Pasar al contenido principal

Los raros peinados nuevos

'Raros peinados nuevo's es una canción del reconocido rockero argentino Charly García de su álbum Piano Bar, un gran álbum que contiene tres magnificas canciones como la de la entrada, 'Demoliendo hoteles' y 'Cerca de la revolución'.

Estas tres canciones hablan de cosas que nos tocan a todos, pero que tocan fundamentalmente esa energía del ser joven, esa mística juvenil, cargada de endorfinas, que todo lo demuele, que todo lo transforma, esas ganas de hacer la revolución.

Los jóvenes con sus pintas llenas de colorido y bisutería barata, de raros peinados nuevos, esos que no hacen en la peluquería sino en el baño de la casa, a partir de recortes de revistas o imágenes de Internet.

Me gusta mucho escuchar ese álbum por la energía que imprime su autor, porque con cada letra desperdigada en esa voz casi ronca del esbelto Charly y en esos acordes rasgados de guitarra, en realidad van dando como ganas de cambiar el mundo.

Y lo quiero traer a colación precisamente porque después de haber sido profesor en pirotécnicos, en colegios de garaje y formales de esta ciudad y ahora en el alma mater de nuestro departamento, se me hace necesario un reconocimiento a nuestros jóvenes.

Pero no quisiera ni victimizarlos ni satanizarlos, quiero imbuirlos de esa fuerza contenedora de su ser, decirles que más rock y menos reguetón, aunque si les gusta esto último, también.

Quiero hacerlo porque los jóvenes en esta ciudad de pobres corazones atraviesan una paradoja en la coyuntura histórica que los asiste:

Por un lado se encuentran bajo la incertidumbre de la soga y el fusil, de una mórbida posibilidad generada por una la filosofía de la muerte y el no futuro, sin luz al final del camino, desesperanzados, con los brazos abajo.

Por otro lado tienen la posibilidad de transformación, la de manifestarse, la de un no más alcalde que acá viene un cambio, la de no más hermanitos muertos por la soga en la biga de la casa popular, la de no más reclutamiento forzado para engrosar las filas de la guerra paramilitar en el Meta.

En ellos está la posibilidad negada, esa que quieren arrebatar diciendo que los jóvenes no pueden manifestarse políticamente, que son incapaces, que las cosas tienen que estar como han estado por siempre, que solo los “buenos muchachos” son los que llegan al poder, como si no estuviéramos mamados de esos buenos muchachos que todo lo roban y que su egoísmo todo lo quiere.

Para todos todo, para nosotros nada, esa es la consigna que signa el pensamiento de nuestros muchachos populares ibaguereños, que pugnan por un cambio sostenido en la sostenibilidad ambiental, demostrado en las masivas marchas carnavales contra la minería y por la vida, que se manifiestan de manera libre sobre la construcción de su libre personalidad, que desean una sola oportunidad para sacarla del estadio.

Son de la misma estirpe de esa muchachada, hijos de la guerra, que ahora nos traen triunfos deportivos, son guerreros por naturaleza, están cansados de ismos, su única ideología es la libertad, con ellos no funciona el direccionamiento, ellos reconocen el liderazgo, es lo que entendió nuestro gran maestro Pékerman.

Píllense no más queridos parceros, si esos mil milloncitos que se pensaban sonsacar de la manera más vil dizque para capacitación de funcionarios de la alcaldía, fueran invertidos en unos de los megacolegios de la ciudad, tal vez en laboratorios audiovisuales, tal vez en la consolidación de emisoras juveniles, en talleres de teatro, de lectura ¿No creen que las cosas serían distintas? ¿No creen que se podría reducir las tasas de suicidio en la Ciudad invirtiendo precisamente en los jóvenes?

Muchachos, esos jóvenes adultos añejos de las tradicionales administraciones putrefactas, se asustan con tan solo pensar en el voto de opinión, salen por los medios de manera feroz a amplificar una supuesta incapacidad juvenil, que no existe, y es hora de demostrar que esta generación de jóvenes lo puede todo, cambiar este sistema politiquero y corrupto.

Ojo pelado, hay que concentrarse, hay que disciplinarse e indisciplinarse a lo James, hay que estudiar, hay que mejorar, sobresalir, esta ciudad los necesita ahora, sus hermanitos, sus familias, sus vecinos, su barrio, el parche, necesitan de su apoyo de su grandeza, de sus coj..

"…Si estas palabras te pudieran dar fe, si esta armonía te ayudara a creer, yo sería tan feliz, tan feliz en el mundo, que moriría arrodillado a tus pies… pero si insisto yo sé muy bien, te conseguiré" (Cerca de la Revolución).

Nota: La universidad del Tolima definitivamente si está en crisis, se nota claramente cuando los directivos y profesores están más pendientes de la internacionalización que de la regionalización!

@alejzuluaga

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker