Pasar al contenido principal

Usted está aquí

La sanción de los concejales fue leve porque la Procuraduría está "prostituida": Wilson Leal

Ibagué
Autor: ElOlfato
Autor:
ElOlfato

Wilson Leal, uno de los más fuertes críticos del proceso disciplinario que enfrentan los concejales de Ibagué, afirmó que la sanción de los concejales fue solo de nueve meses porque la función disciplinaria en el país está "prostituida". 

De acuerdo con el abogado, los cabildantes tuvieron toda la intención de defraudar la responsabilidad que tenían en la elección de Ramíro Sánchez como Contralor Municipal.

ELOLFATO.COM: ¿Cuál es su opinión frente al fallo en primera instancia que ha dado la Procuraduría, por medio del que suspende a los concejales de Ibagué por nueve meses?

Wilson Leal: Lo más destacado del fallo es su benevolencia. A esta altura, transcurridos casi dos de un municipio sin Personero y Contralor, es decir, sin los líderes del proceso de control fiscal y disciplinario, a mí me parece que eso es un hecho de una gravedad muy importante y esa no es la opinión de la Procuraduría.

Creo que hay una cierta complacencia con este caso de actitudes al merecer una suspensión de nueve meses, que si bien algunos consideran un resultado fuerte, yo veo que en consideración con decisiones análogas a otros municipios, pues en este caso si hay algo característico es precisamente el hecho de haber sido un poco sutil en el tratamiento disciplinario de los concejales.

ELOLFATO.COM: ¿Cómo explicar la sanción que recibieron los concejales?

W.L: Técnicamente, el estatuto disciplinario está diseñado para que se identifiquen las causas de mayor gravedad bajo la denominación de gravísimas. Las causas gravísimas en las cuales incurren a título de culpa gravísima, son las que merecen la destitución de los funcionarios. Si no se tipifica como culpa gravísima, pues entonces lo que origina es el resultado de suspensión entre uno y 12 meses. Esa fue la valoración que en su oportunidad hizo la Procuraduría desde el mismo momento en que calificó el mérito de la actuación de los señores concejales.

Ahora bien, cuando uno se cuestiona acerca de por qué la causa no fue calificada como gravísima, con culpa gravísima, pues echa de menos que distintos medios periodísticos en su oportunidad y previamente a la elección habían puesto en conocimiento de los electores, en ese entonces los concejales, la existencia de una inhabilidad de la persona que se estaba eligiendo.

Unos hechos concomitantes con la elección muestran el interés del Concejo de defraudar la responsabilidad que tenía. El aspirante estaba presente en la sesión, con toda la premura del caso y se le tomó posesión inmediatamente concluyó la elección.

Y miren ustedes cómo en el futuro en dos oportunidades posteriores el concejo ha sido tan cuidadoso para darle posesión a aquellos que efectivamente superaron los concursos. En este otro caso si hubo absoluta celeridad.

Pero es más, el concejal Pedro Mora dejó una constancia que leyó en el curso del debate de elección y mencionó las distintas causas de inhabilidad y las irregularidades que habían ahí en el proceso.

Si se suman todos esos hechos, uno puede aseverar con absoluta precisión que ahí ni siquiera hubo culpa gravísima, ahí lo que hubo fue dolo por la intención inequívoca de defraudar la normatividad que había establecido el Concejo en la convocatoria para designar a una persona que no había superado el mínimo requerido.

ELOLFATO.COM: ¿Cree usted que esta decisión tiene que ver con la relación entre el senador Guillermo Santos y la Procuraduría?

W.L: Yo creo que ahí hay un problema estructural. El hecho de que los organismos de control estén en manos de aquellos que obtienen los votos de la clase política para llegar a ocuparlos, pues esto le hace perder toda la idoneidad y toda la vocación a la independencia de los órganos de control.

Si yo dependo de los votos de los senadores para ser Procurador, pues difícilmente me puedo negar después a las cositas que me piden los senadores. El primer favor es que absuelvan a los amigos del senador. El segundo, que afecte e inhabilite a aquellos que no son próximos y que compiten políticamente con el senador.

ELOLFATO.COM: ¿Que se podrá esperar con la apelación que presentaron los concejales?

W.L: Nada. En relación con los temas de competencia de la Procuraduría no espero nada porque entiendo perfectamente que el ejercicio de la función disciplinaria está completamente prostituida en el país y que aquí lo que tenemos es un problema de orden estructural que vamos a tener que afrontarlo como nación en el tiempo, porque tal vez no hemos visionado que mientras las tareas de control no tengan la efectividad deseada, pues sencillamente el ejercicio de lo público está perdido.

Si la tarea de controlar a quien ejerce el poder depende del abrazo, del favor, del voto, pues sencillamente la posibilidad de efectuar una tarea independiente está frustrada.