Pasar al contenido principal

Luis H. dice que no lee ELOLFATO.COM pero reacciona a las denuncias

Investigación
Autor:
Autor:

Esta semana que termina, ELOLFATO.COM denunció que por negligencia del IBAL la ciudad puede perder $860 millones que destinó el Fondo de Adaptación del ministerio de Hacienda para la reconstrucción de la bocatoma del Combeima.

Esta entidad asignó los recursos a través de un convenio que firmó el alcalde Luis H. Rodríguez desde el ocho noviembre de 2013, pero la obra no se ha llevado a cabo porque el IBAL no ha entregado los diseños. (Ver Por negligencia del IBAL se puede perder otro millonario aporte del Gobierno Nacional)

El ocho de noviembre de 2015 vence este convenio interadministrativo y el dinero se puede perder.

Un reportero de ELOLFATO.COM le preguntó al alcalde Luis H. Rodríguez por este nuevo hecho de negligencia de su administración y el mandatario, evidentemente molesto, dijo que no sabía de qué hablába el periodista porque él no lee este medio de comunicación.

Sin embargo, fuentes del ministerio de Hacienda informaron que el alcalde y los directivos del IBAL reaccionaron ente la denuncia de este portal.

Mientras Rodríguez aseguraba desconocer el tema, simultáneamente sus funcionarios del IBAL llamaban al Fondo de Adaptación para que les concedieran una cita. La reunión quedó programada para este lunes en la tarde, confirmó una fuente de la entidad.

El gerente del IBAL, Carlos José Corral, que no aceptó entrevistas con ELOLFATO.COM, le dijo este sábado al diario El Nuevo Día que el problema no es su negligencia sino que el estudio que ellos hicieron arrojó que la inversión que se requiere para reconstruir la bocatoma del Combeima es de $5.000 millones y que el Fondo de Adpatación sólo les asignó $860 millones.

Esa versión hasta ahora se conoce y nunca se la informaron al Gobierno Nacional.

¿Por qué está enredado el convenio?

El IBAL nunca entregó los diseños que exigía el Fondo de Adaptación para invertir los $860 millones en la bocatoma del Combeima.

Por esa razón, el 20 de marzo pasado, los funcionarios del IBAL reiteraron ante el Gobierno Nacional que el estado de la bocatoma es “crítico” y que ejecutarán la reconstrucción de la bocatoma con recursos propios, porque no pudieron cumplir con las exigencias del Fondo.

Y para no perder los $860 millones, propusieron que el dinero fuera invertido en obras de mitigación aguas arriba de la bocatoma, que garanticen la estabilidad de la misma acorde con los lineamientos de riesgo.

El Fondo de Adaptación aceptó, pero les exige “adelantar la contratación y/o elaboración de todos los estudios y diseños requeridos para la ejecución de las obras de mitigación, acorde con los lineamientos del fondo, con el fin de poder invertir los recursos asignados por esa entidad”.

Han pasado dos meses y tampoco han entregado los nuevos diseños.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker