Pasar al contenido principal

Las señales del cambio

Columnista ElOlfato.com

Si luego de un diálogo abierto -convocando a quienes ejercen acciones de liderazgo-, se logran armonizar los intereses sobre qué hacer por el Tolima y hacia dónde ir, se abriría un nuevo espacio para establecer acuerdos fundamentales que permitirían trazar otros rumbos.

Hay señales claras que confirman que la voluntad y la decisión de conversar entre dirigentes públicos y privados, entre parlamentarios, gobierno y sociedad civil, entre academia, empresa y sectores productivos, entre personas con conocimiento técnico y los que son hacedores, los que hacen realidad parques empresariales como Andrés sin estudios de factibilidad, y entre unos y otros, hace posible pensar realmente en escenarios de cambio.

El Tolima en el triángulo de oro, con las potencialidades que tiene, con la riqueza que tiene, con la oportunidad que tiene; pregunto, por qué no habla, por qué no contesta al teléfono, por qué no se sienta en la misma mesa a conversar, a pensar, a definir qué hacer. Es el futuro el que está de por medio, es el momento histórico de ser gobernador o alcalde. Ya no habrá otro momento. 

En estos primeros cien días como presidente de los gremios económicos he visto, he sentido que tenemos como región un potencial inmenso, casi infinito; hay señales, buenas, promisorias, pero estas no se materializan en un plan de trabajo concertado, conjunto; como si quienes responden por el futuro quisieran persistir en ir hacia otro lado; como si hubiera varias agendas. Oscar, leo su pensamiento, lo interpreto y quisiera convencerme que lo podemos hacer juntos, que podemos ir en pos de esa tierra que hemos soñado, rica, desarrollada, pródiga en oportunidades para todos. Ricardo, Andrés, quiero invitarlos a que conversemos, en medio de las diferencias, siendo respetuosos del camino que ustedes representan, del liderazgo que ustedes han construido, pensando en un Tolima, en una sociedad y en un pueblo que espera de nosotros lo mejor. No queremos ser el palo en su rueda, queremos ser sus aliados, los obreros de la misma construcción

Queremos aportar como gremios, como academia, como empresarios, como campesinos, como líderes, como centro de pensamiento, arena de conocimiento, piedra y gravilla para los nuevos cimientos y cemento y formaleta y mezcla y agua y sol que nos afirme en lo que queremos ser. 

Marquemos el camino y vayamos, no como un hombre si no como un pueblo que quiere construir otro futuro. Conscientes que solo somos peregrinos, aves de paso, que nuestro tiempo mañana termina y que si somos capaces de sentar unas bases fuertes, profundas, otros continuarán la obra comenzada.  Hagámoslo, juntos, todos, colectivamente, desde el inhóspito rincón de Planadas en el sur, pasando por el fresco bosque de Galilea en Villarrica y por el páramo de Chili en Santa Elena, hasta el encantador Herveo con su roca de mil ochocientos millones de años y con el paso tranquilo por la calle  de las trampas en Honda. Este es el momento.

 

© 2020 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker