Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Los 1.260 animales que ha recibido Cortolima durante este 2018

Medioambiente
Autor: ElOlfato
Autor:
ElOlfato

Una de las labores más importantes para la Corporación Autónoma Regional del Tolima, Cortolima, es el rescate y reubicación de los especímenes de fauna silvestre que han salido de sus territorios, generalmente por culpa de personas inescrupulosas que buscan traficar con ellos.

Cada año, las cifras de la Corporación muestran lo difícil que es preservar la vida o los territorios de algunas especies, principalmente de aquellas que se encuentran en vía de extinción.

Un ejemplo claro de esto es que, hasta septiembre de este año, ya habían recibido más de 1.260 especímenes de fauna silvestre. En su mayoría rescatadas (729 animales) y, el resto, procedentes de entregas voluntarias e incautaciones (531 animales).

Según explican, las aves son los animales que más reciben por tráfico, principalmente el loro frentiamarillo, el loro real y el perico barbiamarillo. (Ver: Cortolima liberó 17 animales en zona de reserva boscosa del norte del Tolima)

Seguidas por las zarigüeyas, las garzas negras, las boas y las tortugas morrocoy, animales que llegan directamente al Centro de atención y valoración (CAV) de Cortolima.

“Este centro se desarrolló con el objeto de garantizar un manejo adecuado de los especímenes de fauna silvestre que llegan a las autoridades ambientales procedentes del tráfico ilegal de fauna silvestre. Sin embargo, también se atienden y manejan los especímenes de fauna silvestre que llegan producto del rescate”, explicó la autoridad ambiental.

En este espacio, ubicado en la vía Ibagué – Bogotá, se reciben provisionalmente especies silvestres de fauna y flora que han sido objeto de aprehensión, decomiso o restitución. Pasan por varias fases, como valoración, tratamiento y determinación de la opción para su disposición final que puede ser la reubicación o liberación.

“Las valoraciones biológicas y clínicas llevadas a cabo durante la estancia de los individuos en el CAV permiten determinar el estado conductual y el estado físico general de la fauna previa a su liberación y/o reubicación, se determina por parte del Médico Veterinario y Zootecnista y la Biólogo”, indican los expertos de este centro. (Ver: Cortolima rescató a un mono que fue agredido en la vereda Aparco de Ibagué)

Las reubicaciones suelen llevarse a cabo en diferentes zoológicos o fundaciones con las respetivas autorizaciones ambientales, como en el Parque Temático Hacienda Nápoles (Doradal - Antioquia), Aviario Nacional de Colombia (Barú - Cartagena), Bioparque la Reserva (Cota -Cundinamarca) y Guatika parque Zoológico (Tibabosa - Boyacá).

Por su parte, las liberaciones se han realizado en la Hacienda el Cardonal (Armero – Guayabal), Hacienda el Palmar (Honda), Hacienda el Palmar (Juntas ), Hacienda Altamira (Payandé -San Luis), la Escuela Internacional del Uso de la Fuerza Policial Para la Paz (San Luis) y en la Hidroeléctrica Darío Echandía (Prado).

¿Cuándo se debe hacer reubicación?

La reubicación es una buena opción cuando los animales exhiben señales de amansamiento, tienen algún tipo de anomalía en la movilidad o no presentan características comportamentales propias de su especie en vida silvestre, en lo que respecta a la forma de adquisición de alimento, vuelo y distancia al hombre, comportamientos que es necesario reforzar aplicando los estímulos comportamentales respectivos. (Ver: Cortolima rehabilitó y liberó dos aves y un mamífero en bioparque de Cundinamarca)

¿Cuándo se debe hacer la liberación?

Se aplica, siempre y cuando sea posible determinar que los especímenes y el ecosistema en el cual serán liberados, no sufran un daño o impacto mayor que el beneficio que pueda presentar su liberación.