Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Las mujeres detrás de la pirámide ‘estrato seis’ de Ibagué

EL OLFATO se infiltró dos meses en esta captadora ilegal de dinero. Conozca cómo funciona, dónde se reúnen y cuáles son los atractivos mensajes que utilizan para atraer a más mujeres a esta pirámide.
Investigación
Autor: Unidad Investigativa
Autor:
Unidad Investigativa
Exclusivo
Foto: EL OLFATO

“¡Dios mío! Yo pensar en tener toda esta plata en mis manos... Cuantos chances había comprado… Yo no hacía sino botar plata en ‘Balotos’, billetes de lotería y no le había pegado a ningún número. Y yo como tener eso así, como tan rápido, casi que de la noche a la mañana”.

De esta forma, Martha Lucía Ortiz Agudelo, integrante de una distinguida familia ibaguereña, motiva a centenares de mujeres para que se unan a la pirámide Telar de los Sueños, una captadora ilegal de dinero que opera bajo la apariencia de una red de amigas ‘espirituales’ que se ayudan mutuamente.

Durante dos meses, EL OLFATO se infiltró en esta organización clandestina que llegó a la ciudad en febrero de este año, de la mano de las hermanas Martha Lucía y Silvia Ortiz, y la empresaria Carolina Barrios. Las tres son mujeres muy reconocidas en la sociedad ibaguereña, razón por la cual su masificación fue acelerada.

Silvia Ortiz fue primera dama de Ibagué (2008 – 2012), candidata a la Cámara de Representantes por el Centro Democrático y actualmente se desempeña como asesora en la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), en Bogotá.

Entre tanto, Carolina Barrios es una reconocida organizadora de espectáculos musicales y protagonizó recientemente el escándalo de la fallida presentación del cantante Carlos Vives en Ibagué. La Alcaldía echó para atrás la negociación debido a las irregularidades que detectaron en el proceso de contratación.

“Como ellas son tan reconocidas y tienen tantas amigas, pues todo el mundo les copió con el tema de las ‘mandalas’. Ese es el término que usan para enredar mujeres. Supuestamente, esa palabra es de origen hindú y significa círculo. Uno entra con $4.500.000 y en un mes le dan un ‘regalo’ de $36.000.000, pero parte de ese ‘regalo’ va para ‘hermana guardiana’, que son las líderes los grupos. A uno le vienen quedando $31.500.000”, contó una fuente de la organización.

La menos visible públicamente es Martha Lucía Ortiz, quien hace una década fue Señora Tolima. No obstante, en la élite local sí goza de reconocimiento.

En las charlas de ‘evangelización’ que ofrece para promover la pirámide Telar de los Sueños, Martha Lucía dice que sus amigas están sorprendidas porque ella, siendo la menos productiva, terminó liderando un negocio tan atractivo que ofrece rendimientos hasta del 650 %

“La más ‘lochuda’ de todas. La que no le gusta ser empleada, porque no le gusta tener jefes, yo hago otras cosas para mi beneficio, pero a mí no me gusta ser empleada. No es la más ejecutiva, no es la más trabajadora, no es la súper empresaria; estudio coaching espiritual cuántico y angelical, hago yoga. Cuando no tengo nada qué hacer me levanto a las 10:00 de la mañana, nada me afana, y mis amigas viendo: la más ‘lochuda’ del grupo, yo tengo un costurero, que la mayoría son del sector financiero, todas son gerentes de bancos, solo hay una que es abogada, otra que es Yovana Donado, que es empresaria y yo, la de los tintos, yo, que la paso muy bien en la vida”, comenta orgullosa en una de las charlas en las que se infiltró un equipo de EL OLFATO.

Precisamente, en varias de esas reuniones clandestinas, que se hacen en apartamentos y casas en el norte de la ciudad, Martha Lucía narra detalladamente cómo funciona el Telar de los Sueños, niega que sea una pirámide, descalifica al Gobierno Nacional y al sistema financiero, y compromete - con nombre propio - a su hermana Silvia, a Carolina Barrios y al resto de mujeres que lideran esta captadora.

“Yo había traído a mi hermana Silvia, que estaba acá, y mi hermana Silvia trajo a Johana Castaño, y trajo a Nana Lozano, y ellas trajeron, dos, dos, dos. (…) Entonces yo abrí mi propio chat, me acompañé de las personas que había entrado: Yovana y Silvia; con las personitas que ya estaban, que eran Nana Lozano, Johana Castaño, aquí Carolina Barrios y aquí Janeth Téllez, que eran las personitas que ellas habían invitado, con las tres ‘hermanas guardianas’ de por acá. Ellas trajeron, cada una, dos personitas. Nana trajo a Johana Celeste y a Yuliana (…) Caro Barrios trajo a la mamá: Dilfa Varón y Johana Arenas. Si ven que estoy contando… la mamá, la hermana, la amiga… Estamos entre familia”, explica Martha, quien utiliza un cuaderno y un lápiz para dibujar la estructura de las ‘mandalas’.

Insiste en que no es una pirámide, sino un ‘movimiento de amor’

Cada charla dura aproximadamente tres horas. Se reúnen en apartamentos y casas, ubicadas en El Vergel, en el sector de El Poblado, en la calle 37 con carrera Quinta y en Los Parrales, entre otros sectores.

La ‘evangelizadora’ más activa es Martha Lucía, quien acude a varias reuniones entre semana, después de las 7:00 de la noche. Allí, asisten gerentes de empresas, ejecutivas de entidades bancarias, comerciantes, directivas de entidades de salud, odontólogas y funcionarias de instituciones educativas.

“Básicamente el Telar de los Sueños es un movimiento energético que nos enseña a nosotras a entender que todas somos iguales, que todas somos capaces. Nos enseñan a ser solidarias entre nosotras. A trabajar en equipo”, anota.

Dice que el Telar de los Sueños es la idea de una ciudadana canadiense que vivió en África y que su movimiento se extendió rápidamente en Argentina, México y Colombia. Sin embargo, nunca menciona el nombre de la supuesta creadora.

“Esto es para personas que tengan cierta espiritualidad, que estén despiertas mentalmente y, sobre todo, espiritualmente porque este movimiento, aunque nosotras entramos buscando un apoyo económico, es un movimiento netamente de amor. Y eso ustedes lo van a entender cuando estén en el Telar de los Sueños”, sostiene.

Insiste en que no es una pirámide ni una captadora de dinero y hace referencia a las alertas que ha emitido la Superintendencia Financiera, entidad que supuestamente concluyó sus investigaciones sin detectar alguna irregularidad. Esa es otra de las mentiras que transmite siempre.

¿Qué encontró? (la Superintendencia) Unos grupos de amigas que se dan unos regalos. ¿Es ilícito tener un grupo de amigas que nos damos regalos? Ni dar un regalo es ilícito, ni tengo que rendirle cuentas a nadie por los regalos que yo quiera dar. Ni es ilícito tener grupos de amigas y apoyarnos entre nosotras. Todas las mujeres tenemos grupos de amigas. Es más: tengo varios grupos de amigas. Tengo unas amigas que son las del costurero, yo tengo otro grupo de amigas con las que entreno crossfit, yo tengo otro grupo de amigas que fue con las que crecí, mis amigas de antaño”, cuenta.

Es más, para tranquilizar a las ingenuas ‘mandalas’, afirma que la Policía Nacional no las puede capturar por entregarse ‘regalos’ o dinero en efectivo en sobres.

“¿Qué van a hacer? ¿Coger presas a todas las mujeres de Colombia? Se enloquece la Policía. No hay nada ilícito, tengan la plena tranquilidad que están entrando en un movimiento que no tiene nada ilícito, para que no sientan miedo”, les aclara.

Asimismo, critica a la Dian porque, según ella, se queda con el 60 % de las ganancias de los empresarios y los bancos cobran hasta tres veces el dinero que prestan. Por eso, recomienda mantenerse en esa supuesta “economía solidaria” donde fluye el dinero en efectivo.

“Para ellos (el Gobierno y los bancos) no es conveniente que las mujeres encuentren en sus amigas un apoyo y que, en lugar de ir al banco a hacer un crédito y pagarlo tres veces, se está apoyando con sus amigas para cumplir ese sueño”, señala.

No obstante, luego se contradice, y manifiesta que cuando recibió su primer ‘regalo’, el 21 de marzo, fue a un banco para depositar ese dinero en un CDT.

“El día que yo recibí mi primer regalo, yo fui a abrir un CDT, muy contenta, y cuando fui a averiguar por el CDT, por $30.000.000, a tres meses me ganaba $270.000. $270.000 porque que me tengan mis $30.000.000 durante tres meses, eso es una grosería, en serio”, dice.

Pero su ‘testimonio’ lo utiliza para decirles a las asistentes que inviertan esos $4.500.000 en el Telar de los Sueños, porque ninguna parte podrán tener un rendimiento similar. Muchas de esas mujeres acuden a préstamos personales para ganarse algo más de $26.000.000 en cuatro semanas.

Silvia Ortiz admite que participó en esta captadora, pero que se retiró en marzo de este año, cuando fue contratada por la Agencia Nacional de Hidrocarburos.

Sin embargo, sostiene que ella no ha invitado a nadie a participar en esta pirámide pero, extrañamente, sabe cuántas mujeres hacen parte de esta organización.

“Nadie puede decir que yo he escrito en esos chats, yo me retiré de todo. Yo no sé (…) En Ibagué hay más de 300 mujeres en eso”, revela.

Esta redacción buscó también a Martha Ortiz y a Carolina Barrios, pero ninguna de las dos accedió a una entrevista. 

Superfinanciera intervino la misma pirámide en Villa de Leyva

Desde febrero de este año, la Superintendencia Financiera ha emitido alertas sobre la existencia de esta nueva pirámide que se ha expandido rápidamente por el país, un fenómeno que no se veía desde la época de la captadora ilegal de David Murcia Guzmán.

Este fin de semana, este ente de control ordenó la intervención de unas oficinas que tenía la pirámide Telar de los Sueños en Villa de Leyva, Boyacá, y pidió a la Fiscalía General de la Nación investigar a las personas responsables de estos hechos.

Según el Código Penal, los responsables de “desarrollar, promover, patrocinar, inducir, financiar, colaborar o realice cualquier otro acto para captar dinero del público, en forma masiva y habitual, sin contar con la previa autorización de la autoridad competente, incurrirá en prisión de 10 a 20 años, y una multa de hasta 50.000 salarios mínimos legales mensuales vigentes”.