Pasar al contenido principal

Los 'tentáculos' del alumbrado navideño también llegaron al Ibal

Investigación
Autor: Unidad Investigativa
Autor:
Unidad Investigativa

Detrás del polémico alumbrado navideño que montó la Alcaldía de Ibagué definitivamente hay un 'poderoso' intermediario que facilitó la entrada de polémicas empresas y fundaciones a la administración municipal y a dos institutos descentralizados.

Prueba de ello es que la administración del alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo no solo contrató cerca de $1'795 millones con Danny Schneider Quintero García, representante de la Fundación Camellando por Colombia, y con su tío Fredy Jimmy García Rincón, de la empresa Moriah Company, sino que también pretendió contratar otra iluminación navideña, con otra empresa bogotana, pero esta vez a través del Ibal, por $65'500.000. (Ver: El alumbrado navideño de Ibagué resultó ser un negocio de familia)

En este misterioso -y hasta ahora desconocido- proceso contractual, que buscaba decorar la fachada del Ibal y el parque del agua ubicado en el barrio La Pola, también aparece como protagonista Moriah Company, la empresa familiar responsable del alumbrado que contrató la Alcaldía de Ibagué a través de la Corporación Festival Folclórico e Infibagué. (Ver: Fiscalía abre investigación al polémico alumbrado navideño de Ibagué)

De tres empresas, dos no presentaron propuestas

En el Ibal fueron más cuidadosos que en Infibagué y la Alcaldía Municipal donde recurrieron a los convenios a dedo, sin ningún proceso transparente de selección. (Ver: El contrato amarrado del alumbrado navideño de Ibagué)

La empresa de acueducto montó un proceso para seleccionar entre tres proponentes al proveedor del alumbrado navideño. El día 12 de diciembre, el Ibal les mandó invitación a: Moriah Company, Dekatrónica y Dislumbra, las dos primeras de Bogotá y la tercera de Cali.

Inexplicablemente, estas tres empresas, sabían que el Ibal contrataría la decoración navideña de sus sede y se inscribieron en el registro de proponentes virtual que implementó este año la empresa, bajo la administración de Alberto Girón.

Los primeros en hacerlo fueron: Moriah Company y Dekatrónica, representadas por Fredy Jimmy García y Alexander García, respectivamente. Ambas empresas se inscribieron -casualmente- el día 16 de noviembre. Y el tercer interesado, Dislumbra, lo hizo el 11 de diciembre -un día antes de recibir la invitación del Ibal-. (Ver: El lado oscuro del alumbrado navideño de Ibagué)

Hasta ahí, todo parecía un proceso transparente de selección, pero aparecieron situaciones sospechosas que nadie ha sabido explicar.

La primera: No se sabe cómo se enteraron estas tres empresas que el Ibal necesitaba contratar $65'500.000. Lo mismo que pasó en Infibagué y la Alcaldía, sus proveedores llegaron por arte de magia.

La segunda: El Ibal invitó a tres empresas pero solo una radicó una propuesta formal, el día 14 de diciembre, a las 2:06 de la tarde. De esta manera, el concurso de tres terminó siendo de uno. (Ver: Propuesta de Dekatrónica)

Cinco días después, el 19 de diciembre, se reunió el comité evaluador del Ibal, y determinó entregarle el contrato a la empresa Dekatrónica. Sus otros dos 'competidores': Moriah Company y Dislumbra enviaron dos correos electrónicos informando que: "No se encontraban interesados en participar con sus ofertas en este proceso de contratación", dice la resolución de adjudicación 0849. (Ver: Resolución de adjudicación)

El gerente del Ibal revocó la adjudicación 

Cuando el gerente del Ibal, Alberto Girón, se percató del desarrollo de este extraño proceso de contratación determinó radicalmente no contratar ningún alumbrado y revocar la resolución de adjudicación.

Girón le dijo a ELOLFATO.COM que lo hizo por dos razones. En primer lugar, su propósito era que la iluminación estuviera montada el día 16 de diciembre, día en el que iniciaban las novenas, y como el proceso se retrasó el Ibal terminaría pagando "hechos cumplidos". (Ver: Revocatoria del proceso de adjudicación)

Hagamos cuentas. Si el contrato se adjudicó el 19, después vendría la legalización del mismo, que son otros tres o cinco días, y luego el montaje del alumbrado por parte del contratista. Tal vez el 24 de diciembre habría estado listo el alumbrado navideño del Ibal. Esto muestra una clara falta de planeación administrativa.

La segunda razón por la cual el gerente Girón decidió no entregar este contrato fue porque le pareció extraño que de los tres posibles interesados, dos decidieron retirarse, situación que le facilitó el camino a Dekatrónica.

"Aquí quisimos evitar un mal mayor. No podemos pagar hechos cumplidos", advirtió el funcionario.

El día 21 de diciembre, la Gerencia del Ibal le comunicó al representante legal de Dekatrónica, Alexander García, que el proceso de adjudicación fue revocado y el 'virtual' contratista aceptó -de manera anticipada- sin ninguna objeción, situación también que resulta por lo menos curiosa.

"No recibí orden de nadie para invitar a esas personas": Girón

Cuando le preguntamos al gerente del Ibal, Alberto Girón, si había recibido alguna instrucción de algún funcionario de la Alcaldía de Ibagué para que contratara el alumbrado navideño e invitara a estas tres empresas, el funcionario dijo que nunca existió ningún tipo de presión en ese sentido. (Ver: "Alcalde debe explicar de dónde salieron los contratistas del alumbrado": zar anticorrupción)

"Yo no recibí orden de nadie para invitar a las personas que aparecen ahí", aseguró.

Lo que tampoco supo explicar es quién les informó a estos posibles contratistas, casi con un mes de anticipación de la apertura del proceso, que el Ibal pretendía contratar la iluminación navideña.

Seguramente será la Fiscalía General de la Nación la que le cuente a la ciudad quiénes fueron los 'iluminados' de la Alcaldía de Ibagué que buscaron a Moriah Company y a la Fundación Camellando por Colombia para que se ganaran cerca de $1.800 millones del oscuro alumbrado navideño.

¿Dekatrónica y Moriah Company, son los mismos?

El representante legal de Dekatrónica, Alexander García, tiene el mismo apellido de los representantes legales de Moriah Company y a la Fundación Camellando por Colombia, Jimmy García y Danny García. 

Pero esto parece ser otra coincidencia más. Este portal dialogó vía telefónica con Alexander García, quien negó cualquier vínculo comercial y familiar con Jimmy García, de Moriah Company.

El empresario dijo que entregaría una entrevista más amplia este martes, porque se encontraba de descanso con su familia.

© 2022 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker