Pasar al contenido principal

Fauna silvestre del mundo sigue amenazada por mitos y creencias

Experta de la Universidad Nacional de Colombia explica el daño que estos le hacen a la naturaleza.
Medioambiente
Autor: Redacción Medioambiente
Autor:
Redacción Medioambiente
Fauna silvestre del mundo sigue amenazada por mitos y creencias

Diversos mitos y creencias se han generado a la par de la creación de las culturas.

Por ejemplo, decir que el canto de los canarios ayuda con los negocios, que la sangre de los chulos sirve para curar el asma, o que tomar caldo de pichón de loro ayuda a los niños a hablar, forman parte de los usos indebidos que incentivan el tráfico de fauna silvestre. 

De acuerdo con la veterinaria Carmen Rocío González, subdirectora de Silvicultura Flora y Fauna Silvestre de la Secretaría Distrital de Ambiente, indicó que: “la fauna silvestre es objeto de comercialización o de tenencia ilícita para tener especímenes como animales de compañía –como los loros y canarios costeños–, o para venderlos”. 

Asimismo, señaló que en todo el mundo se utilizan animales para el consumo humano, como las tortugas matamata (Chelus fimbriata), y, en otros casos, para preparar medicamentos con el veneno que producen algunas ranas. 

Por otra parte, González aseveró que el  tráfico ilegal de especies está entre los ocho negocios ilícitos más lucrativos del mundo y produce al menos 10.000 millones de dólares al año.

Las especies exóticas que se trafican se utilizan como mascotas de moda, para suplir costumbres alimenticias (carne de cacería), por creencias o para lucrarse.

En términos generales, cada año se trafican en el mundo alrededor de 30.000 mamíferos, de dos a cinco millones de aves, de dos a tres millones de reptiles y 6.000 millones de peces y anfibios.

Ante esta problemática mundial, se creó la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), cuyo objetivo principal es regular la exportación, reexportación e importación de especies, así como la introducción de especímenes de animales y plantas procedentes del mar, listadas en alguno de sus tres apéndices.

También, el Gobierno Nacional ha tomado medidas más drásticas para combatir este flagelo, el cual está tipificado en el Código Penal que establece “que humanizar a los animales silvestres es un delito porque se considera como maltrato animal”.

El 13 de abril de 2020, la Procuraduría emitió la Directiva 014, la cual ordena que las Corporaciones Autónomas Regionales (CAR) deben recoger todos los animales de fauna silvestre que dejaron en tenencia, excepto en zoológicos y universidades.

Para que un animal de fauna silvestre se reincorpore a su hábitat natural pueden pasar semanas, meses y años, pues es un proceso lento que depende de la evolución en la adaptación que muestre el animal. En algunos casos, los animales no logran adaptarse y nunca pueden regresar a su hábitat natural.

Los profesionales en la salud animal –como biólogos, zootecnistas y veterinarios– realizan una evaluación exhaustiva del animal que se encontraba en tenencia, con el fin de conocer su estado de salud física, nutricional y psíquica.
*Con información de Unimedios.

Temas relacionados 
© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker