Pasar al contenido principal

Usted está aquí

La historia de la instructora del Sena capturada por el CTI en Ibagué

La mujer, de 33 años, se desempeñaba como instructora del Sena y anteriormente había laborado en la Universidad del Tolima y en la Corporación Casa de la Juventud.
Justicia
Autor: Redacción Justicia
Autor:
Redacción Justicia
Foto: Fiscalía General de la Nación

En la sede regional del Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena) de Ibagué no salen de su asombro. La captura de la joven instructora Carol Viviana Báez, oriunda del departamento de Santander, sorprendió a la comunidad académica y al equipo directivo de la institución.

Báez fue detenida por hombres del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía, y tendrá que responder por los delitos de estafa agravada, enriquecimiento ilícito y fraude, luego de evidenciarse que aparentemente manipuló a un grupo de estudiantes del Sena para acceder a ayudas económicas que brinda el Estado.  

La mujer, de 33 años, se desempeñaba como instructora del Sena y anteriormente había laborado en la Universidad del Tolima y en la Corporación Casa de la Juventud, según lo reportó al sistema de información del Gobierno Nacional.

Según la Fiscalía, Carol Viviana habría utilizado a sus estudiantes para incluirlos en un programa del Gobierno y tramitar un subsidio por una sola vez. Para ello, debía entregarles documentación personal, situación que alertó a algunas de las víctimas

“Los haría pasar como militantes comunistas del partido político Unión Patriótica, ante la Unidad Nacional de Protección (UNP), para conseguirles un subsidio de $7.453.044, de los cuales los jóvenes tan sólo recibían $1.000.000 o menos, apropiándose supuestamente del resto del dinero”, relató uno de los investigadores del caso.

 

De acuerdo con el CTI de la Fiscalía, la instructora habría utilizado a por lo menos 10 personas bajo la misma modalidad.

Por estos hechos, la capturada fue presentada ante un juzgado con funciones de control de garantías de la capital tolimense, en donde le imputaron los delitos de estafa agravada, enriquecimiento ilícito y fraude a subvenciones, los cuales no aceptó.

El juez del caso decidió otorgarle el beneficio de detención domiciliaria, debido a que no cuenta con familiares o allegados que cuiden de su hijo menor de edad, quien presenta quebrantos de salud.

Asimismo, indicó el togado, no podrá volver a desempeñarse como instructora del Sena, entidad que ya inició el trámite de terminación unilateral del contrato.

La docente fue vinculada al Sena, el pasado 16 de febrero, a través de un contrato de prestación de servicios de $33.030.000, cuyo plazo de ejecución terminaba el 18 de noviembre de este año. 

La denuncia en su contra fue interpuesta hace tres meses por las directivas nacionales del Sena. 

Hallaron dinero y documentos personales en su poder

Mediante las diligencias de allanamiento realizadas en un almacén y en la vivienda de la mujer, los investigadores encontraron $7.450.000 en efectivo, soportes de transacciones a nombre de diferentes personas, 500 fotocopias de cédulas de ciudadanía de diferentes personas, 200 fotocopias de tarjetas de identidad, un computador portátil, fajillas membretadas de dinero con el logo de la UNP y el banco en donde se realizada el retiro, y documentos contables.