Pasar al contenido principal

La importancia de una buena salud visual

Una valoración periódica podrá disminuir significativamente la posibilidad de que algún problema visual tome ventaja, la autoformulación y automedicación no son la mejor opción.
Salud
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué

La visión es quizá el sentido más importante, este nos permite conocer el mundo que nos rodea obteniendo información de tamaño, forma, posición, distancia, movimiento y color de nuestro entorno, facilitando también la interacción con las demás personas.

El estado de nuestros ojos es fundamental para el desempeño de nuestras tareas diarias. Sin embargo, al ser un órgano tan delicado y pequeño, es de vital importancia darle los cuidados adecuados. Al menos es necesaria una valoración anual por profesionales de la salud visual para descartar cualquier enfermedad que se pueda asociar a ellos.

¿Por qué son importantes los exámenes visuales?

Es importante entender que la consulta optométrica para adultos y niños no se basa solamente en la medición y corrección de problemas visuales, en esta, también se evalúan las condiciones externas e internas de los ojos, detectando posibles alteraciones que con la interacción de un grupo multidisciplinario se puede diagnosticar y tratar de ser necesario.

Los exámenes visuales tempranos reducen el fracaso escolar

El 80 % de la información que un niño obtiene en su proceso de aprendizaje es información visual, por tanto, es necesario una valoración periódica de sus ojos, y un adecuado uso de dispositivos electrónicos, más en estas épocas de educación virtual.

La detección de problemas visuales no es una labor solamente del profesional de la salud visual, los padres y profesores también cumplen un rol fundamental en la detección de comportamientos que hagan pensar en la existencia de alguna alteración ocular.

¿Cuándo debemos sospechar de un problema visual?

Es importante tener en cuenta algunos signos y síntomas en niños, como por ejemplo un bajo rendimiento escolar, falta de coordinación ojo-mano, al colorear un dibujo salirse de la márgenes,  fatiga visual o visión borrosa ocasional o constante, lectura lenta o guiada por el dedo, difícil concentración o comprensión de  lectura, dolor de cabeza, acercarse mucho a los libros o cuadernos, no ver el tablero de clases a una distancia prudente; si nota alguno de estos comportamientos, es necesario valorar el estado visual de los menores.

En adultos los síntomas no son menos importantes, los dolores de cabeza, ardor ocular, sensación de arenilla en los ojos y visión borrosa de cerca o de lejos y la inflamación de los parpados son algunos de los motivos de consulta más comunes.

Muchas veces se cree que por ver las cosas definidas se tienen los ojos sanos, pero esto no es sinónimo de salud visual, en ocasiones, se consulta al profesional después de los 40 años de edad donde es más notoria la dificultad para ver de cerca; solo una revisión anual puede garantizar que su vista sea lo más clara y cómoda posible, y que evite enfermedades potencialmente graves que no presenten síntomas precoces, como glaucoma y alteraciones en la retina.

Tenga en cuenta que una valoración periódica podrá disminuir significativamente la posibilidad de que algún problema visual tome ventaja, la autoformulación y automedicación no son la mejor opción.

¿Debemos preocuparnos?

Según un estudio del Ministerio de Salud en 2014, donde se evaluó la prevalencia de la miopía, hipermetropía y astigmatismo por grupos de edades en Colombia, se pudo establecer que de la población analizada, las personas entre los 10 y 20 años presentaron más casos.

 

Por: DR. Juan Manuel Aguirre
Optómetra, especialista en Baja visión
Diseño y desarrollo web por Micoworker
© 2020 All reserved rights.