Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Los hermanos Jaramillo y Emilio Martínez, otros perdedores en las elecciones regionales del 2019

Sus candidatos perdieron la Gobernación del Tolima y las alcaldías de Ibagué y El Espinal. Estados dos últimas administraciones habían sido -durante décadas- fortines burocráticos de Mauricio Jaramillo y Emilo Martínez, respectivamente.
Poder
Autor: Redacción Política
Autor:
Redacción Política

Las elecciones regionales de 2019 en el Tolima dejaron tres importantes perdedores en la escena política local: Guillermo Alfonso Jaramillo, alcalde saliente de Ibagué, y los excongresistas Mauricio Jaramillo y Emilio Martínez.

Sus candidatos perdieron la Gobernación del Tolima y las alcaldías de Ibagué y El Espinal. Estas dos últimas administraciones habían sido -durante décadas- fortines burocráticos de Mauricio Jaramillo y Emilo Martínez, respectivamente.

Pero el principal golpe en las urnas lo recibieron con la derrota de la candidata a la Gobernación del Tolima Rosmery Martínez, quien contaba con el apoyo de Guillermo Alfonso y Mauricio Jaramillo y, por su puesto, de su hermano Emilio, quien tiene muerte política por corrupción.

Rosmery obtuvo el segundo lugar, con 158.165 votos, mientras que el ‘barretismo’ retuvo la Gobernación del Tolima con Ricardo Orozco, quien consiguió el respaldo de 220.184 electores en el departamento. La diferencia entre uno y otro fue de 62.019 sufragios. (Ver: Ricardo Orozco fue elegido Gobernador del Tolima)

Ya en el plano local, los hermanos Jaramillo llegaron divididos y terminaron derrotados. Guillermo Alfonso, quien hace cuatro años consiguió 63.575 votos, esta vez perdió la Alcaldía de Ibagué con su candidato Alberto Girón, investigado por presuntos hechos de corrupción administrativa y electoral.

Girón obtuvo el tercer lugar con 27.800 votos, mientras que el alcalde electo Andrés Fabián Hurtado triunfó con 46.640. (Ver: Andrés Hurtado nuevo alcalde de Ibagué)

Por su parte, Mauricio Jaramillo, quien había controlado la ciudad de Ibagué desde hace 20 años con Jorge Tulio Rodríguez, Rubén Darío Rodríguez, Jesús María Botero, Luis H. Rodríguez y Guillermo Alfonso Jaramillo, perdió con el candidato de su partido.

El joven exconcejal liberal Camilo Delgado recibió el apoyo de 25.236 electores, una cifra importante teniendo en cuenta que fue una campaña decente, sin compra de votos y sin el respaldo incondicional de la cúpula liberal que controla precisamente Mauricio Jaramillo, quien lo apoyó solo al final de la campaña cuando repuntó en las encuestas.

Emilio dejó de ser el ‘rey’ de El Espinal

Un capítulo aparte tiene el alicaído exrepresentante Emilio Martínez, quien viene de derrota en derrota.

Perdió la Presidencia de la República con su jefe Germán Vargas Lleras, se quemó en el Senado de la República y en la Gobernación del Tolima con su hermana Rosmery y, ahora, se quedó sin la Alcaldía de El Espinal, la cual -dicen muchos espinalunos- habría sido su “caja menor” en los últimos años.

Juan Carlos Tamayo, del Centro Democrático, se quedó con la Alcaldía de El Espinal tras conseguir 12.704 votos.

Tamayo militó en Cambio Radical, fue concejal y diputado de ese partido, pero se apartó del grupo político de Emilio Martínez y ahora le arrebató el ‘fortín’ político a su antiguo jefe.

Jhoan Fernando Niño, el candidato de Emilio, obtuvo el segundo lugar con 11.405 sufragios.

Finalmente, hubo un cuarto perdedor, pero menos relevante que los tres anteriores. Se trata del exsenador Carlos García Orjuela, quien poco a poco desaparece de la política local y solo consigue titulares de prensa cuando insulta a sus contrincantes a través de las emisoras locales. 

García respaldaba a Rosmery Martínez a la Gobernación del Tolima y a Leonidas López a la Alcaldía de Ibagué.