Pasar al contenido principal

Incautan 60 toneladas de insumos para adulterar licor que sería distribuido en diciembre

La red criminal rotulaba whisky, aguardiente, ron, vodka, vino, entre otros licores que estaban adulterados y luego eran vendidos en discotecas, tiendas y establecimientos.
Justicia
Autor: Fernanda Rojas
Autor:
Fernanda Rojas
Foto: Fiscalía

Personal de la Fiscalía General de la Nación logró la incautación de 60 toneladas entre insumos y alcohol adulterado, que sería distribuido en diferentes ciudades del país, especialmente en la región central y el Eje Cafetero.

El operativo es uno de los más grandes que ha realizado la entidad contra estructuras ilegales señaladas de adulterar licor. Se realizaron 30 diligencias de allanamiento en nueve localidades de Bogotá y en Soacha (Cundinamarca).

Durante los procedimientos se incautaron las toneladas de insumos, entre sellos, etiquetas, tapas, dosificadores, cajas, cerca de 300.000 botellas, alcohol y otras sustancias líquidas.

Además, fueron rotulados vinos, aperitivos, champañas, whisky, ron, vodka y aguardiente que estaban empacados y listos para ser vendidos durante las festividades de diciembre.

El material probatorio da cuenta de que los licores eran vendidos a discotecas, tiendas de barrio y establecimientos nocturnos.

Los investigadores indicaron que se trataba de una industria criminal dedicada a la falsificación, elaboración artesanal e insalubre de bebidas embriagantes nacionales e importadas.

Durante el operativo se capturaron 14 personas que serían responsables de los delitos de concierto para delinquir; usurpación de derechos de propiedad industrial; y corrupción de alimentos, productos médicos o material profiláctico.

Al parecer, manejaban centros de reciclaje de otros puntos del país y de la ciudad fronteriza de Tulcán (Ecuador), en los que se compraban botellas de licores con etiquetas o dosificadores en buen estado.

Los elementos eran sometidos a un proceso de lavado, en el que se reutilizaban agua, jabón, desinfectantes o blanqueadores en condiciones pésimas de higiene.

Se presume que en casas de familia preparaban las bebidas en alambiques artesanales y mezclaban alcohol y diversos componentes, sin ninguna medida de salubridad.

Hay indicios de que en las fábricas de las empresas que estarían vinculadas al ilícito también se hacía la fase de destilación de las bebidas, pero de una manera industrial y a gran escala.

En algunos casos, entregaban el licor en vehículos que simulaban el transporte de huevos para evadir los controles de las autoridades.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker