Pasar al contenido principal

Las mujeres podemos y debemos pensar en erotismo

A menudo llegan a mi consulta mujeres temerosas o con sentimientos de culpa por querer tomar iniciativas en las artes amatorias, es decir: el sexo. Y es que en esta cultura machista aún no está bien visto que una mujer lleve la rienda sexual... existen prejuicios, ansiedad ante el qué dirán, los señalamientos de otras mujeres, hombres, el de sus parejas e incluso el de ellas mismas. 

Pienso que lo más importante no es el señalamiento, ni la aprobación o desaprobación de los demás, sino lo que estamos dispuestas a expresar, sugerir, decir, sentir. Casi a todas nos gusta el poder y sentirnos empoderadas sexualmente; es un gran paso para romper esquemas, estereotipos, prejuicios y tabúes. 

En estos tiempos de evolución sexual ya casi todo está dicho, pero poco leído, apropiado y menos bien practicado. De sexualidad y erotismo hablamos, de sexo y erotismo escuchamos, pero ¿cómo es en realidad llevar a la práctica sexual el erotismo? ¿Cómo tener una mentalidad o imaginación erótica?
 
Partamos de alguno de los conceptos de erotismo, el de Aníbal Angulo: El erotismo es la sexualidad llevada a un nivel sublime por medio de la imaginación e inteligencia.

Siendo así, para ser erótica hay que creerse erótica, querer explorar, crear, salir de lo soso y rutinario y esto se logra a partir del autoconocimiento como mujeres, saber que nos gusta y que no, y cómo está la autoestima que nos acompaña. Delgadas, gorditas, altas, bajitas, rubias, morenas o de cualquier otra condición somos capaces de darle al cuerpo los prestigios de la mente como dice George Perrós. 

Ezequiel López, sexólogo, dice que "el erotismo es infinito", en el erotismo no hay límites. El  erotismo y la sexualidad son personales e intransferibles. Cada persona, dependiendo del grado que tenga de conocimiento de sí misma y de su pareja, puede emprender este maravilloso viaje en búsqueda del placer y de nuevas aventuras.

Tenemos derecho a sentirnos atractivas, a tomar la iniciativa en lo sexual, a demostrarlo y seducirnos a nosotras, a nuestras parejas o a quién nos plazca. Existen varias formas de erotismo que se pueden adaptar o explorar, pero, confía en tu imaginación y ponle tu toque creativo. Para avanzar en el tema aquí propongo una corta guía: 

-Exalta tus encantos: tu expresión oral, tu sonrisa, tu forma de bailar, tu inteligencia.

-Utiliza la seducción: eros responde a las sugerencias o insinuaciones.

-Muestra tus atributos de manera natural y elegante: mostrar de una manera coqueta no es exhibicionismo puro y barato, es seducción.

-Utiliza tus seis sentidos: el erotismo hace que el acople sexual sea más que un gusto estético cuando utilizamos todos los sentidos: el olfato (esencias, perfumes, aromas), el gusto (lo dulce, lo salado, los besos y todas sus formas y sabores), el tacto (el tipo de piel, los roces, las caricias), el oído (las palabras, los sonidos, las melodías, las canciones, la música), la vista (las miradas, la ropa, las posturas, los movimientos) y tu intuición ese sentido especial para saber que te gusta y que le gustaría a tu pareja. 

-Fabrica fantasías: imagina una danza erótica, un baile: tango, vals, rock, visualiza una playa, una escena de una película y hazla realidad. Pregúntale a tu pareja cuál es su fantasía preferida, háblenla, lleguen a acuerdos y disfrútenla.

-Crea juegos de seducción: cambia el chip y el guión; evalúa tus posiciones, horarios, protocolos y rutinas sexuales para ver en cuál de los momentos debes reforzar o fortalecer. Un juego de seducción comienza con mensajes eróticos y picantes al celular, una imagen sugerente, una invitación o una cita a un lugar especial. 

Como dice Walter Riso: “Sé sexualmente atrevida y pícara”. Todas tenemos una personalidad seductora esperando un buen momento para debutar, así que decídete, desbórdate, explora tu potencial y espanta los prejuicios; el buen sexo inicia en el cerebro. 

Las mujeres tenemos un conjunto de atributos y cualidades, no necesariamente físicas pero  que podrían enloquecer de placer a cualquiera si nos lo proponemos. Para ser eróticas debemos tener  actitud y si lo sentimos lo seremos.
 

"Las mujeres obtendrán la igualdad en el terreno sexual cuando dejen de sentirse culpables".  Albert Ellis.

Me presento ante ustedes

Soy Norma Bejarano, psicóloga y sexóloga. Durante muchos años he sido una mujer en búsqueda del placer en todos los sentidos, entendí y entiendo que una sexualidad bien manejada te permite ser libre, tomar adecuadas decisiones, motivarte, descubrirte y prepararte para interactuar con el  medio.

En este trasegar sexual, a parte de buenas y malas experiencias, he encontrado con lecturas sosas, aburridas, rutinarias, largas, muy académicas de difícil entendimiento cuando de despejar dudas se trata o me he encontrado lecturas demasiado morbosas, fuertes y pornográficas que desvirtúan la realidad sexual. Pero es importante la educación sexual, de hacerlo entendible.

A partir de hoy  podrás encontrar artículos con mensajes claros, educativos y formativos hablando de sexo y erotismo sin tapujos, porque el sexo no es pecado, tampoco es una obligación. Es una decisión.

Deseo interactuar con los lectores, así que, mujeres, hombres y personas de diversas orientaciones pueden debatir conmigo despejando dudas e inquietudes y aportando temas para mis letras. La sexualidad es ilimitada si se vive correctamente. 

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker