo aliento y lo más importante, en equipo con la junta directiva y todo el talento humano de la institución.
 
Así las cosas el Presidente Ejecutivo de la Cámara de Comercio le urge comenzar a superar expectativas, a moderar su lenguaje y genio con algunos periodistas, empleados y  gobernantes. Abstenerse de hacer comentarios negativos de la ciudad,  que en nada contribuyen con sus  propósitos gerenciales y   empresariales. Pero lo más importante, a demostrar que sus propuestas no eran meros enunciados, para sentarse en la silla presidencial a ver correr el tiempo.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker