Pasar al contenido principal

¿Las mafias viudas del poder tras Jaramillo?

No nos equivocamos en nuestra columna del pasado 05 de enero (Los conflictos de Ibagué en el 2016), publicada en este mismo medio, cuando advertíamos y denunciábamos que en la medida que avance la administración de Guillermo Alfonso Jaramillo, los círculos oscuros que han detentado el poder en la capital del Tolima, comenzarían la pelea  para regresar a la ciudad a la putrefacta cloaca en que la habían convertido.

Y, la emboscada la iniciaron pronto, sin haber concluido el primer mes de gobierno. La batería de gacetilleros y abogados comprometidos directa o indirectamente con las administraciones de los Trillizos, emprendieron su santa misión: desprestigiar la administración municipal, utilizando para ello desde burdos montajes de prensa, como en el caso de la falsa grabación de la secretaria de Tránsito Municipal, Maribel López, pidiendo incrementar retenes para elevar el número de multas a conductores y haciendo exigencias indebidas a la policía.

Se agrega a ello, el del gerente del Ibal, Alberto Girón, que partiendo de hechos  supuestamente ciertos, manejados con obvios criterios y fines políticos por el ex contralor departamental Efraín Hincapié,  sin mayor transcendencia jurídica,  los quieren magnificar como si se tratara del caso criminal más horrendo que haya ocurrido, por una presunta inhabilidad de un funcionario público, donde hábil y atrabiliariamente se le quieren indilgar responsabilidades disciplinarias al alcalde Jaramillo.

Sospechosamente, a estas arremetidas se suma un chat oficial masivo de la oficina de prensa de la gobernación del Tolima, donde un dirigente comunal acusa al ingeniaron Girón de presunto incumplimiento de un contrato de la quebrada El Sillón, cuando fue contratista del Ibal en 2012 (¿Se cocina campaña de desprestigio  en contra  del gobierno de Jaramillo?)

Todos estos hechos nos indican que no son aislados y, que, por el contrario, obedecen a una campaña planificada, coordinada y dirigida de mala fe, contra el Jefe de la administración local. No somos tan inocentes para caer en la trampa ni pensar que se trata de críticas sanas, constructivas encaminadas al mejoramiento de los actos de gobierno; esto nos señala que ha comenzado el minado del camino para su derrocamiento, el que debe concluir con una revocatoria de su mandato antes de dos años.

Precisábamos en uno de los párrafos del escrito citado al comienzo que: “La corrupción que ha carcomido a la capital del Tolima, la debemos enfrentar con decisión. Por eso, no basta con ganar las elecciones con un hombre probo, hay que continuar la tarea para desmontar por completo el andamiaje que dejaron los Trillizos, que a propósito se trasladaron para la gobernación, y seguir vigilantes y atentos a defender el erario de los forajidos incrustados en los diferentes niveles de la administración”. Y más adelante puntualizábamos: “(…) En la medida que el dirigente demócrata y de avanzada cumpla con su programa de gobierno y la administración avance, los sectores mafiosos que usufructuaron los recursos públicos, harán todo lo posible por regresar al poder; y para ello, buscarán y utilizarán todos los medios posibles a su alcance, incluyendo la revocatoria del mandato. No escatimarán esfuerzos ni recursos económicos para cumplir esta misión a cualquier precio”.

No hay necesidad de análisis profundos para concluir a dónde quieren llegar los enemigos del gobierno municipal. Lo nuevo que hay en esta situación es la alianza de la extrema derecha con la mafia, los uribistas (Emanuel Arango, Ricardo Ferro y compañía) se unieron al combo de Jesús María Botero, Luis H. Rodríguez, John Esper Toledo y el circo que los rodea, que cuenta con ciertos abogados y ‘periodistas’  a su servicio, más la colaboración de los chat oficiales de la oficina de prensa de la gobernación del Tolima, y otras ayuditas ($$$) de ciertos empresarios que dijeron que se iban de Ibagué si ganaba Jaramillo, pero que hasta el momento han incumplido su promesa. Ayer eran los irreconciliables enemigos de campaña política, hoy son compañeros irreductibles de viaje en la cruzada contra la administración Jaramillo.

Aunque son escasos los días transcurridos para hacer un balance de la administración Jaramillo,  nos atrevemos a decir que los pasos que ha dado para solucionar el problema del acueducto, son más contundentes que los que dieron las dos administraciones anteriores en este sentido. Sobre los escenarios deportivos iniciados que dejó el nefasto Luis H. al parecer, no se han podido hacer efectivas las pólizas de cumplimiento por la prórroga del tiempo hasta mayo, que hizo el inescrupuloso personaje favoreciendo a los contratistas incumplidos. Así mismo, se puede hablar de los arranques de la administración local, en materia de educación, salud y seguridad, entre otros. Los ciudadanos del común sentimos que tenemos alcalde.

Pero los logros de la actual administración municipal jamás los reconocerán sus enemigos, buscarán motivos verdaderos, inventados, fabricados o falsos para atacar al gobierno desde cualquier ángulo, es una estrategia que se fijaron y que utilizarán todos los medios a su disposición, legales e ilegales, para conseguir su objetivo: deponer del cargo a Guillermo Alfonso Jaramillo.

No somos tontos para comernos el anzuelo, debemos estar alerta y preparados contra este y muchos ataques más que vendrán desde la extrema derecha y las mafias viudas del poder municipal.

© 2020 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker