Pasar al contenido principal

Ingecol defiende su licencia de explotación de oro en Ataco y asegura que hay desinformación sobre el proyecto

Desde hace 16 días iniciaron labores para la extracción del mineral en las veredas Ambulú y Balsilla del municipio de Ataco y el temor es por la posible afectación que generaría al río Saldaña, el cual atraviesa el proyecto.
Medioambiente
Autor: Redacción Ibagué
Autor:
Redacción Ibagué
Foto: EL OLFATO

Continúa la controversia por el impacto ambiental que traería la explotación de oro a cielo abierto por parte de la empresa Agregados Ingecol en Ataco y cuya área de afectación incluye al municipio de Chaparral. Lo preocupante sería el efecto que traería al río Saldaña, que atraviesa el proyecto. (Ver: Alcalde de Saldaña aseguró que la explotación de oro en Ataco puede traer graves afectaciones ambientales)

La empresa Ingecol denuncia que hay desinformación en torno al proyecto, pues no se va a emplear agentes químicos que contaminen el agua y la que se va a usar para la explotación es del acuífero, aunque la licencia otorga permiso para la captación del vital líquido del río Saldaña.

De acuerdo con la licencia expedida por Cortolima, aunque el polígono afecta al municipio de Chaparral, si la empresa desea extender la explotación deberá actualizar y modificar la licencia.  

El método que pretende ejecutar Ingecol para la extracción de oro es a través de terrazas, que permite alcanzar profundidades, en este caso de al menos 25 metros, y posteriormente depositar el material estéril en el hueco creado.

Según el Plan de Trabajo y Obra (PTO) aprobado por la Agencia Nacional Minera, se espera que en el primer año se obtengan 360.000 gramos de oro. La explotación es a 30 años.

EL OLFATO: Se ha cuestionado la rapidez con que Cortolima expidió la licencia en favor de Ingecol para la explotación de oro en Ataco…

Ricardo Silva: el proyecto inicia en el 2007 con la solicitud del contrato de concesión que sale para 347 hectáreas en Ataco y Chaparral. En 2015 se firma el contrato por 30 años. Ese mismo año se inicia con el Plan de Trabajo y Obra (PTO) que es donde se describe cómo se va a llevar a cabo la explotación del yacimiento y en 2017 se pide a Cortolima el permiso para la recolección de especies con el fin de la elaboración del estudio ambiental.

Entonces, no es cierto que fue aprobada de manera exprés y en 15 días.

E.O.: Pero se genera suspicacia porque fue expedida en diciembre y solo se conoció hasta este mes... 

R.S.: Pero venimos desde 2017 haciendo todo el trámite, se nos fueron casi tres años para obtener la licencia ambiental. El estudio termina y se radica en mayo de 2019 ante Cortolima para obtener la licencia.

E.O.: ¿Por qué la comunidad y los alcaldes argumentan que no les fue socializado el proyecto?

R.S.: Los alcaldes son nuevos, siempre se jugó con los alcaldes anteriores. La comunidad a través de los edictos tuvo conocimiento siempre de esto. El 26 de octubre de 2018 se fue a cada una de las casas de las veredas y al pueblo socializando el proyecto.

E.O.: ¿Qué otros materiales se contemplan explotar?

R.S.: Solo oro aluvial. En el sector se contemplan dos formas de extraer el oro, el que se encuentra en veta, donde debo hacer un socavón y llevarlo a unos procesos químicos e industriales para poderlo liberar. El otro, es el aluvial, que se encuentra depositado en los terrenos que están cerca de los ríos o, en las terrazas medias o altas de los ríos donde están las partículas de oro.

Para esta extracción no necesito químicos, porque el oro es tangible, lo puedo tocar y sacar.

E.O.: Entonces no va a haber piscinas de lixiviados...

R.S: No, las piscinas de lixiviados solo se dan en la minería de veta. Acá las únicas piscinas que se van a tener son: las piscinas de sedimentación donde retiro la placa vegetal, retiro el material inerte, que no es económicamente llamativo porque no contiene oro y luego entro a atacar el yacimiento de oro, que son las arenas gruesas y las gravas; y luego saco el oro, lo lavo y luego devuelvo y deposito la arena ahí, la capa vegetal y voy recuperando.  

E.O.: ¿De dónde van a obtener el agua?

R.S.: En este momento la empresa tiene diseñado un proceso que es usar el agua de la misma piscina, es decir cuando hago el hueco empieza a salir el nivel freático. Ahí coloco mi bomba y el agua que me sale con lodo, la envío a las piscinas de sedimentación y en un circuito cerrado se decantan los materiales más gruesos hasta los más finos y el agua regresa al motor que tengo montado, no al río, la empresa no capta agua del río aunque sí tenemos permiso de hacer la captación, pero el proceso es mucho más económico que traer el agua a 100 y 300 metros por tubería.

E.O.: Hay temor de que se contamine el agua subterránea

R.S.: No se contamina porque no la estoy exponiendo a ningún agente externo, ni químico ni físico. Es el agua que por medio de un sistema de presión la pongo en la clasificadora para que me mezcle y me lave las arenas que van en unos cajones que tienen unas mallas y ahí se depositan las partículas de oro. Después retiro este concentrado, lo saco del sitio de operación y lo limpio en otro lado manualmente. Eso lo hacen unas personas con unas bateas y unos equipos donde se depositan las arenas y me liberan las partículas que no son de oro. 

E.O.: Usted dice que no se va a captar agua del río, pero la licencia sí lo permite, ¿De cuántos litros se estaría hablando?

R.S.: No tengo el dato exacto, son como 18 litros por segundo. Es decir, entre 1.500 y 1.800 litros por minuto.

E.O.: ¿Cuántas onzas de oro se pretende obtener al año?

R.S.: 250 onzas mensuales. 

E.O.: ¿Cuántos empleos se esperan generar?

R.S.: 50 empleos directos, todos del municipio y al menos 200 indirectos.

E.O.: ¿Qué beneficios va a obtener la población con la explotación?

R.S.: La generación de empleo y la compra de 132 hectáreas que deben ser donadas al municipio de Ataco, en áreas de protección del acueducto. Además, de reforestar, así no se intervengan la ronda hídrica del río, pero eso se le entrega a la corporación.

E.O.: Existe un temor por parte de la comunidad con respecto a los aljibes, que es donde captan el agua para el consumo humano

R.S.: A nosotros se nos ha acusado de que vamos a llegar a Ataco, cuando estamos a 10 kilómetros de distancia y el proyecto tiene unas coordenadas específicas, por desinformación le están diciendo a las personas que los aljibes se van a secar que porque se va hacer un hueco muy grande a la salida del pueblo y el agua se va a ir para allá, falso nosotros no podemos salirnos del polígono.

E.O.: ¿Cree que se ha satanizado el proyecto?

R.S.: Totalmente, lo están satanizando, persiguiendo y haciendo mala prensa. Por tres o cuatro personas atacunas que no lo ven con buenos ojos y le piden apoyo a unas empresas de riego en Saldaña y salen hacer mala prensa. Tampoco se puede hablar de un favorecimiento de la Corporación porque si yo como minero tengo un permiso en 374 hectáreas, solo puedo ejercer la explotación en 52 hectáreas. La demás me las restringe.

 

Diseño y desarrollo web por Micoworker
© 2020 All reserved rights.