Pasar al contenido principal

Usted está aquí

La cadena de irregularidades en la contratación de la Alcaldía de Ibagué e Infotic, excontratista ligado con un sobrino de Jaramillo

Investigación
Autor: elolfato.com
Autor:
elolfato.com

Un documento que se identifica como “Acto administrativo”, sin ninguna numeración ni fecha de expedición, fue el soporte legal firmó el alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo para contratar a dedo, a través de un convenio interadministrativo, a la firma Infotic, encargada de la operación técnica y digital de la Secretaría de Tránsito de Ibagué, en agosto de 2016. (Ver: El oscuro convenio que firmó la Alcaldía de Ibagué con una empresa de Manizales)

Esa fue la estrategia jurídica que empleó la administración municipal para no licitar públicamente el proceso, evadir la ley de contratación estatal, y entregarle el jugoso negocio a Infotic, una empresa de economía mixta -en la que tiene participación Infimanizales- (pública), pero detrás de la cual estaría el sobrino del mandatario Sebastián Jaramillo Berrocal.

En este oficio, de cuatro páginas, Jaramillo justificó la contratación directa señalando que Infotic era una entidad que tenía capital público y que contaba “con la trayectoria y experticia necesaria para la realización de este tipo de contratos como aliado tecnológico, (…) ejecutando de manera eficiente e idónea soluciones integrales en TIC objeto de este proceso”. (Ver: Documento que enreda al alcalde Jaramillo)

Precisamente, ese “Acto administrativo” hace parte del material probatorio que tiene en su poder la Fiscalía General de la Nación y que compromete seriamente al mandatario ibaguereño.

Cadena de irregularidades

Pese a que el alcalde Jaramillo certificó en su “Acto administrativo” que Infotic tenía toda la experiencia necesaria para ejecutar este convenio, otra era la versión del Ministerio de Transporte y del Registro Único Nacional de Tránsito (Runt).

Manuel González, quien en octubre de 2016 era el coordinador del Registro Único Nacional de Tránsito del Ministerio de Transporte, le dijo a el olfato que Infotic “no era una empresa autorizada para ofrecer ese tipo de servicios de conexión como sí puede hacerlo Telefónica. Si bien Infotic puede llegar a prestar algún servicio al Municipio, no es menos cierto que esta no es una empresa homologada para proveer los servicios de conectividad. Y en ese orden de ideas, pues no entiendo cuál fue la figura que convocan para hacer partícipe a Infotic de esta situación. Nosotros tenemos que garantizar es que el contrato se cumpla, pero si la empresa no está autorizada se corre el riesgo de que el servicio que se preste no sea el mejor”. (Ver: Entrevista con el funcionario del Ministerio de Transporte)

Lo mismo certificó por escrito Delia María Flechas Reyes, gerente de Investigación, desarrollo e innovación del Runt, en un oficio enviado el 21 de septiembre de 2016 a la exsecretaria de Tránsito de Ibagué Maribel López Quintero. (Ver: Certificación del Runt)

En el documento, la funcionaria le comunica a la Secretaría de Tránsito que en el Runt aparecía registrado con el NIT 9000687961, como persona jurídica, el “Centro de Servicios de Información de Manizales S.A. (Infomanizales), pero no se encuentra habilitado como Prestador de servicio en el sistema Runt, ni su plataforma Smartcom ha iniciado proceso de homologación con el sistema HQ-Runt”.

Por esa falta de conectividad con el Runt, se suma otra delicada irregularidad. El contratista Infotic no habría ejecutado los tres contratos sucesivos que le entregó la Alcaldía de Ibagué por cerca de $1.000 millones, sino que el responsable del proyecto fue un joven llamado Cristian Barona, quien se presentó en Ibagué como subcontratista y muy cercano a la familia Jaramillo Martínez, porque su padre había hecho política con ellos en el sur del Tolima.

Barona sería en enlace con Sebastián Jaramillo Berrocal (hijo de Ómar Jaramillo), quien por obvias razones no podía aparecer suscribiendo contratos con la administración de su tío Guillermo Alfonso.

La exsecretaria de Tránsito Maribel López reconoció este negocio arrancó mal porque el software que prometió Infotic en el convenio de cooperación nunca llegó y terminaron implementando uno diferente que trajo Cristian Barona.

“Al transcurrir el tiempo vimos que no era el mismo software, porque como ahí estaban apoyando los ingenieros de la Alcaldía, en cabeza de su directora, la doctora María Antonia (fallecida el año pasado); no se cumplía con lo que ellos nos estaban manifestando, y ahí empezamos a tener inconvenientes. Hasta donde yo llegué, antes de octubre 6 de 2016, hay varias actas en las cuales manifestamos que hacen falta módulos, que hacen falta parte de la operatividad que nos habían prometido, y mi concepto hacia el futuro era que no se podía seguir con ellos”, alertó López.

No obstante, sus recomendaciones no fueron tenidas en cuenta por el alcalde Jaramillo. Por el contrario, la Alcaldía de Ibagué les entregó tres contratos sucesivos, por $964’342.012, los cuales fueron suscritos “sin realizarse la liquidación respectiva del anterior antes de firmar el siguiente”, reveló una fuente de la Procuraduría.

Llama poderosamente la atención que durante tiempo que Infotic prestó sus servicios en Ibagué nunca aparecieron en la ciudad los directivos de esta empresa de Manizales, sino que la relación de la Secretaría de Tránsito siempre fue con Cristian Barona (Foto). Así lo sostuvieron los tres secretarios que participaron en este cuestionado proceso: Maribel López, Gladys Gutiérrez y Hernán Silva.

El sobrino del alcalde siempre estuvo presente en las reuniones de Infotic

Pero si los directivos de Infotic jamás aparecieron en Ibagué, quien sí estuvo muy de cerca, y participó en las reuniones que se desarrollaron en el despacho del alcalde, fue Sebastián Jaramillo.

La exsecretaria Maribel López confesó, en agosto de 2018, que el sobrino del Alcalde estuvo en varias reuniones celebradas en la etapa previa y posterior a la celebración del contrato.

Él (Sebastián Jaramillo) estaba ahí, él estaba ahí en esa reunión y en algunas reuniones también él participó”, aseguró la exfuncionaria.

Por su parte, pese a que López asegura que los jóvenes Barona y Jaramillo asistieron juntos a las reuniones en el despacho del alcalde, ambos niegan conocerse entre sí.

Cuando se le preguntó a Cristian si conocía a Sebastián, contestó: “Yo lo he escuchado nombrar, pero no tengo relación de amistad ni nada por el estilo con Sebastián Jaramillo”.

Y Sebastián, al indagársele por su vínculo con Cristian Barona, respondió: “No tengo conocimiento de lo que me estás preguntando. Que te vaya muy bien, muchas gracias”, y colgó la llamada.

Les hicieron pagos sin cumplir con el contrato

Otra arista que investigaría la Fiscalía es el presunto delito de peculado. Resulta que la secretaria Administrativa de la Alcaldía de Ibagué, Amparo Betancourt, como ordenadora del gasto, autorizó el desembolso de $58’250.000 correspondiente a una de las cuentas presentadas por Infotic, pero el contratista no había cumplido con sus obligaciones.

Según los documentos que aparecen en el expediente de la Fiscalía, el secretario de Tránsito, Alexis Mahecha, le había advertido a Betancourt que esa cuenta no se podía pagar porque Infotic no había ejecutado sus tareas a satisfacción.

Sin embargo, la ordenadora del gasto tramitó la cuenta, y el 6 de junio, con el comprobante 38777, se le hizo el tercer pago por el valor antes mencionado. (Ver: Comprobante del pago que hizo Amparo Betancourt)

Amparo Betancourt es una de las funcionarias más cercanas a la familia Jaramillo y cuñada de la precandidata a la Gobernación del Tolima, Olga Beatriz González, quien cuenta con el respaldo político del exsenador Mauricio Jaramillo, tío de Sebastián.

¿Oficina de Control Interno de la Alcaldía no vio nada?

Este polémico negocio de la Secretaría de Tránsito con Infotic no ha provocado ningún pronunciamiento público de la Oficina de Control Interno de la Alcaldía de Ibagué, dependencia responsable de hacerle seguimiento a la contratación oficial.

La razón: el presunto conflicto de intereses que tiene la directora de la Oficina de Control Interno del Municipio, Andrea Aldana.

Esta funcionaria, antes de ocupar ese cargo, se desempeñó como Secretaria Administrativa de Ibagué y, como ordenadora del gasto, le tramitó una cuenta a Infotic, el 12 de octubre de 2017, por $201.486,745. (Ver: Comprobante del pago que hizo Andrea Aldana)

“Para eso fue que la mandaron para la Oficina de Control Interno, para que tapara lo que no estaba bien. Al alcalde no le gusta que lo controlen los adversarios: por eso metió las manos en las elecciones de Personero y Contralor. Lo ideal para él es que sus amigos sean sus vigilantes. Andrea Aldana en Control Interno y Augusto Ocampo con el rol de zar anticorrupción”, dijo una fuente cercana a la Alcaldía de Ibagué.

EL OLFATO ha buscado insistentemente al alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo, pero el mandatario no acepta entrevistas con este medio de comunicación.

Finalmente, es importante mencionar que Infotic salió de Ibagué en agosto de 2017, cuando la Alcaldía decidió no otorgarle más contratos a dedo, y optó por abrir una licitación pública a la que ni siquiera se presentó como oferente, porque no cumplía con los requisitos para ganar en franca lid.

Ese contrato se le adjudicó al Consorcio Servicios Tecnológicos Ibagué, con un plazo de ejecución de 15 meses, y cuya inversión superó los $1.245 millones.