Pasar al contenido principal

Juan Choconat, el emprendimiento que contribuye al desarrollo rural del Tolima

Con este proyecto, se busca que más adelante estos adolescentes sean sus proveedores o en otras palabras empleados indirectos. “Ponemos esa semilla en ellos para que cambien esa percepción que tienen del campo”, destaca Juan Manuel.
Historias
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué

Juan Manuel Arbeláez y Natalia Bulla, un par de jóvenes tolimenses, tenían un sueño claro: emprender un proyecto que tuviera un gran impacto social y económico  en su región.

Fue así como en el 2014 decidieron crear su empresa, Juan Choconat. Sus chocolates son producidos en el corregimiento de San Bernardo, ubicado al nororiente del Tolima, a tan solo 13 kilómetros del barrio El Salado.

Actualmente, son reconocidos en otros países por la calidad de sus chocolates producidos en esta zona rural de Ibagué. Además, se posicionan como la compañía número uno en impacto social en Colombia, pues le han apostado al desarrollo y al fortalecimiento del campo.

“Queríamos hacer algo que beneficiara a quienes se involucraran, un emprendimiento social que generara mucho apalancamiento”, recuerda Juan.

Fue así como en compañía de Fundación Social capacitaron a los cacaoteros del sector en procesos de cosecha, poscosecha y comercialización del chocolate. De esta manera, han demostrado que es posible trabajar con los habitantes del campo y encontrar un apoyo que los impulse a sobresalir.

Héroes del cultivo

Testigo del impacto social ha sido Ariel Lozano, un cacaotero que ha venido trabajando de la mano de Juan Choconat hace algunos años y que actualmente se desempeña como presidente de la asociación de cacaocultores llamada ‘Héroes del Cultivo’.

Ariel considera que esta compañía ha sido “la tabla de salvación” para su vida, recuerda que “ellos vinieron y cumplieron un sueño que se les vino a su mente y ya con Fundación Social nos ayudaron a establecernos como asociación”.

Desde hace más de diez años en el corregimiento ya se cultivaba cacao pero no existía alguien que capacitara e impulsara a quienes lo producían, pues según Juan Manuel, “muchos ven en el campo una oportunidad para sacar provecho y no hay empresas que vayan a construir con los campesinos”.

Este fue un motivo suficiente para querer mejorar la calidad de vida de estas personas. Sumado a esto, desde el inicio, tanto Juan Manuel como Natalia, tuvieron claro que su empresa debía generar un impacto positivo en quienes hicieran parte de ella.

“Nosotros queríamos asociar a los productores y educarlos porque no había en el corregimiento conocimientos especializados en cacao para los campesinos”, cuenta Juan.

Ariel, como encargado de la asociación, ha estado representándola en diferentes escenarios. “Como presidente debo hablar, estar pendiente, asistir a eventos, ir a capacitaciones. Ya uno habla sin pena, llega uno a un auditorio y dice lo que sabe, lo que se está haciendo desde San Bernardo”, relata.

“Los campesinos necesitamos la unión y alguien que nos apoye, como lo han hecho Juan y Natalia. Por ellos estamos donde estamos, ya tenemos una asociación con 38 afiliados que son productores de cacao”, agrega.

Relevo generacional

Además del trabajo con los cacaoteros, también han dirigido sus estrategias hacia el relevo generacional, pues según los fundadores de este emprendimiento, hay un problema en el país y es que el joven está partiendo del campo, porque no lo asocia con oportunidades.

Por esta razón, la compañía realizó un convenio con otras entidades para beneficiar a los estudiantes de undécimo grado de la Institución Educativa San Bernardo, para capacitarlos en temas del cacao.

“Fundación Social trae inversión y apoyo en recursos humanos, Fedecacaco ayuda con las capacitaciones y asesorías técnicas, y el Sena es el encargado de certificar a los muchachos”, cuenta Juan Manuel.

Con este proyecto, se busca que más adelante estos adolescentes sean sus proveedores o en otras palabras empleados indirectos. “Ponemos esa semilla en ellos para que cambien esa percepción que tienen del campo”, destaca el emprendedor.

Producto de esta iniciativa académica, a finales del año pasado alrededor de 30 jóvenes aprendieron acerca de la fermentación y el secado del cacao, y obtuvieron su título como técnicos en esta área.

Reconocimientos

  • El chocolate de Juan Choconat fue elegido en los International Chocolate Awards como uno de los mejores chocolates del mundo.
  • Exportan sus productos a Chile, Nueva Zelanda y Canadá.
  • Generan 10 empleos directos y 41 indirectos.
  • Este año tendrán el sello USDA Organic y el sello orgánico de Europa.
  • Pagan un 72% más por kilogramo de cacao que otras empresas.
  • Sus productos se encuentran en Armenia, Bogotá, Ibagué, Medellín, Salento y Villavicencio.

Dónde encontrar sus productos

  • Centro Comercial La Estación isla 1-02 primer piso.
  • Jus´so café.
  • Café con alma Colombia
  • Don Ovidio Café
  • Quantico Café
  • Equilibrio, sana nutrición
  • Silvestre mercado saludable
  • Violeta
  • Las acacias plus
  • Tienda Azulejo
© 2020 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker