Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Greis Cifuentes

Columnista ElOlfato.com
greiscifuentes

Las metas de la Secretaría de la Mujer

La Secretaría de la Mujer del Tolima empezó a funcionar desde este año, y su titular es Delcy Esperanza Isaza, quien el cuatrienio anterior era alcaldesa de Rioblanco. Personalmente, celebro la creación de esta cartera y tengo altas expectativas sobre su desempeño, teniendo en cuenta del respaldo que constituye para las mujeres que día a día luchan por reivindicar sus derechos. 

Es por esta razón que estuve estudiando el programa dedicado a las mujeres en el proyecto de Ordenanza del Plan de Desarrollo Territorial 2020-2023, ubicado en el Pilar de la Equidad del documento. Es evidente que, aunque la gran apuesta por las mujeres Tolimenses se centra en la cualificación de su participación política, la generación de ingresos y educación para cerrarle la puerta a la pobreza y hacer del Tolima una tierra libre de todas las formas de violencias contra las mujeres, algunas de las metas que se establecen para lograr ese objetivo, se quedan cortas en su alcance, al respecto tengo algunas consideraciones: 

  1. Está muy bien que las mujeres puedan estar en procesos de emprendimiento, productividad, formación para el trabajo, pero, más importante es que puedan acceder a una línea de créditos y capital semilla para poder hacerlos realidad. Además, falta incluir la formación en tecnologías de la información y comunicación. Por eso, la meta debería ser un número determinado de emprendimientos de mujeres creados en el cuatrienio, eso es un verdadero logro. No basta con realizar una formación, se debe acompañar su emprendimiento, porque el objetivo final es la autonomía económica de las mujeres
  2. Del mismo modo, la dependencia monetaria está sujeta a la falta de educación de cientos de mujeres, y el indicador en ese sentido se queda reducido: tan solo “500 mujeres en procesos de alfabetización”…  deja muchos interrogantes, teniendo en cuenta que la tasa de analfabetismo en el Tolima supera el 8%. 
  3. De igual forma, la meta “Acompañar y asistir técnicamente semilleros de empoderamiento de niñas y mujeres jóvenes para la participación política y social” con una apuesta de tan solo 20 semilleros, la sustituiría por Implementar en el 100% de los colegios públicos la campaña pedagógica para la promoción de la igualdad de género, esto permitirá reducir la aceptación cultural e institucional del machismo y que los niños, niñas, jóvenes y adolescentes comprendan las relaciones de poder y desigualdad que por razones de género existen entre mujeres y hombres y que se reproducen a través de imaginarios, creencias, roles y estereotipos que afianzan las brechas de desigualdad e impiden el goce efectivo de los derechos de las mujeres a lo largo de su vida. A su vez, incluiría Capacitar por medio de un diplomado en perspectiva de género en la escuela a 100% de las maestras y maestros de educación inicial, básica y media
  4. Más que la organización de “un evento anual de promoción y comercialización de productos elaborados por mujeres”, propondría Garantizar la participación de al menos 200 mujeres en ferias de emprendimiento a nivel nacional o internacional y en procesos que fortalezcan sus capacidades empresariales
  5. Me parece maravillosa la gran apuesta para la formación política de 2.000 mujeres, y los 10.000 cupos para educación superior. Así como “5.100 mujeres beneficiadas en educación técnica, superior y de posgrado en el Tolima”.  Sin duda, los resultados de ese trabajo se verán en el número de mujeres electas en las próximas elecciones 
  6. En la meta “Promover el acceso y participación igualitaria de las mujeres en el mercado laboral de manera interinstitucional”, el indicador es una estrategia realizada, lo cual no supone un cambio efectivo de la realidad. Propongo, Aumentar el número de mujeres en el mercado laboral formal.
  7. Considero supremamente valiosa la meta “Apoyo para el diseño e implementación de la primera fase de un sistema de información estadística y SIG. – Mujer”. Sin embargo, el indicador es 4, y no me queda claro a que hace referencia, ¿4 qué? Lo pondría mucho más claro Creación del Observatorio de la mujer en el Tolima, la producción de información estadística es imprescindible para la toma de decisiones de forma justificada y acertada. 
  8. Dentro de las metas, faltaría incluir Diseñar un esquema de subsidios para garantizar un ingreso mínimo para los hogares con jefatura femenina, este fin iría de la mano con la meta propuesta de 1.000 “Madres gestantes, lactantes o con hijos, con discapacidad, madres cabeza de familia o cuidadoras en condición de vulnerabilidad con apoyo nutricional”.

Y, por último, aunque la meta de “Disminuir el embarazo en mujeres menores de 18 años” es una meta asignada a la Secretaría de Salud, y no una competencia directa de la Secretaría de la Mujer, considero que para el 2024 pasar de 11.6% a 11% no es un cambio sustancial. Para el 2024 se debe Reducir en un 20% el número de nacimientos en mujeres menores de 18 años, avanzando hacia la cero tolerancia con el embarazo en menores de 14 años. 

Es importante realizar un trabajo amplio de prevención, porque el embarazo en la adolescencia, además de ser un problema de salud pública, tiene una interrelación con i) la falta de oportunidades para construir un proyecto de vida, ii) tener una educación oportuna, y con iii) la reproducción intergeneracional de la pobreza. 

Adicionalmente, las diversas situaciones de violencia de género que se expresan y evidencian en el momento de un embarazo en adolescentes, son el resultado de procesos de violencia estructural contra la mujer, puesto que el embarazo en sí mismo refleja una problemática multidimensional de exclusión, desigualdad y vulnerabilidad que enfrentan las adolescentes (Fondo de Población de las Naciones Unidas, 2017). Aclaro, que la labor de prevenir, atender y disminuir las tasas de embarazo adolescente e infantil, también es de la Secretaría de la Mujer y debe estar incluida en su Política Pública.

Por otro lado, la Secretaría de la Mujer aún no propone en una meta el índice al cual disminuirá la violencia basada en género en el departamento del Tolima. Falta también analizar la proyección financiera de los costos de la implementación de esas metas, para revisar su viabilidad en términos presupuestales.