Pasar al contenido principal

Una carta: La pieza clave que evitó que una niña cayera en una red de trata de personas

Los hombres fueron abordados por la Policía en el sur de Ibagué y rescataron a la menor. Un juez le concedió la libertad a uno de ellos.
Justicia
Autor: Fernanda Rojas
Autor:
Fernanda Rojas
Foto: EL OLFATO

La desaparición repentina de una menor de edad alertó a las autoridades en Ibagué y Bogotá, luego de que los padres dieran aviso a la Policía Nacional de que su hija de tan solo 11 años dejó una carta sobre la mesa diciendo que se iría a otro país y que no volverían a saber de ella.

EL OLFATO conoció a detalle los hechos que motivaron a la menor de manera inocente a irse de la casa y, bajo engaños y un sinnúmero de falsas promesas, fue sacada de su hogar por dos hombres. (Ver: Capturan a dos venezolanos que pretendían llevarse a una niña de 11 años en Ibagué)

José Félix Quilimaco Gómez y Alonso Manuel Hernández Méndez, de 50 y 18 años de edad respectivamente, ambos de nacionalidad venezolana, supuestamente convencieron a la niña con mentiras. Su objetivo, al parecer, era raptarla y venderla a otro país.

Esta redacción conoció a través de una fuente oficial que Quilimaco Gómez era vecino de la familia de la víctima y residían en un inquilinato en un sector de Bogotá. Supuestamente, la niña recibía malos tratos en su casa, por lo que el hombre aprovechó esta situación para acercarse.

Días antes de la fuga, el señor de 50 años empezó a abordarla cuando ella salía a la tienda y allí le ofrecía dulces o arroz con leche para ganarse su confianza.

Luego, empezaron a conversar y en un momento determinado le ofreció a la niña una mejor vida.

Le dijo que se la llevaba a otra ciudad donde realizaría sus estudios. Le mintió al decirle que a donde se dirigían estaba la esposa con sus hijas y que le darían muchos regalos, hasta que finalmente la convenció.

El 31 de enero, la niña alistó su maleta, dejó una carta y se fue cuando sus padres estaban trabajando. Los familiares se percataron de que la menor no se encontraba en la residencia y empezaron la búsqueda, sin éxito.

Por medio de las cámaras de vigilancia en Bogotá, se estableció que había salido sola de su residencia. Emprendió el viaje con el joven de 18 años y el otro hombre hacia la terminal de transportes de Salitre, donde compraron un tiquete de bus rumbo a Ipiales (Nariño).

En un trabajo articulado entre la Policía de Bogotá e Ibagué junto con los agentes de tránsito, entregaron las especificaciones del bus intermunicipal en el que viajaba la menor con sus captores y las características físicas de cada uno de ellos.

Cuando interceptaron el vehículo, el hombre mayor convenció a la niña para que fuera al baño mientras los policías practicaban la requisa, pero al final la hallaron.

Luego de ser rescatada por parte de la Policía Metropolitana de Ibagué y el personal de Infancia y Adolescencia, la menor confesó ante un funcionario del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar que había dejado una carta a sus padres en Bogotá y los sujetos le habían prometido llevarla para estudiar.

La Fiscalía estableció que, presuntamente, el objetivo de los sujetos era llevársela de Bogotá a Ecuador y que de allí, al parecer sería trasladada a China.

Finalmente, los padres de la menor llegaron hasta las instalaciones del búnker de la Fiscalía en Ibagué, se reencontraron con ella y la acompañaron durante la entrevista con las autoridades.

En audiencia, por decisión del Juez, Quilimaco Gómez fue enviado a la cárcel, mientras que Hernández Méndez fue dejado en libertad, pero continúa vinculado al proceso.

Esta decisión se dio pese a que el representante de la Fiscalía solicitó medida intramuros para ambos basado en la gravedad y modalidad de la conducta.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker