Pasar al contenido principal

Lo que no se sabía de la salida de Silverio Gómez

Investigación
Autor:
Autor:

Silverio Gómez salió de la Cámara de Comercio de Ibagué aplicando su estilo: las malas maneras. El expresidente ejecutivo fue despedido por la junta de la entidad el mediodía del pasado 4 de diciembre, cuando se encontraba en un evento de Planeación Nacional en el Hotel Casa Morales, en el barrio La Pola.

Apenas se enteró que no era más el representante de la Cámara de Comercio de Ibagué decidió no volver a su oficina a entregar el cargo ni pasó a despedirse y a agradecerles a los empleados y colaboradores que estuvieron bajo su dirección durante casi 14 meses. Tampoco recogió sus objetos personales. Para él, Ibagué ya “era una anécdota”, le dijo a dos personas consultadas por ELOLFATO.COM.

Pero más allá de sus modales, se fue sin informar qué procesos estaban en trámite y con un cúmulo de documentos que dejó sobre el escritorio de la presidencia ejecutiva de la Cámara de Comercio de Ibagué.

Este hecho generó preocupación para el presidente ejecutivo (e) Edilberto Garzón, quien decidió dejar las cosas que encontró sobre el escritorio tal y como las dejó Gómez. Espera que se haga un levantamiento oficial en el que quede consignado, en actas, qué información hay en estos documentos.

El reconocido periodista económico finalmente se comunicó con la presidencia de la Cámara de Comercio de Ibagué para que le recogieran sus pertenencias y se las bajaran en una caja al parqueadero de la entidad. Eso ocurrió el pasado 11 de diciembre, aunque no fue posible establecer si vino el mismo Silverio Gómez o envió a alguien por sus cosas.

SIC aclaró sospechas sobre irregularidades en Ibagué

Otro episodio que no se sabía después de la desvinculación de Silverio Gómez, es que los malos entendidos y aparentes irregularidades que se detectaron antes de la elección de la nueva junta directiva de la Cámara de Comercio de Ibagué por parte de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) quedaron aclarados.

Todo indica que mientras estuvo Gómez hubo una especie de ‘teléfono roto’ entre la Superintendencia y la Cámara de Comercio, que terminó generando el aplazamiento de las elecciones.

Fuentes de las SIC revelaron que varios correos electrónicos enviados por funcionarios de la Cámara de Comercio de Ibagué a su antiguo jefe fueron ‘la salvación’ para la entidad porque se demostró que las cosas se estaban haciendo correctamente y no había nada irregular en el proceso.

Esos correos electrónicos permitieron que la Superintendencia conociera la verdad completa de lo que pasaba internamente en la Cámara de Comercio de Ibagué y eso evitó la investigación que se veía inminente.

Fue así como terminó la novela del periodista económico Silverio Gómez en la Cámara de Comercio de Ibagué, quien dejó, eso sí, unos buenos resultados de gestión y cifras récord en utilidades para la entidad. Claro, este positivo balance lo logró gracias al trabajo de funcionarios y directivos que acompañaron su gestión durante 14 meses.

 
 
© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker