Pasar al contenido principal

¡Iván Duque, el presidente de Colombia!

Columnista ElOlfato.com

Iván Duque es uno de esos tipos que cae bien; lo hemos visto en estos escasos años en el congreso, no en vano el noticiero del Senado y varios portales lo eligieron el mejor senador, sino por el excelente y respetuoso manejo que ha dado en su campaña vertiginosa pues tiene y administra, una adecuada inteligencia emocional. ¡Pero es injusto decir solo que su trayectoria es válida desde el ámbito de senador de la república, no!.

Él, y me consta, ha sido un joven que no se quedó en lo que muchos: ir a clases a la universidad, cumplir con sus tareas y listo, por el contrario, una cualidad que tienen los líderes es esa; generarse espacios extracurriculares para expresar sus ideas desde los tiempos primarios de su vida, en él principalmente economía,  de eso ya hace veinte tantos años cuando en esa época, mediados de los noventa, eran contados los jóvenes universitarios que escribían en periódicos nacionales, hacerlo en esta época turbulenta, ayudó a forjar su opinión sobre Colombia y la inmersión nuestra al mundo.

Cualquiera puede decir por salir del paso que ha contado con suerte, pues contar con el beneplácito del presidente Uribe, no es fácil y mas en medio de tantas mujeres y hombres con una talla de jefes de estado que han hecho una carrera ejemplar en lo público y privado. Él calzó los zapatos, los domó, los amansó, le quedaron y no le tallan, por el contrario, en estas épocas de incertidumbre que deja este moribundo gobierno, Iván Duque representa este aire fresco que Colombia necesita, como cuando en el año 90 se eligió a Cesar Gaviria y Colombia ya no fue la misma…

Hoy no solo es Duque en Colombia, el mundo esta escogiendo a jóvenes para que dirijan sus destinos: en Francia Emmanuelle Macron, en Canadá Justin Trudeau, en Irlanda Leo Varadkar, en Grecia Alexis Tsipras, y recientemente en Costa Rica Carlos Alvarado, por nombrar algunos. Todos ellos en promedio cuarenta años. Por supuesto de inmediato viene la crítica sobre su juventud, pero no tiene sentido, pues la gente hoy prefiere alguien que no esté atado a estructuras vetustas, o a grupos políticos que los “secuestran” y eligen sucesor como sucedió durante décadas en México con el PRI o en Colombia con los Partidos liberal y Conservador, ya se sabía prácticamente quien sería, qué haría y para quién haría que.

Descalificarlo como lo hizo recientemente un economista en una columna por no haber estado al mando siquiera de un puñado de personas es dejar una discusión seria en estupideces y banalidades, pues Santos ha sido de todo; ministro, empresario, y hasta premio nobel, y sin lugar a dudas,  es uno de los peores presidentes que se recuerden, es como creer que al presidente le tocará conducir su propio vehículo, responder correos, ir por el mercado y reunirse con jefes de estado, todo al mismo tiempo, por el contrario el presidente debe ser ante todo un líder. Esa discusión tratan de resumirla sugiriendo que es mejor llevar décadas ocupando cargos dentro del estado le otorgará una patente para administrar un país, por el contrario, creo que anquilosa, amaña, retarda y desestimula, principalmente a jóvenes que están empujando y tratando de abrirse espacios en el ya color sepia de algunas entidades que hoy día se discute su necesidad al interior de un gobierno.

Iván Duque es un joven inquieto como todos los jóvenes de antes y de ahora que supo caminar sus sueños sin perderse en las dudas frugales de la adolescencia ni en la vanidad de los poderes que ha conquistado, es un bicho raro, de esos que nacen cada 30 años, se ha preparado para ser lo que quiere ser, presidente de Colombia, y tan real es su discurso, tan coherente, que ha propuesto seguir viviendo en su apartamento construido en los años 90 y no en la Pomposa Casa de Nariño, un poco lo que representó en su momento el presidente Mujica, ser y parecer.

No encuentro una sola crítica que de manera tramposa y mezquina, lo ataquen sin referirse a Uribe, que pudo tener múltiples defectos, pero sin lugar a dudas, puso este país en el camino correcto, como nunca antes alguien lo había hecho, pero criticar a Duque por esto es tan banal como decir que se pintó el pelo o que su paso por Harvard no era una maestría sino un curso, es tener tan poco argumento, y tanto susto que pretenden detener una locomotora tirándole un huevo… los jóvenes han sido capaces de sacar a la humanidad adelante, con mejores ideas, mejores empleos, saben aprovechar su energía para renovar, para generar un cambio.

Creo que Iván Duque es la persona que capaz de guiar los destinos de Colombia en estos cuatro años venideros, conciliando estas posturas que han radicalizado los que temen perder sus poderes, los violentos que piensan tomarse de nuevo nuestra patria, y el temor natural que la izquierda y nuestras vecindades imprimen en gentes de bien que no han hecho más que soportar, trabajar y genera riqueza.

Gobernar con jóvenes como lo hizo en su momento Gaviria, es su empeño, pero escuchar a los mayores también lo enriquecerá, él sabrá como hacerlo, no le trasnochan las veleidades del poder, solo hacer cada cosa bien, y a fe que lo ha logrado. Duque ha sido coherente, en especial consigo mismo que es para mi, lo mas importante, pues cuando uno es así con uno mismo, lo es con cada cosa que haga en su vida.

© 2020 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker