Pasar al contenido principal

La puerta giratoria entre el IBAL y Presea

Ibagué
Autor:
Autor:

Saltar del sector público al privado y viceversa es una práctica que Marcela Sanabria Rico parece conocer muy bien. Trabajó durante 10 años en el IBAL y luego pasó a ser la directora administrativa de Presea, cuando esta controvertida firma se ganó el contrato de gestión comercial en el año 2013.

Una vez terminó la traumática relación contractual entre el IBAL y Presea, Sanabria regresa a la Empresa Ibaguereña de Acueducto y Alcantarillado. Esta decisión del gerente del IBAL, Carlos José Corral, despertó el malestar entre muchos empleados.

No entienden por qué la directora administrativa de la controvertida firma contratista termina nuevamente en el IBAL, sobre todo cuando las dos empresas terminaron con un pleito por presunto incumplimiento del contrato por parte de Presea.

El IBAL determinó que Presea incumplió el contrato pero no se atrevió a sancionarla. El gerente Corral prefirió que el caso se fuera a un tribunal de arbitramento de la Cámara de Comercio de Ibagué.  

Una fuente de la empresa le dijo a ELOLFATO.COM que la señorita Sanabria procuró siempre mantener buenas relaciones entre el contratante (IBAL) y el contratista (Presea). “Eso permitió una especie de hagámonos pasito”, subrayó. Y los hechos hablan por sí solos: nunca se atrevieron a tocar a Presea. (Ver El IBAL se asustó con Presea)

Marcela Sanabria entró nuevamente al IBAL por contrato y tiene entre sus obligaciones atender asuntos de recuperación de cartera y cobro coactivo, las mismas tareas en las que habría fracasado la firma en la fue directora administrativa, como lo reconoció el secretario general de la empresa Ricardo Arroyo. (Ver Penosa confesión del IBAL)

“Se me vuelve a presentar una opción de trabajar en el IBAL haciendo cobro de cartera, en el área de cobro persuasivo”, sostuvo Sanabria.

Contó que terminó de trabajar con Presea el 31 de diciembre de 2014 y en enero, coincidencialmente, se encontró con las ofertas de empleo del IBAL y la contrataron.

“Yo había sido funcionaria del IBAL, ya tenía la experiencia para el puesto que estaban necesitando. Tengo un contrato a término fijo, de manera directa por el mismo IBAL”, concluyó.

Denuncia acoso laboral

Ante esta controversia, y el mal ambiente que ha generado su regreso al IBAL, Sanabria presentó una que a la Personería de Ibagué por presunto acoso laboral. 

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker