Pasar al contenido principal

“La gente se está relajando con la cuarentena y eso es lo que no queremos”: Harold Trujillo, neumólogo del Federico Lleras

EL OLFATO recorrió las calles de la ciudad y encontró un panorama alarmante: largas filas y aglomeraciones de gente en bancos, supermercados y farmacias.
Ibagué
Autor: Juan David Ortiz
Autor:
Juan David Ortiz

A pesar de los anuncios, advertencias y el catastrófico ejemplo de Italia, España o Estados Unidos, en donde han muerto miles de personas por cuenta del coronavirus, los ibaguereños siguen volcándose a las calles a realizar todo tipo de diligencias.

A raíz de esta preocupante situación, las autoridades sanitarias insisten en que toda la población siga acatando el aislamiento preventivo obligatorio y las medidas de protección necesarias para evitar la propagación de la pandemia.

Profesionales de la salud coinciden en que la ciudadanía sigue tranquila porque las cifras de contagiados en el departamento (hasta este miércoles van 28 casos positivos), no han crecido tan aceleradamente como en otras regiones del país. (Ibagué suma dos nuevos casos de COVID-19; el número de infectados en el Tolima llegó a 28)

A eso se le suma que los resultados reportados a la fecha corresponden a pruebas realizadas desde hace por lo menos 10 días. De hecho, las dos víctimas mortales que hasta el momento ha cobrado el coronavirus en el Tolima, conocieron el resultado de sus pruebas 24 horas antes de morir. 

Para el médico internista y coordinador de la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Federico Lleras, Harold Trujillo, las aglomeraciones que se ven diariamente en la calle se deben precisamente al ‘relajo’ de la mayoría.
 
“La gente se está relajando y así es complicado. Eso es un efecto de confianza y es lo que no queremos. Necesitamos que la gente siga disciplinada porque estamos en una situación compleja”, resaltó el profesional de la salud. 

EL OLFATO recorrió las calles de la ciudad y encontró un panorama alarmante: largas filas y aglomeraciones de gente en bancos, supermercados y farmacias.

Los ciudadanos que aprovecharon el ‘pico y cédula’ para adelantar sus trámites, señalaron que la congestión se origina principalmente por la demora en la atención de algunas entidades. 

Edna Pinzón, habitante de Ibagué, indica que se demoró casi tres horas en reclamar los medicamentos para ella y su esposo, en una farmacia de su EPS ubicada en la calle 28 con carrera Quinta. 

“Las largas filas se deben a que no están atendiendo rápido. Se nos agota el tiempo del ‘pico y cédula’ y no voy a alcanzar a hacer todo lo que tenía programado. Aquí nos estamos exponiendo al contagio porque hay mucha gente”, expresó la señora.

El panorama en los bancos no es diferente. El domiciliario Jorge Pérez tardó más de dos horas consignando un dinero en una entidad bancaria de la calle 37 con carrera Quinta, porque estaban atendiendo por tandas de clientes. 

“Estas filas están duras porque en algunos bancos no están trabajando con el 100% de su personal. Los están turnando y eso genera congestión. Están metiendo por tandas a la gente para que no se llene adentro”, expresó el hombre. 

Los supermercados no fueron la excepción. En varios establecimientos se evidenciaron aglomeraciones de personas esperando su turno para abastecerse. Mientras que unos son estrictos exigiendo la cédula, otros no solicitan ningún documento

“Me pidieron la cédula para poder hacer mercado, sin embargo, a mi hermano que mercó la semana pasada no le pidieron nada. Me parece muy bien que hagan cumplir la norma para que no se llenen los supermercados”, relató Carlos Andrés Rosas, habitante de Ibagué. 

Ante esta situación, las autoridades sanitarias hicieron un llamado a no bajar la guardia, continuar con las medidas y quedarse en casa, de lo contrario, el futuro que le espera a Ibagué y al Tolima no será nada alentador.

© 2020 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker