Pasar al contenido principal
Exclusivo

El Ángel Caído II: La fe mueve montañas… de dinero en efectivo

Dos lotes en los conjuntos residenciales más exclusivos de Ibagué, cuyo valor superan los $1.000 millones, y camionetas de alta gama -último modelo- son algunas de las propiedades del padre Freddy Martínez. La Fiscalía busca dineros del sacerdote en Panamá. Aquí les presentamos las pruebas.
Investigación
Autor: Luis Eduardo González
Autor:
Luis Eduardo González
El Ángel Caído II: La fe mueve montañas… de dinero en efectivo
Foto: Ilustración EL OLFATO

“Nadie puede servir a dos señores, pues menospreciará a uno y amará al otro, o querrá mucho a uno y despreciará al otro. No se puede servir a la vez a Dios y a las riquezas”, dijo Jesús en el libro de Mateo, capítulo 6, versículos del 24 al 34.

Ese pasaje bíblico pareciera explicar el camino que eligió el humilde sacerdote Freddy Martínez, quien inició su obra pastoral recorriendo la ciudad en una motocicleta Yamaha DT 125, en el año 2000, y hoy, 21 años después, está preso en la cárcel de Picaleña, pero con mucho dinero invertido en propiedad raíz, vehículos y motocicletas de alta gama, y, posiblemente, depósitos en el exterior.

Desde el año 2018, una fiscalía especializada de Ibagué les seguía las pisadas a los negocios del padre Martínez, entre los años 2007 y 2013. (Ver: Enviaron a la cárcel al padre Freddy Martínez)

La otra línea de investigación

El religioso no solo tendrá que enfrentar el juicio por las graves acusaciones que han hecho las jóvenes, la mayoría abusadas entre los 13 y 14 años de edad, sino que existe una nueva línea de investigación por los millonarios movimientos comerciales que le han encontrado las autoridades. (Ver: Padre Freddy Martínez: el Ángel Caído)

EL OLFATO detectó por lo menos cuatro bienes del sacerdote, los cuales prueban su abundante riqueza, sus gustos excéntricos y el robusto flujo de efectivo que manejaba, pues la mayoría de compras las habría hecho de contado: pagando uno sobre otro.

Además, hay registros migratorios de por lo menos 50 salidas al exterior, entre los años 2010-2019, a destinos como Venezuela, Ecuador, Perú, Chile, México, Francia, Estados Unidos, Turquía y, en especial, a Panamá, su principal destino. Al vecino país, considerado como un paraíso fiscal, ingresó en 17 oportunidades.

Lotes en los conjuntos residenciales más exclusivos de Ibagué

En la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos de Ibagué aparecen reportadas dos transacciones por igual número de lotes en los conjuntos residenciales más exclusivos de Ibagué, en los que habitan reconocidos empresarios y políticos del Tolima: Las Victorias y Golf Club.

Las operaciones económicas que se habían hecho por debajo de los valores reales con el propósito de pagar menos dinero por concepto de impuestos.

En el año 2015, el padre Freddy Martínez compró la parcela K-6 en Las Victorias, un predio de 4.508 metros cuadrados. El negocio se registró por $200 millones, pero, en el mercado su valor era más alto.

Cinco años después, en plena pandemia del COVID-19, Martínez puso en venta el lote. El encargado de ofrecer la propiedad fue su leal escudero John Parga, su hombre más cercano y partícipe de las famosas ‘misiones’ que encargaba el religioso para atacar a sus enemigos, según lo revelaron las víctimas ante la Fiscalía General de la Nación.

EL OLFATO conoció algunos chats de WhatsApp en los que Parga pedía por el lote $720 millones. Estas conversaciones se dieron entre los meses de agosto y octubre de 2020.

La propiedad aún aparece en Internet, aunque, al parecer, el anuncio se publicó antes de la fecha en mención. En ese momento costaba $600 millones. (Ver: Anuncio de venta del lote)

Finalmente, el religioso cerró la venta con la señora Luisa Fernanda Pareja, esposa del empresario tolimense Fernando Alfonso Escovar Langebeck, propietario de la avioneta decomisada con casi media tonelada de droga en el Aeropuerto de San Andrés, el pasado mes de mayo. (Ver: Decomisan avioneta de empresario y piloto tolimense con media tonelada de droga)

El negocio se hizo el 4 de diciembre de 2020, en la Notaría Segunda, supuestamente por $220 millones.

Compró lote en Golf Club

Paralelamente, Martínez tenía visto otro terreno en el conjunto Golf Club, kilómetros abajo del Club Campestre de Ibagué.

Allí adquirió el lote D-3, que tiene un área de 537.5 metros cuadrados, por $280 millones, dice el Certificado de Libertad y Tradición.

Expertos en finca raíz sostienen que esa propiedad costaría entre $400 y $450 millones, aunque en inmobiliarias virtuales un predio -casi del mismo metraje- está avaluado en $600 millones. (Ver: Anuncio en Finca Raíz)

Por último, a nombre de Martínez también figura un apartamento de 104 metros cuadrados ubicado en Prados del Norte.

Dos lujosas camionetas

En los organismos de tránsito también aparece el padre Freddy como propietario de dos lujosas camionetas, cuyo valor en el mercado superan los $310 millones.

Se trata de una camioneta FORD 150, doblecabina, color negro sombra, matriculada en Bogotá el 25 de marzo del año 2017. La placa de ese vehículo es DOQ 701.

La segunda camioneta la compró 22 días antes de ser capturado por el CTI de la Fiscalía. Es una Dodge RAM, doblecabina, negro diamante, matriculada también en la capital del país, el día 10 de junio del presente año. La placa es JWS 331 y el precio supera los $180 millones.

Otras fuentes sostienen que también tendría una motocicleta BMW, pero estaría a nombre de otra persona. “Era una moto muy bien cuidada, poco cronometraje, entonces se sabían (en el grupo de motociclistas de BMW en Ibagué) que la estaban vendiendo un poquito más barata de lo que normalmente costaba. La mostraban en Praderas de Tierra Linda y era del cura de Villarrestrepo”, dijo la fuente.

La negociación de la motocicleta también habría estado a cargo de John Parga, el asistente principal de Martínez.

¿De dónde tanto dinero en efectivo?

Una de las víctimas del padre Freddy Martínez, quien lo conoció muy bien, le dijo a EL OLFATO que el dinero fue la “perdición” del sacerdote y que sus multitudinarias eucaristías se convirtieron en un lucrativo negocio.

Y esa versión coincide con las opiniones de varios sacerdotes de Ibagué consultados por esta redacción, quienes afirmaron que sus salarios son modestos y que ninguno, en 20 años de servicio pastoral, amasó esa fortuna.

“En las misas se vendían ‘intenciones’, que eran donde la gente ofrecía la misa por sus familiares, sus enfermedades. Cada intención valía $10.000. Aparte de eso, se vendía aceite, que, según él, era aceite de Oliva, pero se compraban en Makro unos botellones grandísimos, baratos, de aceite de cocina y se reempacaban en frascos muy pequeños que se vendían a $3.000”, relató la testigo.

Aseveró que en cada misa de sanación lograban recaudar unos $15 millones, aproximadamente. “El tipo decía -en plena misa- que estaba recibiendo donaciones para arreglar el templo o para hacer la obra del Santísimo. Siempre había un motivo para pedirle plata a los feligreses y se repartían unos sobres blancos y él decía que el que quisiera podía pasar a que él lo bendijera con el sobre”, señaló.

Cuando inició su fama como ‘padre sanador’ sus gustos cambiaron y comenzó a adquirir vehículos de alta gama, relojes y hasta la pistola de paintball más costosa del mercado, pues esa era una de sus aficiones.  

“Estaba viendo cuál era la camioneta más cara, para cambiarla. Tenía muchos relojes y siempre eran muy finos. El tipo se enfocó mucho en hacer plata. Siempre buscaba negocios, cosas para invertir. Siempre estaba preguntando: venga, usted que sabe: ¿qué están vendiendo o qué puedo comprar o dónde puedo invertir?”, reveló la mujer.

Se compraban en Makro unos botellones grandísimos, baratos, de aceite de cocina y se reempacaban en frascos muy pequeños que se vendían a $3.000

Pero no todo el dinero lo obtenía a través de las misas en Ibagué. En las interceptaciones telefónicas que tiene la Fiscalía General de la Nación hay conversaciones en las que quedaron al descubierto misas particulares para ganaderos del sur del país.

El 9 de marzo de 2018, a las 5:02 de la tarde, fue interceptada una llamada en el celular de John Parga, quien sostiene un diálogo con una persona a la que, al parecer, le habían hecho alguna brujería y por ello se le estaba muriendo el ganado.

“Indica alias el Mono (Parga) que lo mejor es que el padre (Freddy Martínez Cruz) celebre la eucaristía para alejar todos los inconvenientes que se han presentado y que conllevan a la muerte del ganado. Acota el Mono que muchos ganaderos, incluyendo a Gentil, son testigos de las bendiciones alcanzadas. Agrega que la finca queda por la vía a Guacamayas, a 35 kilómetros del pueblo, o sea antes de llegar a San Vicente, donde hay unas piscinas (…) Acuerdan encontrarse el Lunes Santo en San Vicente (…) Finalmente, sugiere que no se olvide de la ofrenda para el Padre, ojalá de más de $500 -al parecer, $500 mil-”, dice el informe del CTI.  

Los testigos de la Fiscalía han entregado información valiosa y las autoridades creen que estas propiedades son apenas la punta del Iceberg de una fortuna que estaría fuera del país y en manos de testaferros en Ibagué.

© 2021 All reserved rights.
Diseño y desarrollo web por Micoworker