Pasar al contenido principal

Los hombres tomando decisiones de mujeres

Columnista ElOlfato.com

En las elecciones para el Congreso 2018-2022, 25 mujeres lograron un escaño del total de 108 curules posibles en el Senado, equivalente al 23,4%; mientras que en la Cámara de Representantes, de 172 posibles curules, sólo 31 mujeres lograron una curul, el mismo número que en 2014 y 11 más que en 2010. Una vez más, no se alcanzó con el nivel de representación femenina del 30 %, como objetivo para cerrar las brechas de desigualdad en el ámbito político

Sin embargo, con el fin de garantizar la participación equilibrada de hombres y mujeres en el ejercicio de su trabajo parlamentario, se propuso en el marco del proyecto de ley que establece la forma cómo los congresistas podrán sesionar de manera virtual, la inclusión de que, tanto padres como madres, escojan si desean tomar sus licencias (maternidad o paternidad) o continuar en actividad legislativa de forma remota. Lo anterior, partiendo del hecho que no hay una incompatibilidad entre la maternidad y el ejercicio legislativo, y que esta debe ser una opción para la mujer y no una imposición. Lo cual, a mi modo de ver es medida evolutiva, que tiene todo el sentido, porque es la mujer quien decide libremente si continúa ejerciendo su participación política mientras es madre. De igual forma, el trabajo remoto no restringe la posibilidad de una madre de dedicarle tiempo a sus hijos.  

Sin embargo, en la sesión de la Comisión Primera de la Cámara de Representantes del 18 de mayo no faltaron los micromachismos, y por supuesto las visiones cerradas que tienen muchos representantes sobre el rol de la mujer en la sociedad. Se dejó en evidencia, que tenemos un congreso con una concepción tradicional del modelo de familia y por otro lado, que, desafortunadamente los hombres siguen votando y decidiendo sobre temas de mujeres. 

Si algo positivo se podía sacar de la cuarentena, era la aprobación de ese artículo, que sin duda era un avance hacía la revitalización de la democracia, que permitía fortalecer los escenarios de decisión y política tanto a nivel nacional como a nivel territorial.

Ese suceso, nos deja varias reflexiones: la primera, es que necesitamos más mujeres con agenda de género participando activamente en las decisiones transcendentales del país, y para lograrlo, un paso importante hacia la participación política efectiva de la mujer, es la aprobación de la Ley de Paridad, lo cual supone que las listas sean cerradas y que haya alternancia en los nombres propuestos. Segundo, debemos transformar los roles del cuidado, entendiendo la maternidad y paternidad como una responsabilidad compartida, y por último, necesitamos como mujeres organizarnos para reclamar nuestros derechos, porque sin voluntad política no será posible acelerar la participación equitativa de las mujeres en la toma de decisiones, y continuaremos con una representación limitada en políticas y normas que afectan nuestro diario vivir. 

 

Diseño y desarrollo web por Micoworker
© 2020 All reserved rights.