Pasar al contenido principal

Lina Moreno: la niña de 12 años que se convirtió en embajadora de la Biodiversidad del Tolima

La joven cursa séptimo grado y se graduó de un diplomado en Ambiente y Territorio de la Universidad del Tolima. Conozca aquí su historia.
Medioambiente
Autor: Ruddy Díaz
Autor:
Ruddy Díaz
Foto: EL OLFATO

Lina Marcela Moreno Marín es una joven villavicense que potencializó en el Tolima su pasión por la entomología; gusto que la ha hecho acreedora del reconocimiento como ‘Niña Embajadora de la Biodiversidad’ del departamento.

Con tan solo 12 años de edad, la estudiante de séptimo grado es una gran conocedora de los insectos. Su agrado surgió a raíz de la alergia que le causaba la picadura de estos invertebrados en su cuerpo.

“Todo comenzó cuando ella era muy pequeña, era alérgica a los insectos y ocurrió algo que fue que entre uno más le dijera que no los cogiera, a ella más le gustaba”, explicó su madre y fiel compañía en el proceso, Marcela Marín.

A pesar de las laceraciones que los insectos causaban en su piel, Lina veía en esos animales tan pequeños y raros, un poder. “No son cualquier cosa, son importantes”, comentó Lina.

Así que decidió empezar a investigar sobre esos seres diminutos que llamaban tanto su atención. Comenzó a leer libros de Biología y entomología, ya que en la ciudad donde estaba, Bogotá, no contaba con la riqueza natural para admirarlos de frente.

Escudriñando en las páginas de sus libros, Lina descubrió que de los insectos la que más llamaba su atención eran las mariposas.

“La forma en que ellas tienen esos colores, uno ver que son unos gusanos que a muchas personas no les gustan y pasar a ser algo tan bonito”, contó.

Además, le parece interesante el método que utilizan para atacar y camuflarse, creando escamas. Sus favoritas son las mariposas morfo y la 88 por la versatilidad en sus colores.

Los insectos no solo son su centro de estudio, también son sus únicos amigos. A Lina la apodan como ‘bichos’ o ‘bichologa’. “Ellos pensaban que con decirme esa palabra me iban a humillar, pero en verdad a mí me gustó, porque ellos son muy importantes”, contó.

Al comienzo sus compañeros de colegio la llamaban cada vez que un insecto se interponía en sus juegos y al llegar la niña, lo mataban para burlarse de ella.

“En la Feria de la Ciencia yo expuse los insectos y ellos se dieron cuenta que en verdad sabía y entonces ahora respetan a los animales”, mencionó.

Lina finalizó un diplomado en Ambiente y Territorio de la Universidad del Tolima, estudio que le ha permitido trabajar en el Mariposario del departamento dando charlas a niños sobre los lepidópteros.

Una profesora suya se dio cuenta de su talento y le envió toda la información para que participara en el concurso de Sabios del Fondo Mundial para la Naturaleza WWF.

En dicho certamen la joven ocupó el segundo puesto, y fue así como recibió el título de embajadora de la Biodiversidad en el Tolima.

Olga Lucía Alfonso Laninni, directora de la Corporación Autónoma Regional del Tolima, Cortolima, manifestó que: “Quisimos darle un reconocimiento como una forma de incentivar a los niños y a los jóvenes para que se vinculen en los aspectos relacionados con la gestión ambiental, la fauna y la flora”.

Además, mencionó que desean apoyarla en sus procesos. “Sé que ha hecho varios estudios relacionados con su investigación y su conocimiento sobre estos temas. La idea es apoyarla y realizar proyectos que involucren a estos niños”.

Alfonso Laninni comentó que está convencida que “parte de las problemáticas ambientales que tenemos en la jurisdicción, resultan por la falta de conocimiento, conciencia y educación ambiental. Aportar en esto es fundamental, y que una niña con tan corta edad esté preocupada, es un ejemplo para muchos jóvenes y adultos.”

Un sueño cumplido: visitar el CAV

Lina, al ser reconocida como Niña Embajadora de la Biodiversidad en el Tolima pudo visitar las instalaciones del Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre de Cortolima.

En su estadía, la niña comentó que era un sueño cumplido estar en ese lugar y ver las diferentes especies de animales que se conservan en el sitio. “No lloró porque le da pena”, manifestó su mamá. 

Su visita, según Olga Lucía Alfonso, era para que “ella conociera las instalaciones donde se encuentran todos los animales que han sido rescatados en un proceso de recuperación físico. También, para que ella conociera lo que la Corporación hace en manera de lo que a ella también le interesa”.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker