Pasar al contenido principal

César Troncoso habla de la agresión hacia Juan Bernardo Mejía y dice que actuó en legítima defensa

Mientras Juan Bernardo Mejía se encuentra en estado vegetativo, prácticamente muerto en vida, César Troncoso dice que él también fue agredido en su espalda, rostro y cabeza.
Justicia
Autor: Redacción Justicia
Autor:
Redacción Justicia
César Troncoso habla de la agresión hacia Juan Bernardo Mejía y dice que actuó en legítima defensa

Por primera vez, en más de seis años, César Alejandro Troncoso Camacho entregó su versión sobre lo que sucedió el 26 de octubre de 2014, durante una riña en la que Juan Bernardo Mejía Flomin fue brutalmente agredido. 

Troncoso, quien se encuentra pagando una pena de siete años en su casa, aseguró que él actuó en legítima defensa ante el supuesto ataque de Juan Bernardo y sus amigos. 

Producto de esa pelea, en la que Juan Bernardo recibió golpes con objetos contundentes en su cabeza, César resultó con aruñones en la espalda y el rostro. 

En ese sentido, afirmó que por esas lesiones con las que terminó tuvo que denunciar ante la Fiscalía General de la Nación a Mejía y a quienes lo acompañaron en la golpiza. (Ver: ¡Increíble! Agresor de Juan Bernardo Mejía lo denunció por lesiones personales)

"Ellos participaron de manera activa y contundente en la riña, con el único fin agredirme ya que iniciaron la pelea liderados por el joven Juan Bernardo, el cual tenía como objeto contundente un palo de escoba", indicó. 

"Mi actuar fue en legítima defensa, ya que las agresiones se dieron por parte y parte, y cualquiera de las personas involucradas en la pelea podría estar en las condiciones de la víctima", sostuvo.

"Las lesiones causadas el día de lo hechos por parte de estos jóvenes fueron reales. La última vez que vi a Juan Bernardo él estaba lanzándome piedras, hasta ese momento puedo dar fe de que lo que le sucedió no fue causado por la riña", añadió.

A lo que se refiere César es a las condiciones de salud actuales de Juan Bernardo, quien en ese entonces tenía 24 años: se encuentra en estado vegetativo, sin la mitad de su cerebro y prácticamente muerto en vida, como han dicho sus familiares. (Ver: Indignación por los beneficios que le otorgó un fiscal a dos jóvenes que le arruinaron la vida a Juan Bernardo Mejía)

No obstante, pese a estas circunstancias y a las investigaciones que señalan que dentro del cerebro de Mejía Flomin fueron hallados pedazos de ladrillo, Troncoso sostiene haber recibido una fuerte agresión.

Ante estas declaraciones, EL OLFATO quiso contrastar una vez más las versiones, pero no precisamente con Juan Bernardo, porque su estado se lo impide. 

Por ello, buscamos a su hermano, Carlos Mejía, quien reiteró que el material obtenido en las indagaciones es claro.

"Todos los hechos reposan en el archivo del proceso, hay testigos claros que vieron a mi hermano en el piso rodeado de cuatro personas, entre ellas César y Mario Troncoso". 

Este último hombre se encuentra aún prófugo de la justicia. El Juez Sexto de Ejecución de Penas revocó los beneficios que tenía y ordenó su captura inmediata para que pague en prisión su condena.

Entre tanto, el joven dijo que finalmente la familia aceptó recibir la suma de $100 millones como indemnización y degradar el delito de intento de homicidio a lesiones personales agravadas. 

"La indemnización ha sido pagada a la familia como se estableció en el preacuerdo firmado por ambas partes. Lo anterior quiere decir que si la familia no aceptaba las condiciones, tenían tanto el recurso de apelación para la decisión tomada por el juzgado como también abstenerse a recibir dicha indemnización", concluyó. 

César Troncoso denuncia amenazas

Además de dar a conocer su versión del caso, César Troncoso aseguró estar recibiendo amenazas por las noticias que se han publicado al respecto. 

"Hemos sido objeto de graves amenazas en redes sociales y en mi lugar de residencia, que no solo pueden generar riesgo para mi integridad sino para todos mis allegados", mencionó. 

Agregó que a raíz de esto ha tenido que recurrir a terapias psicológicas por la presión mediática y los hostigamientos recibidos constantemente.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker