Pasar al contenido principal

Ir a almorzar, jugar y hasta dormir es el plan de los ibaguereños en la variante

Pasar una tarde tranquila, en medio de la naturaleza, con familiares y amigos, se ha convertido en el plan preferido por muchos ciudadanos que, cada fin de semana, llegan hasta el sector de la variante de Ibagué a compartir un almuerzo, celebrar una fecha especial y hasta tomar una siesta.
Historias
Autor: elolfato.com
Autor:
elolfato.com

Pasar una tarde tranquila, en medio de la naturaleza, con familiares y amigos, se ha convertido en el plan preferido por muchos ciudadanos que, cada fin de semana, llegan hasta el sector de la variante de Ibagué a compartir un almuerzo, celebrar una fecha especial y hasta tomar una siesta.

Los sábados, domingos y festivos es muy común ver carros parqueados junto a esta carretera, ubicada en el sector de Picaleña. Allí se dan cita decenas de familias con asadores, carpas de camping, globos, carteles y hamacas, dispuestos a pasar un rato alejados de la ciudad.

“Es un ambiente sano y económico para compartir en familia. También me gusta porque los niños pueden jugar en este espacio, pues obviamente teniendo mucho cuidado por los carros que transitan por acá”, dice Carolina Cortés, una ciudadana que celebró el cumpleaños de su hermana en esta zona.

Además, agrega que prefiere ir hasta este lugar con sus hijos porque en restaurantes, por ejemplo, puede ser incómodo que los niños jueguen y se diviertan, como sí lo pueden hacer en la variante.

“Incluso la familia tiene la oportunidad de hacer varias actividades lúdicas, por eso nos llama la atención este lugar”, manifiesta Carolina.

De igual manera, dice que aunque considera que hay una amplia oferta turística y recreacional en la ciudad, hace falta más difusión sobre los planes que pueden realizar los ciudadanos en la capital tolimense.

“Si alguien llega a conocer la ciudad, serían muy pocos los puntos que yo podría decirle que visite. Uno escasamente sabe que puede ir hasta el corregimiento de Juntas a almorzar y a pasar la tarde”, cuenta la mujer.

Contrario a ella piensa Sonia Rengifo, otra ibaguereña que recurre esta zona para compartir el almuerzo junto a su esposo y su perrita ‘Milú’.

“Acá en Ibagué no hay dónde pasear. No se encuentran muchas opciones diferentes para comer, siempre ofrecen lo mismo, entonces preferimos venir y hacer picnic, y luego echarnos una siestica”, expresa Sonia.

 

 

  

© 2020 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker