Pasar al contenido principal

Jaime E. Reyes buscará el aval del Centro Democrático y del partido Conservador para llegar a la Alcaldía

Poder
Autor: ElOlfato
Autor:
ElOlfato

Jaime Eduardo Reyes es otro de los políticos locales que ha expresado su interés en ser candidato a la Alcaldía de Ibagué el año entrante. Para esto, dijo que buscará el aval del Centro Democrático y del partido Conservador y que lo hará a través de los representantes electos Ricardo Ferro y José Elver Hernández.

Además, el dirigente local habló de lo que le preocupa de la actual administración municipal y dejó claro que no será el 'candidato tapado' del alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo.

¿Es un hecho que va a aspirar a la Alcaldía de Ibagué?

Nuestro deseo es aspirar a la Alcaldía de Ibagué. Sin embargo, eso obedece a todo un proceso en donde queremos que se involucren distintos actores y que encontremos una muy buena propuesta para alcanzar el desarrollo económico y social de nuestro municipio.

¿Por cuál partido se lanzaría?

Es una decisión que debemos tomar entre todos. Yo vengo de acompañar desde el año pasado a Martha Lucía Ramírez en su aspiración a la presidencia y pues hemos avanzado mucho en la relación no solamente con el partido Conservador y Centro Democrático, sino también con sus dirigentes.

Ojalá que este gran colectivo logre una coalición de distintas fuerzas políticas que sobre todo tengan una muy buena relación con el Gobierno Nacional.

¿Se haría una coalición del Centro Democrático con el partido Conservador?

Yo he venido hablando con Ricardo Ferro y con José Elver Hernández la posibilidad de que esas dos grandes fuerzas del Tolima se unan para proponerle al departamento no solamente unas candidaturas locales, sino también la candidatura a la Gobernación, pero pues eso depende mucho de los partidos en los que ellos militan.

Pienso que tanto Ferro como Hernández, después de este proceso electoral a la Presidencia de la República, pues son los grandes líderes de esos partidos.

¿Qué le dice a los que no les gustó que se hubiera cambiado de partido?

Lo primero que debo decir es que desde siempre allá en la Alianza Verde se advirtió de mi condición conservadora, eso nunca fue un secreto, yo nunca renuncié al partido conservador. La ley permitió que la Alianza Verde me avalara, estoy muy agradecido con ellos y mantengo una muy buena relación con ellos.

Sin embargo, cuando Juan Mario Laserna, Hernán Andrade y la propia Martha Lucía Ramírez me llamaron para que volviera al partido Conservador yo advertí que no iba a ser un proceso fácil, pero ellos dejaron ver que esa no era una condición única mía, sino que en el pasado había ocurrido con otros dirigentes, por ejemplo con Álvaro Gómez Hurtado.

Jaime Eduardo Reyes es el mismo, esté en un aval o el otro. Nunca he renunciado a mis principios o ideas. Pienso que también el acercamiento con otros grupos políticos me permitió tener una mirada más amplia para resolver los problemas de la ciudad o el departamento.

¿Se siente preparado para asumir una alcaldía de Ibagué? ¿Qué es lo que más le preocupa?

Yo amo como nadie a Ibagué, la respeto. Ibagué merece una alcaldía fundamentada en los principios de la legalidad, la honestidad, la eficiencia y eficacia pública. Durante toda mi historia pública y privada yo he querido hacerle honor a ese amor que le tengo a la ciudad. Siempre he querido demostrar que los ibaguereños tenemos las capacidades y las condiciones para hacerlo.

Mi paso por las corporaciones públicas, por el ejecutivo municipal y departamental, por el sector académico y mi relación con los sectores gremiales, me permite tener una mirada amplia para poder resolver unos problemas que son complejos para la ciudad.

Pero un alcalde no puede resolver él solo los temas. Un alcalde tiene que saberse rodear, tiene que llamar a todos los dirigentes políticos, gremiales, académicos, sin odios, sin broncas, pensando en que la ciudad es en últimas a la que le queremos servir.

Yo considero que tengo la preparación y la suficiente madurez para entender que una alcaldía no se debe a una sola persona y ni siquiera a un solo grupo político. Se debe a toda una ciudad. Ojalá entendamos eso, que no nos dejemos separar por las ideologías. Me parece que cualquier candidato tiene que tener como principio primario eso.

¿De qué debe hablar un candidato para la próxima alcaldía?

Los políticos nos han llevado a que asumamos la política de una manera irracional muchas veces. Yo creo que en Ibagué lo que está faltando es que nos unamos en torno a los temas positivos que tenemos.

Pienso que en Ibagué la gran mayoría de personas somos gente buena, capaz, lo que nos falta es oportunidades. Creo que el discurso alrededor de lo positivo de Ibagué es cómo construimos oportunidades para todos, para esos niños de los barrios marginados, pero también a los empresarios para que hagan más riqueza y la puedan distribuir.

Me parece que hay que evitar caer en la tentación de creer que la alcaldía tiene que ser para un solo sector.

¿Qué ha sido lo mejor que ha hecho el alcalde Jaramillo?

Me parece que la propuesta que se ha tenido de darle a Ibagué una dinámica económica alrededor de Agrópolis es una buena iniciativa, pero están muy frenados. Creo que la iniciativa, que se va a firmar en estos días, es una mirada adecuada.

Son dos temas positivos que ojalá se pudieran seguir empujando.

Desafortunadamente la gran dificultad que tiene nuestra ciudad hoy es sus finanzas públicas. Lograr tener un modelo de desarrollo económico demanda la inversión del Estado en obras públicas, en servicios públicos, pero también se necesita mucho la confianza. Desde que no tengamos empresarios y ciudadanos que tengan confianza, y gobiernos que llenen las expectativas de la confianza, pues realmente va a ser muy difícil.

Hay que reconocer que el trabajo que se hizo con la App Gica en algunos barrios y vías de Ibagué fue exitoso. El sector privado trabajando de la mano con el público. El alcalde próximo tiene que trabajar mucho en esa relación.

¿Qué piensa de la relación de esta Alcaldía con los empresarios?

Yo pienso que los empresarios tenían una mayor expectativa. Fue pasando el tiempo y fíjese las grandes dificultades en las que terminó el sector público con el privado por el anuncio de unos impuestos, con la limitación de permisos y autorizaciones, y eso fue minando la confianza del sector empresarial con la Alcaldía.

Ojalá en lo que falta de este año se pudiera recomponer esa relación. Para que eso se logre tienen que ser hechos concretos para que los empresarios no se vayan. Este es el momento oportuno.

¿Usted le mandaría algún mensaje al alcalde y al gobernador para que no interfieran en las próximas elecciones con candidato propio?

Ellos están ahí porque representan los intereses de unos grupos políticos y es normal que esos partidos tengan sus candidatos. Esos candidatos tendrán que salir también a hablar de la gestión de sus jefes administrativos y demostrar que la confianza que se les dio en la elección pasada no fue en vano.

La norma establece hasta donde ellos pueden llegar. El alcalde y el gobernador si quieren salir por la puerta grande, tienen que apostarle a que los candidatos que quieren seguir sus ideas, pues entiendan que el presupuesto público no puede estar para beneficiar causas personales.

¿Cómo ve las finanzas públicas del municipio?

Estoy convencido de que tanto Iván Duque como Martha Lucía Ramírez van a poner los ojos de manera positiva en Ibagué y en el Tolima, pero a ellos hay que decirles la verdad de cómo están las finanzas.

No olvidemos que es muy probable que este Gobierno Nacional tenga que hacer una reforma tributaria, una reforma al sistema general de participaciones, al de regalías, y pues la ciudad y el Tolima en su gran mayoría dependen de los recursos que gira al nación.

Vamos a necesitar saber si los recursos alcanzan o no para proponer obras e inversiones en la ciudad.

¿Cuál es su principal virtud y su principal defecto?

Soy un hombre responsable, serio. Soy un ciudadano que ama Ibagué, que la respeta, que siempre ha estado en la legalidad, tanto en lo público como en lo privado. Todos tenemos defectos, fallas, a veces soy terco y eso me ha llevado a tomar decisiones políticas que me reprochan, pero todas las he tomado colectivamente, con un grupo de amigos, y si me equivoco nos equivocamos todos.

¿Qué le dice a quienes creen que usted sería el candidato de Jaramillo?

Yo debo decir que el alcalde mostró con mucha tranquilidad por quién votó, lo hizo público, tiene una investigación por eso. Y yo también hice público mi voto para Martha Lucía e Iván Duque. Eso es suficiente para que entiendan que va a ser muy difícil que el jefe del petrismo en Ibagué acompañe a una persona tan marcada en este tema como yo.

Hay mucha gente que estuvo con Guillermo Alfonso Jaramillo para la alcaldía que quisiera estar conmigo para la alcaldía y pienso que no le van a pedir permiso a él para eso. Pero de ahí a que yo sea el candidato de él, eso no es así.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker