Pasar al contenido principal

La historia de quienes quisieron ser su propio jefe

Investigación
Autor:
Autor:

Seis jóvenes decidieron arriesgarse, pensar diferente y abrir su propio negocio. Para ellos, Ibagué es una ciudad que todavía permite explorar ideas nuevas y proponer cosas alternativas. Un lugar donde los sueños pueden hacerse realidad trabajando en equipo y en familia.

Sus ideas de negocio van desde mercados saludables, restaurantes, cafés, bares hasta empresas audiovisuales. Aunque llevan poco tiempo, ya los nombres de estos lugares son conocidos por muchos ciudadanos: Jus’so Café, Blossom Restaurante, La Wafflera, Violeta Comida Saludable, Silvestre Mercado Saludable y Artesano Bar – FTZ productora audiovisual.

La clave de su éxito parece estar en la famosa frase del creador de Apple, Steve Jobs, “piensa diferente”. Por eso, cada uno de ellos hizo de la creatividad su mejor herramienta para cautivar a los clientes.

Sin desconocer las dificultades de la ciudad, estos jóvenes empresarios confían en que Ibagué es un buen lugar para que sus ideas sigan enriqueciendo la oferta cultural y gastronómica local.

Jus’so Café, un lugar entre su casa y el trabajo

Uno de sus propietarios es Juan Carlos Parra, ingeniero civil, tiene 24 años, y estuvo trabajando un año con la Alcaldía de Bogotá. Junto con su hermano, Gonzalo Parra, médico de profesión, decidieron ofrecer algo diferente en la ciudad.

Jus’so está ubicado en el barrio La Pola, en la calle Séptima, entre carrera Tercera y Segunda. Allí podrán encontrar cafés de muchos orígenes (Palocabildo, Planadas, Quimbaya, Salento, entre otros), preparaciones a base de este producto nacional, así como batidos de frutas y comida saludable.

Las personas que vayan a este café podrán encontrar su ‘tercer lugar’. Un sitio ideal para compartir con amigos y familiares, donde se mezcla el arte con el sabor a café. Desde la taza hasta lo más mínimo está decorado, hecho artesanalmente.

“Hay un boom de jóvenes que quieren sacar adelante negocios propios, ya no hay una necesidad de tener una profesión para emplearse con un tercero, sino ser uno mismo el forjador de sus sueños”, concluyó Juan Carlos.

Blossom, donde florecen sentimientos saludables

Daniela Parra, bogotana de 34 años, cansada del estrés capitalino, vio en Ibagué la posibilidad de ser feliz y tener tranquilidad. En un principio, llegó a la ciudad pensado que podía encontrar trabajo como administradora de empresas.

Cuatro meses después de intentar conseguirlo, decidió que era mejor apostarle a lo que siempre había querido, tener un restaurante. Por eso abrió Blossom, un establecimiento de comida saludable, lleno de colores, un ambiente de tranquilidad y que transmite positivismo.

En su carta es posible encontrar batidos de frutas con nombres como tranquilidad, felicidad y confianza. Así como wraps (tortillas de harina sin gluten), tortas, postres, cafés, aromáticas y limonadas saborizadas.

La idea es “ayudar a que la gente descubra esos sentimientos saludables, a través de la comida balanceada”, manifestó Daniela Parra, su propietaria. Se encuentra ubicado frente al Conservatorio del Tolima, en la calle Novena.

Para Daniela, Ibagué es una ciudad que está en crecimiento, “que todavía tiene espacio para uno y las ideas nuevas pueden florecer”, comentó. Razón por la que se vino a vivir a la ciudad y decidió regalarle un lugar “donde la gente se sienta bien y pueda encontrar comida que los haga sentir saludables”.

La Wafflera: rico, saludable y artesanal

Fabián Hernández tiene 26 años de edad, es ibaguereño y durante ocho años trabajó como asesor de moda y mesero en varios restaurantes de la ciudad. “Nunca me gustaron las estructuras jerárquicas o tener jefes. Siempre pensé que mi satisfacción mas grande sería el día en que creara mi propia empresa, así nació La Wafflera”, aseguró.

Este es un lugar especializado en waffles dulces, salados o como usted lo quiera armar. Todas las combinaciones son posibles con fruta, helado, vegetales o carnes a base de proteína vegetal. “Aquí la gente puede comer rico, saludable, casi que hecho por ellos mismos”, contó Fabián.

Durante nueve meses estuvo trabajando en las recetas, la carta y la decoración del lugar. “Para mi las ideas no se generan de una vez, ellas se incuban por eso dure varios pensando y organizando esta idea”.

Los comensales podrán disfrutar de waffles hechos de manera artesanal, con productos cien por ciento saludables. También pueden acompañar sus comidas con jugos naturales, bebidas a base de café, aromáticas o batidos de frutas. La Wafflera se encuentra localizada sobre la carrera Tercera, a media cuadra del edificio de la DIAN.

Violeta, comida saludable única

Es una idea de dos hermanos: Iván Borja, un ingeniero industrial de 26 años de edad, y Diego Borja, un joven de 20 años, profesional en gastronomía. Empezaron como una planta de producción de comida saludable y después la misma demanda los llevó a abrir una tienda para comercializar sus productos.

Iván contó que “siempre nos inculcaron hábitos de comida saludable.Fuimos deportistas de artes marciales durante varios años y ese estilo de vida, nos llevó a interesarnos porque en la ciudad existiera un lugar que promoviera esa cultura”.

El arte de la cocina artesanal y la alimentación saludable hacen de Violeta una marca con productos únicos en la ciudad. Distribuyen a otros establecimientos como Blossom y Silvestre. El local está localizado en Piedra Pintada.

Violeta se especializa en panaderíay pastelería artesanal sin gluten, productos bajos en grasa, y endulzados naturalmente. Preparan mantequillas vegetales, carnes de lentejas y quinua, ofreciendo una buena opción para vegetarianos y veganos de la ciudad,“que difícilmente encuentran algo agradable en Ibagué para consumir en casa”.

Para Iván, Ibagué tiene un mercado potencial de comida saludable que está en crecimiento. Por esta razón, que surjan negocios con este tipo de iniciativas “me parece espectacular, porque todos tenemos algo en común, buscamos venderle a los ibaguereños productos saludables”, dijo.

Además “todos aprendemos un poquito de todos, nos apoyamos para que el mercado crezca un poco mas”, añadió.

Silvestre, mercado saludable

Adelaida Mejía es la propietaria de este mercado, tiene 29 años y es administradora de empresas. Hizo de la alimentación saludable y el ejercicio los hábitos más importantes de su vida.

Antes de volver a Ibagué estuvo trabajando y estudiando en Medellín y Bogotá. Dos ciudades donde "era muy fácil encontrar productos que estuvieran acorde con mi estilo de vida, algo que siempre desee que tuviera mi ciudad", comentó.

Adelaida considera que "fue fácil en Ibagué comenzar este negocio. Siempre confiamos en la idea que teníamos con mi familia".

Por eso, "decidí volver a la ciudad y montar Silvestre, un mercado saludable para que la gente pudiera llevar para casa productos que le beneficien a su salud, y también tener un salón de onces con estas características".

En Silvestre los visitantes pueden "tomar un canasto, darse una vuelta por la tienda y comprar panes integrales, leche de almendras, harinas sin gluten, postres, sándwiches, queso de soya, quínoa y otra gran variedad de productos saludables", dijo.

"Además tenemos una atención personalizada y libros de nutrición que la gente puede consultas", indicó. Silvestre está ubicado en el barrio Cadiz, al frente del Politécnico Central.

FTZ, productora audiovisual y Artesano, un espacio cultural

Esta productora llegó desde España, uno de sus propietarios es un ibaguereño de 28 años, José Luis Riaño. Junto con su esposa española, Pilar Espinoza, llegaron a Ibagué para pasar unas vacaciones de tres meses.

Al ver el tímido movimiento de cultura alternativa que empezaba a despertar en la ciudad, decidieron trasladar FTZ para Colombia y, además, crear un espacio de encuentro cultural, Artesano.

Cuatro años después, luchan por "mantenerse vigentes en la ciudad", algo que consideran como una de las cosas más difíciles. Pues "en Ibagué todavía se estigmatiza al joven artista, músico, tatuador, creativo, y no al político corrupto (...) y vemos que con Artesano, se abrió la posibilidad de que esa cultura alternativa encontrara un sitio donde estar a gusto", dijo José Luis.

En principio FTZ, como productora, funcionaba en ambos países, luego por la importancia que tomó Artesano (su oficina) en la escena cultural de la ciudad, decidieron seguir emprendiendo y buscando proyectos en Ibagué y Colombia. Este bar-oficina está localizado en la carrera Quinta con calle 11.

En estos años se han consolidado como la mejor productora independiente de la ciudad y empiezan a tener relevancia a nivel nacional. Durante la versión de Rock al Parque en 2014, se ganaron un concurso para realizar uno de los videos oficiales.

Su apuesta desde un principió fue brindarle un espacio a la cultura alternativa de Ibagué y lo han logrado. Artesano y FTZ es uno de los proyectos jóvenes más reconocidos entre la escena de la cultural local.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker